Quita de subsidios: claves sobre los aumentos de tarifas y lo que todavía queda pendiente

ECONOMÍA 06 de septiembre de 2022 Por Ximena Casas*
II5YJJER7FGMRECFXTTMTZU5M4

A partir de este mes comenzó a regir el nuevo esquema de quita de subsidios para los usuarios de gas natural y energía eléctrica. Algunas resoluciones ya están vigentes desde el pasado jueves 1° de septiembre, pero aun falta conocer los cuadros con las tarifas de la electricidad que deben ser publicados por los entes reguladores y que se aplicarán a los usuarios que dejen de recibir subsidios.

Por la segmentación, los usuarios de ingresos más altos dejarán de recibir el aporte estatal en tres etapas: un 20% en septiembre y el resto en noviembre y enero próximo. La quita completa se hará efectiva a comienzos de 2023.

¿Quiénes perderán los subsidios?

Según datos oficiales, en el caso de la energía eléctrica unos 5,9 millones de hogares perderán el beneficio -sobre un total de 14,9 millones- y, en esta primera etapa (hasta noviembre) tendrán un aumento promedio de $850 por factura. Para el gas natural, sobre un total de 9,7 millones de hogares, unos 4,1 millones dejarán de percibir la tarifa subsidiada.

El número de hogares es mucho más alto que lo previsto inicialmente y supera a la cantidad de usuarios de ingresos medios. Durante la gestión de Martín Guzmán, por ejemplo, se estimaba que solo 10% de los usuarios dejarían de recibir el aporte estatal: en las audiencias de mayo de este año se habló de 921.778 titulares del servicio eléctrico y 760.600 titulares del servicio de gas.

Del total de los 14,9 millones de hogares de todo el país que reciben el servicio de energía eléctrica, los usuarios quedaron divididos en tres niveles:

- Nivel 1 (ingresos altos): son 5,9 millones de usuarios. Se incluye a todos los que no se anotaron en el registro online, por lo tanto el Gobierno estima que muchas personas a las que les corresponde la reducción del cargo pueden haber quedado dentro de este grupo por diferentes motivos (entre otros falta de conectividad o información para hacer el trámite).

- Nivel 2 (ingresos bajos): son 6,5 millones de inscriptos que no tendrán aumentos. Se incluyó en este grupo en forma temporal a quienes reciben la tarifa social.

- Nivel 3 (ingresos medios): son 2,5 millones, mantendrán el subsidio y solo pagarán una tarifa más alta en el caso de superar el tope de consumo de 400 kwh mensual.

Además, dentro de los 9,7 millones de hogares que se inscribieron, hubo 430.000 que quedaron incluidos en el Nivel 1 por superar los niveles de ingresos requeridos para mantener el subsidio. Hoy el piso es de $390.000 (equivalente a 3,5 Canastas Básicas Totales tipo 2).

En tanto, del total de 9.736.943 millones usuarios de gas, la división resultó:

- Nivel 1 (ingresos altos): 4.100.599 hogares

- Nivel 2 (ingresos bajos): 3.286.012 hogares

- Nivel 3 (ingresos medios): 2.350.332 hogares

¿Cómo se corregirán errores en el registro?

Por la gran cantidad de usuarios que quedaron en el segmento de más ingresos, desde la Secretaría de Energía trabajarán para detectar los casos que puedan ser errores de inclusión. En estas últimas semanas, actuaron en conjunto con los entes reguladores provinciales -que tienen los números de suministro por domicilio- para actualizar esas bases porque en muchos casos estaban desactualizadas y los datos brindados por los inscriptos no coincidían. En los primeros cruces, solo coincidían un 30% y luego se llegó al 80 por ciento.

Un 70% de los inscriptos al RASE ya recibieron -o pueden recibir en estos días- un correo electrónico donde se les solicita que rectifiquen sus datos. Y desde la Secretaría de Energía harán operativos para llegar a los usuarios que no tienen conectividad para que puedan completar sus datos en el registro y conservan el beneficio. Ya hubo 183.000 solicitudes modificadas.

Con todo, no pueden hacer un cruce con la base de datos de Anses de beneficiarios de planes sociales (como la AUH por ejemplo) porque el organismo no tiene registrado el número de suministro del servicio de energía o gas natural de cada beneficiario, lo que se requiere para poder hacer la segmentación. Pero anticiparon que trabajan en un convenio con la AFIP (hasta ahora esa infromación, protegida por el secreto fiscal, no se utilizó).

¿Cómo se actualizará el registro para cambiar de nivel?

La Secretaría de Energía confirmó que el registro RASE se mantendrá abierto para que todos los cambios en los ingresos o en el uso del servicio (mudanzas, cambio de titularidad, reducción del patrimonio) puedan ser informados en el caso de que generen un cambio de nivel de segmentación. El objetivo buscado es que esas actualizaciones puedan hacerse en forma mensual.

Con todo, también puede haber cambios cuando los ingresos de los usuarios suban por debajo de la medición de las canastas básicas de gasto de los hogares que mide el Indec. El monto de la CBT se actualiza todos los meses, y con mayor rezago, aunque también cada mes, también el índice de salarios.

Desde que se conoció la posibilidad de que los usuarios que reciben subsidios no podrán acceder a la compra del cupo mensual de USD 200 de dólar ahorro, unas 47.000 personas se dieron de baja del formulario oficial para mantener un tratamiento tarifario diferenciado.

¿Cuándo se verán reflejados los aumentos en las facturas?

Para el servicio de gas natural, los cuadros tarifarios de más de 10 empresas distribuidoras de todo el país fueron oficializados el miércoles 31 de agosto pasado en el Boletín Oficial, por lo tanto, están vigentes desde el 1° de septiembre. Lo más probable es que el impacto en el precio final de la factura que reciben los usuarios se vea reflejado a partir de en octubre. Se estima que las subas en el caso de los usuarios de la zona del AMBA será en promedio del 25% en esta primera etapa, pero con variaciones de acuerdo a la categoría de cada titular (en base a sus niveles de consumo).

Según cálculos realizados por la asociación Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco), el aumento en las facturas finales para el caso de Naturgy, una de las empresas que opera en el AMBA, será de 19,7% en septiembre y para enero del año próximo alcanzará 84,66% con respecto al precio actual. Para el caso de la provincia de Santa Fe, por ejemplo, será de 18,24% en septiembre y llegará a 102,81% para comienzos de 2023.

En tanto, para el servicio de energía eléctrica, los cuadros tarifarios aun no fueron oficializados y fuentes oficiales estiman que se podría hacer en una semana, aproximadamente. Se aplicarán a partir de la publicación en el Boletín Oficial.

Las empresas distibuidoras hacen mediciones todos los días y el cierre de facturación de cada usuario es diferente. Por eso el impacto pleno de los nuevos percios se verá durante octubre. Hay distribuidoras que hacen cortes mensuales y otras (como Edenor y Edesur) bimestrales, aunque luego se divida el total en dos facturas iguales.

Por ejemplo, si el cuadro entrara en vigencia el 9 de septiembre y la toma de datos del medidor de un hogar se hace el 10 de septiembre, de todo ese bimestre se considerará solo un día con la tarifa nueva. Si la toma de datos de ese usuario se hace el 19 de septiembre se facturan 10 días con el aumento.

Algunos ejemplos de aumentos calculados por fuentes oficiales para usuarios del AMBA (Edenor y Edesur). Un usuario de la categoría R1 (consumo de 100 kwh) pasará de $650 a $1.000 mensuales. Un usuario de la categoría R2 (con consumo de 151 kwh) pasará de $1.000 a $1.550. Y un usuario de la categoría R2 (con consumo de 250 kwh) pasará de $1.600 a $2.450 mensual. Este último grupo es el que incluye la mayor cantidad de clientes con un 28% del total.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar