Manochantas en Rafaela: El Fraude de las Constelaciones Familiares

MIRADAS 21 de septiembre de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
55194d26d629b

En Rafaela hay una banda de estafadores que se aprovechan de las personas vulnerables y cometen estafas disfrazados de sanadores. No son más que chantas sinvergüenzas y delincuentes que  ya están en el radar de la justicia.

 

Siempre existieron personas influenciables y también vivos que se aprovechan de las debilidades de estos. Para ser realista, también los hay aquellas que literalmente no tienen un pensamiento formado y se dedican a repetir como loros las estupideces que ven por ahí y les parece “simpático”. Lo cierto que los chantas y estafadores se multiplican por miles, pero cuando la salud está de por medio hay que tener mucho cuidado por que las consecuencias pueden ser letales, más si de la mente se habla. 

También hay que tener en cuenta que aquellas personas que “auspician” a estos “chantapufis” no son más que cómplices que pueden ser juzgados y castigados en caso de que sus recomendaciones produzcan daño, ya sea físico o psíquico. 

Hay que ser muy cuidadosos, ser menos permeables a las soluciones mágicas y por sobre todo nunca dejar de consultar a los profesionales preparados. Los que pregonan este tipo de soluciones no son más que auténticos “chantas”, y quienes lo promocionan unos verdaderos ignorantes que en algunos casos no dejan de estar exentos de cierto grado de responsabilidad jurídica.
 

Este modelo pseudo científico surge a partir de las ideas de Bert Hellinger un filósofo, pedagogo y autodenominado psicoterapeuta quien sostuvo que los problemas que una persona vive en la actualidad son representaciones de trastornos o situaciones no resueltas por su familia, tanto la actual como de sus antepasados. El objetivo de las constelaciones familiares es, aparentemente, desligar a la persona de esas relaciones que va “cargando” consigo a través de una especie de representación teatral del problema en donde el “facilitador” guía hacia la supuesta cura.

 

Uno de los principales problemas de esto es que se oferta como una terapia, en donde prácticamente se vende como un remedio para todo tipo de patologías, desde depresión, ansiedad, adicciones, hasta bipolaridad y trastornos psicóticos.

 

Recordemos que hasta el día de hoy no existe en el mundo ningún modelo terapéutico o incluso médico que sirva para todo y para todos, por lo que se concluye que lo que están tratando de vender es una mentira.

 

Por otro lado no existe en el mundo ningún estudio serio con bases científicas que avale la efectividad del modelo ni de sus procedimientos que muchas veces dejan a las personas en estados de crisis cuando la situación se les sale de las manos y el supuesto profesional no sabe qué hacer al desconocer de temas de salud mental.

 

Las personas que practican este tipo de terapias no necesitan un título médico o psicológico y se basan en sus propias experiencias o en algún curso que han tomado.

 

Por lo tanto es muy importante estar pendientes de con quién nos atendemos ya que estos modelos sustentan sus supuestos resultados en la sugestión y la empatía que se puede generar con el grupo o con el facilitador.

 

Por último, no debemos olvidar que un psicólogo que practique este tipo de procesos está violando su código ético al estar ofreciendo una práctica pseudo científica, lo que también puede traer consecuencias legales.

Con información de Alclinica 

Te puede interesar