El fiscal municipal Daniel Fruttero imputado penalmente

RAFAELA Por R24N
MEYGKODFGRRTMYJWGFQWGZRTMI
Frutero en el medio, entre Castellano y Corach

La controversia que mantienen los vecinos y la Comisión Vecinal del barrio Belgrano con la Municipalidad de Rafaela, que escaló hasta la justicia civil, sumó la última semana un nuevo capítulo con la imputación del fiscal Municipal, Dr. Daniel Fruttero, por desacato. En realidad, la desobediencia a una resolución de la justicia en la que se tramita el planteo vecinalista contra el Gobierno local debe atribuirse a las áreas municipales que debieron dar cumplimiento a la misma, si bien puede presumirse, que la inacción estuvo sujeta a órdenes recibidas de estratos superiores.
Los vecinalistas recurrieron a la justicia ante lo que consideran falta de diálogo e intransigencia oficial a pesar del riesgo sanitario al que están expuestos por desbordes de líquidos cloacales y también por la posibilidad de un daño ambiental futuro, si se continúa con el loteo que está en marcha. 
La “batalla” que enfrenta a los ciudadanos de esa jurisdicción barrial del este de la ciudad con la gestión municipal tuvo un ingrediente más en el último año, debido a la disputa por la ubicación del Jardín de Infantes post pandemia que la Provincia proyecta construir en ese sector.
Pero el problema de fondo que ya acumula 18 años, y que está judicializado, es una insuficiencia en el sistema cloacal que colapsa periódicamente en el barrio, en particular en el sector de calle Las Colonias desde calle Montes de Oca hasta calles La Plata y Barcelona. Con lluvias escasas y aún sin ellas, resuman líquidos cloacales por las bocas de inspección.

SE TIRAN
LA PELOTA
Existen quejas documentadas tanto de la Vecinal del Barrio, como de la Dirección de la Escuela Languier, que prueban las infructuosas gestiones realizadas en todos estos años, tanto en el Municipio como en Aguas Santafesinas S.A, pero la administración municipal dice que la responsable es la empresa provincial, y esta que los controles necesarios dependen del Municipio, desligándose mutuamente del asunto.
En su momento, el Concejo Municipal generó una Resolución (con fecha 28 de junio de 2018) solicitando a ASSA “la urgente intervención y búsqueda de una solución para la pérdida y desborde de agua y de líquidos cloacales que padecen los vecinos”, pero hasta la fecha la prestadora del servicio no se ha hecho cargo a pesar de las varias notas que fueron entregadas a altos funcionarios y hasta, en propia mano, al presidente del Directorio, Hugo Morzán.
Más allá de que los malos olores son casi permanentes, y de fácil comprobación, es muy claro el “riesgo sanitario” que sufren los residentes de todo ese sector. A ello se agrega la posibilidad de transmisión de todo tipo de enfermedades transmisibles por materia fecal, así como la atracción que ejercen los líquidos sobre roedores e insectos.

A LA JUSTICIA
La incomprensible falta de respuesta de ASSA, la reticencia de las autoridades locales a tomar cartas en el asunto y frenar el loteo en desarrollo, tal como lo dispuso la justicia civil (causa por la que ahora fue imputado el fiscal Fruttero), empujaron a la vecinal del barrio Belgrano a presentar una nota en el Ministerio Público de la Acusación (MPA) pidiendo que “se investigue la posibilidad de “contaminación ambiental con riesgo sanitario”.
El texto, ingresado el pasado 20 de agosto, expresa que la situación “adquiere características indeseablemente particulares dada la exposición a los líquidos que sufren los alumnos de la Escuela Languier, sita en Las Colonias y Montes de Oca, ya que en esas ocasiones no pueden salir ni entrar a la escuela sin verse obligados a estar expuestos a ellos”.
En otro párrafo, denuncian “que la Municipalidad de Rafaela ha dado las aprobaciones iniciales para la construcción de un loteo (Nuevo Belgrano) lo que agravaría la situación de varias maneras: una es que a su finalización se conectarán más de 100 nuevos lotes con sus construcciones al sistema cloacal, y otra es que se están construyendo como parte del loteo dos reservorios pluviales y el en caso de uno de ellos, el denominado R2 norte sobre calles Montes de Oca (frente a la Escuela Languier), sería el depósito natural de los efluentes cloacales excedentes. Asimismo, las características constructivas no coinciden con los planos de obra, y la profundidad que alcanzará será muy peligrosa para la vida de niños, adultos y pequeños animales, ya que será un espacio totalmente abierto al público emplazado en un lugar de esparcimiento vecino a una escuela primaria y jardín de infantes”.
El escrito ingresado en el MPA finaliza recalcando que “el Gobierno Municipal no presta atención a ninguno de nuestros reclamos públicos y privados, que están avalados por cientos de vecinos, de manera que intentamos con esta iniciativa que alguien vele por los derechos y la salud de los vecinos y la preservación del medio ambiente”.

RECLAMO PARALELO
Con relación a la causa que se lleva adelante en los Tribunales rafaelinos cuestionando la eficiencia de los reservorios, vale mencionar que tuvo, tiempo atrás, un fallo del fuero Civil y Comercial, que estaba a cargo de la Dra. María Álvarez Tremea (actualmente camarista) ordenando al Municipio que proceda a la detención de los trabajos que se llevan adelante en el Nuevo Loteo Belgrano, pero la gestión gubernamental desoyó esa resolución.
En ese mismo expediente, se comprobó que existen ciertos empleados municipales que actuaron como asesores del propietario del loteo –a pesar de la incompatibilidad manifiesta- diseñando los reservorios pluviales, y sus compañeros de trabajo, ya actuando como empleados municipales, los aprobaron. Esa modalidad, probada en sede judicial, vicia de nulidad cualquier informe o control que el Municipio efectúe al respecto de estas cuestiones, cuando debiera ser el controlador natural.
La causa civil -Juzgado de la IV Nominación- se encuentra sin Juez al momento, y la instancia última de apelación al desarrollo de los reservorios se encuentra en Cámara de Apelaciones sin resolución. Mientras tanto la construcción del loteo sigue su marcha, el R2 mencionado tiene una profundidad mayor que la permitida por la ley y reviste también peligrosidad por riesgo de ahogamiento de pequeños animales o criaturas que juegan cotidianamente en los alrededores.

LA IMPUTACIÓN
El incumplimiento del mandato judicial por parte del Municipio y las irregularidades que surgen del trámite probatorio de los reservorios derivaron en una denuncia penal que fue iniciada también en el MPA, aunque con anterioridad a la solicitud hecha por la Vecinal.
En este caso el querellante fue el vicepresidente de la Vecinal de barrio Belgrano, Rafael Barreiro, quien lo hizo en calidad de vecino al sentirse afectado por uno de los reservorios y por excepciones que el Gobierno municipal efectuó en favor del loteador, promoviendo una acción por “Delitos contra la administración pública, resistencia y desobediencia a la autoridad”.
Giradas las actuaciones al Juzgado Penal de Primera Instancia, su titular, Dra. Cristina Fortunato, resolvió hacer lugar al reclamo de Barreiro e imputar a “Daniel Fruttero como representante legal de la Municipalidad de Rafaela”.

EL JARDÍN, LA
OTRA DISPUTA
Mientras las causas judiciales parecen ir canalizando las diferencias entre vecinos del barrio Belgrano y el Municipio, la definición sobre el terreno para levantar el Jardín post pandemia cayó en un cono de sombra absoluto y provoca inquietud.
Cabe recordar que el 7 de setiembre de 2021, el Gobierno provincial realizó el acto de apertura de ofertas para la construcción del establecimiento en el predio ubicado en la intersección de las calles Las Colonias y Montes de Oca, pero nada más se supo.
Meses después se conoció que el terreno que el Municipio había donado a la Provincia estaba sujeto a un litigio judicial y nunca llegó a tener su dominio pleno.
A mediados de junio último, el Gobierno local envió al Concejo Municipal un proyecto de Ordenanza para poder utilizar otro terreno (Virgen de Guadalupe y Chiarella), pero cuando fue donado se lo hizo con cargo de que sea destinado a una plaza pública y los vecinos se opusieron enfáticamente con el apoyo de la Vecinal.
Los vecinalistas propusieron entonces que el Jardín se levante el playón de la Escuela Languier, pero desde el Municipio y la Regional de Educación desaprobaron el lugar.
La dilación y la falta de señales concretas del Ejecutivo rafaelino alimenta el temor de los vecinos de que, en el marco del distanciamiento con el Gobierno, se decida su construcción en otro sector de la ciudad y el barrio pierda el Jardín.

Con información de La Opinión

Te puede interesar