El pedido desesperado del papá del juvenil de Gimnasia que intentó suicidarse: “Paren con la carnicería”

EQYYQBKYRJFWJJ7NY2PGUV6IUY

Era el domingo 9 de octubre. No era un día más para la familia Rodríguez porque ese día Rodrigo, el hijo mayor, cumplía 19 años. El más grande, el 4 titular de la Reserva de Gimnasia, el que soñaba llegar. No lo sería desde las 6:20 de la mañana, cuando Julio, su papá, tomó su teléfono y vio el mensaje: “No quiero vivir más. No le encuentro sentido a la vida, nada me sale bien. Perdónenme”. Julio cree que fue Dios el que le hizo agarrar su teléfono ese día de la semana y a esa hora, lo que nunca hacía. Entre sorprendido y desconcertado salió de su cuarto y ahí lo vio a Rodrigo, su hijo mayor, tirado al pie de la escalera, moribundo...

 
Dios, el destino, la casualidad o todo eso intercedieron también en la víspera del Día de la Salud Mental y cuatro días después de la grave represión policial que obligó a suspender el partido entre el Lobo y Boca, y que tuvieron como trágico saldo la muerte de César “Lolo” Regueiro.

¿Cómo está Rodrigo?

- Gracias a Dios, Rodri está bien, está internado todavía porque es un paciente de riesgo, estan trabajando con él. Aún no puede volver a casa con nosotros, pero esta bien, gracias a Dios está bien. Los profesionales dicen que aún no le pueden dar el alta porque a los psiquiatras y a los psicólogos no le cierran algunas cuestiones, así que por el momento va a seguir internado hasta que los esté apto para salir.

    
Rodrigo Rodríguez, el juvenil de la Reserva de Gimnasia que intentó suicidarse. Lo salvó su familia (@LegionTripera).
¿Con que sensación atraviesa la familia estos días?


-Terribles. Ahora un poquito más tranquilos porque Rodri está bien, está estabilizado, puede recibir visitas y demás, pero muy preocupado por lo que ha pasado y lamentablemente por un lado lo que ha sucedido y por el otro más tranquilo porque lo vamos a sacar adelante, nos tenemos mucha fe nosotros junto a la gente del club que está encima de él, más los psicólogos y psiquiatras del hospital que estan en conjunto trabajando sobre él y sabemos que lo vamos a sacar adelante, pero bueno, anímicamente estamos quebrados a la mitad.

¿Cuántos años tiene Rodrigo?

- Rodri cumplió 19 el mismo domingo que intentó (hace silencio)... Difícil decirlo, es una imagen que no se va a borrar por el resto de la vida de mi esposa, ni del hermanito más chico, que juega en la Séptima de Gimnasia, ni mía. La verdad es que nunca esperamos una cosa de estas.

¿Habían tenido un indicio de lo que Rodrigo estaba atravesando?

- Él quiza nos manifestaba algunas cosas, que no estaba jugando tranquilo, que sentía muchas presiones y hace unos 10 o 15 días tuvimos una charla con él en la que yo le dije que si no quería jugar más a la pelota que no lo hiciera, que nosotros lo queríamos para la vida, no para que sea un futbolista. Me manifestó que sentía mucha presión, más allá de que juega, de que es el 4 de la Reserva, que tiene que aprender muchísimo, pero él jugaba, hace dos años que juega en Reserva y es titular, debutó a los 17 pero se sentía muy presionado por cosas que pasan en el club y bueno, yo le dije que deje de jugar, que no me interesaba si él no quería jugar porque yo lo quería con nosotros.

¿Las presiones que refirió eran del club, de alguna persona del club o suyas, autoimpuestas?

- Él vive para esto, es muy exigente con él, lo unico que hace es ir al gimnasio una hora y media o dos por día. Vuelve a casa y hace su rutina, yo siempre le digo que él tiene que tener una vida paralela al fútbol, y que el fútbol será o no será, pero hay que vivir otra vida porque el fútbol no es todo y no lo entendió nunca. A él no le falta nada, lo representa una empresa en la que yo trabajo. Él vive para esto y aunque no le estaba yendo mal, evidentemente... no sé, no logramos entender por qué tomó esta decisión.

¿Cuándo ocurrió todo?

-El domingo a las 6:15 de la mañana aproximadamente. Él se iba a entrenar y yo recibo un mensaje, parece que Dios me dijo que mire el teléfono a las 6:20 o 6:30. Cuando leí el mensaje bajé porque nosotros tenemos las habitaciones arriba, miré por las escaleras y ahí estaba Rodri tirado en el piso, todo morado y se había aplicado muchísima insulina... Alrededor estaban tirados los cartuchos y las lapiceras con las que se inyectó las piernas para quitarse la vida, la verdad es esa y es terrible haberlo vivido.

¿Qué le pasa a un padre en ese momento?

- Es algo que nunca espera ver un padre, que se te está muriendo tu hijo y no podés hacer nada. Sentía desesperación, lo único que veía era él y después todo blanco a mi alrededor, estaba totalmente bloqueado, no sabía para dónde disparar, yo encima tengo una lesión en una pierna porque hace tres meses se me cortó el tendón de Aquiles y no puedo caminar. Entonces lo alzaron el hermanito y la mamá mientras gritaban, lo pudimos meter al auto y salir urgente al Hospital de Gonnet, que lo tenemos a 10 minutos.

¿Por qué viste el mensaje cuando, decís, habitualmente no mirás el teléfono un domingo a esa hora tan temprana?

- No lo sé. Sono el teléfono y lo agarré. Quizá en otros momento lo veo a las 9 de la mañana cuando me levanto un domingo... Yo creo que esto fue de Dios, si no no hubiese visto nunca ese mensaje en el momento que debía. Hubiese sido tarde.

¿Cómo fue el trayecto hasta el hospital?

-En un día normal no tardo menos de 20/25 minutos en llegar, pero justo fue un domingo, no había autos a esa hora y obviamente pasé todos los semáforos en rojo. Mi señora iba atrás con Rodri tratando de despertarlo. La verdad es que no se lo deseo a nadie. Al llegar, la atención fue espectacular.

¿Hablaste con Rodrigo en estas horas?

- No, más que nada cuando nos vemos me mira con vergüenza. El tema es cuando entra la mamá porque cuando la ve se pone muy triste y llora, se pone mal por la mamá. Yo trato de hablarle poco, ya tendremos tiempo para conversar y ver cómo seguimos esto después de lo que nos digan los profesionales.

¿Gimnasia los acompaña?

- Sí. La verdad que el club genial. Rodrigo Rey vino al hospital, charló 15 minutos con él y vinieron dirigentes, Chirola Romero (DT de la Reserva), el cuerpo técnico con Nico Cabrera y Pablo Romero, los profes, los doctores, los psicólogos. Dani, la psicóloga, y Rafa, el psicólogo vienen dos veces por día, también el coordinador me ha llamado varias veces. Tenemos el apoyo de sus amigos, vinieron tdos los chicos de la Reserva a verlo, los técnicos que lo tuvieron y hay mucha gente apoyando.

¿Cómo está Claudia, tu esposa?

- Tratando de salir de a poco adelante. Es costoso, va a costar mucho, pero yo le digo que tenemos que estar enteros para él, tenemos que ser fuertes, no nos puede ver partidos a la mitad. A ella quizá le cuesta un poquito más y nada... es muy difícil.

¿Qué implica la carrera de un juvenil por llegar?

- Mirá, yo jugué a la pelota, estuve en Gimnasia, no fui profesional pero sé de lo que estoy hablando. Trabajo en una empresa de representación de jugadores y ahí están mis dos hijos. Yo estoy encima y entiendo el tema. Si hago esta nota es para concientizar y que la gente y los que realmente se tiene que dar cuenta, que son la gente que trabaja en los clubes, entiendan que a los chicos hay que ayudarlos, que no tiene que ser una carnicería, que los chicos pasan muchas cosas y quizá muchos clubes no lo saben.

Sin ir más lejos, hace casi un año un chico de Aldosivi se quitó la vida, un categoría 2003 que jugaba contra mi hijo (ndr: Leandro Latorre fue encontrado sin vida por su familia el 4 de agosto de 2020. Tenía 17 años). Entonces evidentemente algo está mal, no tiene que ser así. Hay chicos que pasan muchísimas necesidades, cosas que pasan en la casa y los clubes no lo saben, entonces dejemos de traer jugadores de 30, 40 mil dolares, que traigan uno menos y que se ocupen de lo que se tienen que ocupar, porque de eso hay que ocuparse. En este caso a mi hijo lo acompañamos nosotros, pero hay chicos a los que no los acompaña nadie, pero ¡por favor! Tiene que haber programas de asistencia social para que ayuden a los chicos, que no sean un número porque son chicos, lo tienen que entender. Hoy Rodri la puede contar y vamos a hacer lo imposible para sacarlo adelante, pero hay muchos chicos que no tienen recursos para salir de un pozo depresivo o de un intento de hacer estas cosas.

¿Te acordás qué decía el mensaje que recibiste el domingo a la mañana?

- Sí, obviamente que me lo acuerdo... Me dijo que no quería vivir más, que no le encontraba sentido a la vida y que lo perdonemos, que no le salía nada bien y bueno...(se emociona).

Cuando hablás de lo que pasa con los chicos, más allá de tu hijo, te angustiás. ¿Por qué?

-Porque es terrible lo que pasa. Quiero que esto sirva para que empecemos a ver la realidad, los chicos no dejan de ser chicos, tienen un objetivo y capaz no se les da, por eso hay que prepararlos para otra cosa, no siempre llega el mejor e incluso muchas veces los mejores no llegan. Hay un montón de cuestiones que hay que trabajar, pero que hay que hacerlo ya.

Hablemos de salud mental
En la Región de las Américas, los trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias (SNM) y el suicidio representan más de un tercio (34%) del total de años vividos con discapacidad, siendo los trastornos depresivos la principal causa de discapacidad. Casi 100 mil personas mueren por suicidio cada año en la región.
 

Fuente: TN

 
 

None

Redacción Deportes

Te puede interesar