La empresa “Caputo Hermanos” aseguró que contrató al líder de Revolución Federal porque tenía el mejor precio

POLÍTICA Por Nicolás Pizzi*
5Y2U2444CRA7XOI2VOPDE3GYIA

En su segunda presentación judicial en menos de una semana, la empresa “Caputo Hermanos” aseguró ayer que contrató a Jonathan Morel para amueblar 60 departamentos en la provincia de Neuquén porque ofreció el mejor precio entre varios proveedores consultados, aunque la producción finalmente se tercerizó.

La firma -propiedad de Flavio Luis Nicolás Caputo y Hugo Luis Pascual Caputo, hermanos de Luis “Toto Caputo- admitió ante la Justicia que la contratación de Morel estuvo a cargo de su hermana, Rosana Caputo, quien suele encargarse de la decoración en todos los emprendimientos.

Esa mujer primero contrató a Morel para equipar el SUM del barrio Santa Clara Al Sur, en la localidad de San Vicente, provincia de Buenos Aires. En ese lugar se habrían colocado mesadas de madera y mesas ratonas. El líder de Revolución Federal habría cobrado por ese trabajo 176 mil pesos. Para eso confeccionó seis facturas entre el 17 y el 28 de diciembre de 2021.

¿Cómo llegó Rosana Caputo a Morel? “Ella identificó hacia fines del año pasado en la zona del tren de Boulogne un carpintero (Morel) para realizar una barra maciza y otras tareas para el salón de usos múltiples del barrio “Santa Clara Al Sur”, dentro del presupuesto que se había decidido para ello”, fue la explicación de la empresa, que ayer fue multada por la Inspección General de Justicia (IGJ) por no haber presentado los últimos 18 estados contables.

La carpintería de Morel habría obtenido ese trabajo por su cotización. “Este carpintero tenía maderas macizas (tablones) de buena calidad a buen precio (ciprés provenientes del Sur)”, aseguró la firma de los Caputo, que contrató como abogado a Matías Cuneo Libarona.

Cuando llegó el momento de equipar la casas del barrio Añelo, en la provincia de Neuquén, Rosana Caputo pidió varios presupuestos, entre ellos a la carpintería de Morel. La empresa “Caputo Hermanos” aportó ayer varias conversaciones de WhatsApp para intentar probar esas gestiones.

Morel terminó siendo el elegido, aunque el trabajo se facturó a nombre de varias personas. Según la documentación entregada por la empresa la semana pasada, se emitieron 7 facturas por $8.314.854. Una sola, de 1 millón de pesos, estaba a nombre de Morel. Sin embargo, ayer la firma sumó una nueva factura a nombre de Sergio Cayetano Verde por 402.276 de pesos. De esta manera, el total por los muebles ascendería a 8.717.130 de pesos.

La causa que investiga el financiamiento de Revolución Federal comenzó con una denuncia de la AFI en la causa del atentado contra Cristina Kirchner, pero terminó en un expediente paralelo a cargo del juez Marcelo Martínez De Giorgi porque su colega, María Eugenia Capuchetti, y el fiscal Carlos Rívolo entendieron que por el momento no hay pruebas para vincular a la agrupación con el ataque.

La vicepresidenta y sus abogados sostienen lo contrario. “No es posible descartar aún que los miembros de la organización investigada hayan sido partícipes del intento de asesinato en mi contra”, dijo Cristina Kirchner cuando pidió ser querellante.

La causa se activó recién la semana pasada con una serie de allanamientos y cuatro detenciones, incluyendo la del propio Morel y la de Sabrina Basile, la hija del ex DT de la Selección. En su declaración indagatoria, el joven negó cualquier vinculación con el atentado y entregó las claves de su teléfono. “Yo no tengo la culpa de que un loco haya querido matar a la vicepresidenta”, le dijo al juez y al fiscal Gerardo Pollicita.

En esa misma declaración, Morel explicó que fue contratado por Rosana Caputo, aunque no dio detalles de ese vínculo. Antes, en una entrevista televisiva, uno de sus abogados agregó que llegó a esa mujer a través de otra persona a la que había conocido en un call center donde trabajaba antes de tener la carpintería.

Morel no tenía capacidad de producción y terminó tercerizando los muebles a otra carpintería. “Él mismo fue el encargado de llevar a Rosana a una carpintería, referido suya, que podía afrontar el trabajo en faplac (fibrofacil enchapado en madera)”, admitió la firma “Caputo Hermanos”, aunque no dio los datos del lugar donde se hicieron los muebles.

Los muebles viajaron en un camión y se terminaron de colocar el 16 de agosto pasado, según un documento firmado por la firma del responsable de la obra, Emanuel Dahir. “Habiendo finalizado la instalación a cargo de JONATHAN EZEQUIEL MOREL CUIT 20-41798897-2, el día 16/08/22 se realiza el recuento de los artículos y verificación de que los mismos se encuentran instalados en forma correcta y en perfectas condiciones”, dice ese documento.

Además de los muebles, desde Buenos Aires también se mandaron sillones, veladores, cortinas y colchones de otros proveedores. Por esos muebles se pagaron otros $4.864.509.

La Justicia ahora busca determinar si las contrataciones a Morel fueron una pantalla para financiar a la agrupación Revolución Federal, como sostiene la querella, o si realmente están justificadas.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar