Pullaro acusó a Castellano haber actuado de "mala fe"

POLÍTICA Por R24N
multimedia.normal.b647938526c69b56.37202d2050756c6c61726f5f6e6f726d616c2e77656270

Todavía muchos recuerdan los chispazos y tensas situaciones protagonizadas entre el intendente Luis Castellano y Maximiliano Pullaro cuando este último estaba a cargo de la cartera de Seguridad en los últimos años del Frente Progresista en la Casa Gris.
Era habitual que cada llegada del funcionario a la ciudad, el mandatario le manifestara su disconformidad por lo que consideraba la indiferencia con que la administración socialista tomaba el aumento de la inseguridad en Rafaela y el ahora Diputado provincial replicaba que magnificaba el asunto porque las estadísticas indicaba que ese incremento no era tal. También tuvieron mucha repercusión las imágenes del mandatario persiguiendo al ministro para entregarle carpetas con información respaldatorias de sus dichos y por todos los medios le pedía que se ocupe decididamente de la situación y le devuelva la tranquilidad perdida a los rafaelinos.
Igualmente, no pasaron desapercibidas algunas visitas de Pullaro a Rafaela de manera ultra reservada para que no se enteren funcionarios y la prensa para evitarse la incomodidad de tener que dar explicaciones.
Pero hubo un hecho que tuvo un gran impacto y fue la difusión de un audio en el que Pullaro hablaba telefónicamente con el Jefe de la Unidad Regional V de aquel entonces (Adrián Rodríguez), y le ordenaba al policía que haga una puesta en escena con operativos de la PAT (Policía de Acción Táctica) para que “Castellano me deje de romper los ……..”.
Luego de la visita que el candidato a Gobernador efectuó en la mañana de ayer a la empresa Rafaela Alimentos, brindó una conferencia de prensa y uno de los periodistas le preguntó sobre aquella polémica. Y el legislador, que debe haber esperado ese momento para decir lo suyo sin vueltas, se despachó con todo.
“Tuve encontronazos muy duros con el intendente Castellano y entendía que lo hacía de buena fe para mejorar la seguridad de su distrito, y es lo que tienen que hacer todos los Ejecutivos, lo que hoy no me explico es por qué si la situación empeoró, si hay más robo, menos policía y menos investigación por qué no reclama con la misma fuerza que tenía en aquel momento a su propio Gobierno, a su Gobernador”, preguntó para luego disparar que “esa contradicción le va a costar muy caro a Castellano, le va a costar la Intendencia. A mí, no me queda otra que pensar que en lugar de buena fe era pura politiquería”.

NI PLAN NI EQUIPO
Y A LOS VOLANTAZOS
El periodismo no dejó pasar la oportunidad de consultarlo por el escándalo de la semana anterior en la Legislatura cuando el ministro de Seguridad, Rubén Rimoldi, y la secretaria de Coordinación y Administración, Ana Morel, fueron a informar sobre los gastos hechos por la ley de Emergencia en Seguridad Pública y Pullaro respondió el origen de esa situación es que “el Gobierno de Perotti no puede explicar con claridad por qué sobre $ 3.384 millones que tenían para gastar durante este año, solo gastaron $ 54 millones, el 1,6% del presupuesto de seguridad pública, algo inentendible teniendo en cuenta que es la principal preocupación. Esto inevitablemente trae como consecuencia lo que se puede ver: patrulleros tirados frente a las Comisarías, que los móviles no tienen cubiertas ni vidrios, que los edificios policiales se están cayendo y que los policías no tienen uniformes. Esta es la molestia y los nervios que tenía Morel porque no podía explicar por qué no ha gastado los fondos que la Legislatura le aprobó para la emergencia en seguridad".
“El problema -agregó- es que cuando Perotti asumió el Gobierno provincial, claramente no tenía equipo y para ejecutar un presupuesto hay que tener un plan para saber adónde se quiere ir, cómo hacerlo y en qué se debe invertir, pero si no hay un programa pasa lo que hoy ocurre en la provincia”.
Y para apuntalar esta afirmación apuntó que “en Rosario hubo en las últimas 48 horas, 8 homicidios y tenemos el 105% más de homicidios en la provincia comparado con el último año que fui ministro de Seguridad. Los robos se han multiplicado por tres y los hurtos por cuatro. Estos son datos objetivos.
Y luego fue contundente al aseverar que el Gobierno provincial, “no tiene una política de Seguridad y esto es evidente porque el Gobernador se la pasa pegando volantazos. Empezaron planteando una profunda reforma policial, como la que planteó Saín y con la que podíamos coincidir en algunas cosas, pero sacás el civil a cargo del ministerio y si das a la fuerza de seguridad es en sí un dato negativo que habla a las claras que nunca se supo para donde ir y hoy los santafesinos estamos pagando las consecuencias con los peores niveles de la historia en seguridad”.

ME VEO GOBERNADOR
Después, al diputado provincial le preguntaron donde se ve en 2023 y no dudo en su respuesta: “me veo sentado en el sillón del Brigadier y para eso estoy trabajando y poniendo mi mayor esfuerzo, recorriendo permanentemente la provincia y hablando con dirigentes y con la gente de todo el territorio”.
“Lo hago porque la política ya no puede improvisar más y por eso el diálogo con dirigentes, instituciones intermedias, llevo visitadas más de 70 empresas, porque no se puede llegar al Gobierno y ponernos a pensar que tenemos que hacer. Debemos estudiar políticas públicas, lo que vamos a hacer en materia de producción, en educación, en seguridad porque no es fácil gobernar una provincia si no se llega con equipos”, enfatizó.

UNA VERGÜENZA
Al final, volvió a definir como “una vergüenza” el acuerdo la deuda entre Nación y Provincia y “Perotti entregó a los santafesinos y no le importó que el origen fue una estafa del kirchnerismo, al que pertenece, a Santa Fe y convino un monto irrisorio porque está muy abajo de los que nos robaron. Fue una claudicación sin precedentes la del Gobernador”.

Fuente: La Opinión

Te puede interesar