"Sin Acceso": cómo funcionará el nuevo sistema para importar con dólares propios que anunciará Sergio Massa

ECONOMÍA 31 de octubre de 2022 Por Carlos Arbía*
543476

La idea original, de acuerdo a lo que pudo saber Iprofesional, pertenece al viceministro de Economía Gabriel Rubinstein quien en reuniones con empresarios afirmaba antes de llegar al gobierno que si los importadores querían importar bienes y servicios con dólares propios lo podían hacer.

Finalmente luego de varias deliberaciones en el equipo económico el ministro de Economía Sergio Massa anunciará en las próximas horas un nuevo sistema para que los importadores utilicen sus propios dólares para importar mercaderías sin pedirle esos dólares al BCRA.

La instrumentación de esta medida es tal vez una de las más trascendentes de las anunciadas por Sergio Massa desde que llegó al ministerio de Economía no solo por lo novedosa sino porque se trata de una virtual eliminación del cepo cambiario para muchos sectores de la industria que no podían importar determinados insumos y materias primas ya que se habilitará un sistema de importaciones, una ventanilla especial donde por primera vez no intervendrá el BCRA y la importación no pasará por el mercado oficial de cambios lo que podría generar una especie de liberación de las importaciones al sector privado.

Desde el equipo económico han manifestado en reiteradas oportunidades que la intención es cuidar las reservas internacionales del BCRA y de acuerdo a la opinión de algunos analistas consultados por Iprofesional una medida de este tipo apunta en esa dirección ya que si el importador no logra la aprobación de ese ingreso de mercadería por falta de dólares puede ingresar ese bien utilizando el dólar financiero en lugar de acudir al mercado oficial a buscar esos dólares.

El mecanismo se llamará Sin Acceso porque el importador no deberá acceder al mercado único de cambios (MULC) y poder comprar esos dólares al valor oficial de 160 pesos. La gran novedad es que si el importador no acude al BCRA y utiliza sus propios dólares estará pagando sus importaciones a un dólar a valores de Dólar MEP o del Contado Con Liqui casi un 100 por ciento más que el valor del dólar oficial. En el fondo esto implica una virtual devaluación del peso para el sector importador.

Esto significa que cualquier empresa o persona que quiera importar mercaderías lo podrá hacer sin ningún impedimento del gobierno pero deberá utilizar sus dólares atesorados en el país o el exterior y que estén blanqueados. Las empresas que no consigan la autorización de las SIRAs por parte de la secretaría de Comercio podrán ser autorizadas a importar esa mercadería sin ningún tipo de trabas como las que existen hasta ahora.

De acuerdo a lo que pudo saber Iprofesional de fuentes cercanas al equipo económico cualquier empresa o persona podrá pagar esas importaciones a través de esa modalidad y luego ingresar ese mercadería con una aprobación que se conseguirá en forma automática.

Por ese motivo habrá una nueva ventanilla que controlarán el BCRA y la AFIP que se dedicará a evaluar esas importaciones.

Principales logros de Massa en lo que va de gestión

El último logro de Sergio Massa fue el anuncio de la reciente negociación con el Club De Paris donde se logró reducir un 50 % la tasa de interés con una extensión de los plazos de pago hasta el 2028 y logrando una especie de alivio financiero del 15 % sobre el total de esa deuda de unos 2000 millones de dólares.

Si hacemos un resumen desde la llegada de Sergio Massa al ministerio de Economía hace tres meses, se cumplen este lunes, el balance luce muy favorable para el ministro de Economía.

El dato relevante hoy para analizar el futuro cercano es solido apoyo político que muestra Massa. El jueves pasado el oficialismo gracias a su accionar logró 180 votos en diputados para aprobar el "Proyecto de Presupuesto 2023" para que ahora pase a tratarse en senadores para su aprobación definitiva.

Cuando Massa asumió había un grave problema político por la peleas entre la vicepresidenta y el presidente, era muy difícil lograr la refinanciación de la deuda en pesos, el mercado cambiario estaba muy alterado, había dudas si el FMI aprobaría las metas del programa firmado por Martin Guzmán, las reservas internacionales habían llegado a un piso muy traumático y la inflación se dirigía sin dudas a los 3 dígitos anuales. Por ahora el problema por delante es tratar de bajar la inflación ya que el resto se ha podido llevar hacia adelante.

De acuerdo a la opinión del economista director de M&S Rodolfo Santangelo: "la mayor aspiración de Sergio Massa era evitar una brusca devaluación del peso en el mercado oficial de cambios y bajar la tasa de inflación y para ello anunció un ajuste fiscal y monetario sin devaluar".

En tanto que Marcelo Elizondo director de la consultora DNI destaca que "la llegada de Massa sirvió para ordenar algunos temas en agosto y en septiembre sorprendió con la instrumentación del dólar soja de 200 pesos por el cual los exportadores de la industria aceitera le vendieron unos 8.000 millones de dólares al BCRA".

Santangelo a su vez señala que fue muy importante destrabar el tema de la segmentación tarifaria, también fue positivo la subas de tasa de interés del BCRA, el exitoso canje de deuda en pesos del 9 de agosto y el acercamiento al FMI que liberó el tercer desembolso del nuevo acuerdo y con esto se descomprimió una delicada situación externa y se ganó tiempo para durar y llegar con algo de aire al final de este año pero enfrentará muchos inconvenientes el año próximo que es un año electoral.

El primer problema que enfrentará es la inflación. La tasa no bajo y van ocho meses hasta octubre inclusive que la inflación promedio está situada entre el 6 y el 7 por ciento mensual.

Ambos economistas coinciden en que entre agosto y octubre se logró frenar una crisis política muy compleja, que se logró reducir un poco la brecha cambiaria y se mantuvo el riesgo país. También coinciden en que el ajuste fiscal y monetario todavía no se terminó de perfeccionar y temen que pueda haber un desborde fiscal y monetario en la segunda mitad del año próximo y coinciden también que el mayor peligro es una nueva suba de la inflación.

Problemas por delante

En tanto el especialista Salvador Di Stefano considera que el mayor problema es la inflación con un BCRA que la corre desde atrás con la suba de la tasa de interés y además sostiene que un estado fundido no va a poder hacer frente a los vencimientos de deuda pública en el futuro y va a tener que emitir muchos pesos en los próximos meses y suma su preocupación por una sequía que de ser parecida a del 2008 le restará unos 8.000 millones de dólares a las exportaciones el año próximo lo que se traducirá en una menor oferta de dólares del sector agroexportador.

El segundo problema es que las expectativas de devaluación del peso frente al dólar solo se han frenado pero no han desaparecido y no se observa que Massa pueda hacer mucho más para reducir la actual brecha cambiaria.

Santangelo expresa que se trata de un problema temporal porque a la larga el BCRA en los próximos meses debería devolver al mercado esos dólares vendiéndolos a los importadores en el mercado oficial de cambios.

El tercer problema es el llamado "torniquete" regulador de las importaciones. Ahora se les cambio el nombre de las autorizaciones de SIRA por la viejas SIMI pero en realidad pasa lo mismo ya que el BCRA no le da a los importadores los dólares para pagar sus importaciones y estos los tienen que poner de su propio bolsillo y esperar que dentro de 180 días el BCRA les otorgue esos dólares a 160 pesos. Tal vez con el nuevo sistema para importar con dólares propios se logre solucionar en parte ese problema.

El cuarto problema es el de la refinaciacion de la deuda en pesos que si bien con el canje de agosto se logró patear vencimientos para adelante no es la solución definitiva del problema.

Tal como adelanto Iprofesional el viernes pasado lo más importante luego de la licitación del Tesoro del miércoles pasado es que en el mercado financiero local y en Wall Street comenzó a correr el rumor que la secretaría de Finanzas podría anunciar un nuevo canje de la deuda en pesos en los próximos dias.

Por lo que pudo saber Iprofesiona varios operadores del mercado financiero esperan para las próximas semanas que el gobierno anuncie una especie de nuevo reperfilamiento de la deuda en pesos como el realizado en agosto pasado.

La intención sería estirar los vencimientos de noviembre y diciembre de por 1,8 billones de pesos.

En una resolución del ministerio de Economía publicada el martes pasado en el Boletín Oficial se anunciaron una cantidad de medidas que van en dos direcciones como reforzar el control del gasto público y generar que el sobrante de liquidez del sector público sea dirigido al financiamiento de letras o bonos del Tesoro. Lo que de propone es mantener una conversión de activos incitada en agosto pasado.

Con respecto al futuro cercano hay que destacar que los vencimientos de deuda en pesos para el año próximo suman unos $ 10 billones de pesos, una cifra muy alta y considerando que el mayor monto vence en el segundo trimestre, y le sigue el tercer trimestre. Por lo tanto el Tesoro se enfrentará a fuertes vencimientos de deuda en pesos que el mercado tal vez dude en renovar antes de las elecciones.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar