Larreta y Patricia Bullrich avanzan en la búsqueda de un candidato a vicepresidente dentro de la UCR

POLÍTICA 01 de noviembre de 2022 Por S.R.*
530812

Una de las grandes facturas que se le pasó al gobierno de Mauricio Macri mientras transcurría, fue la nula participación que se le otorgó en la gestión, a sus socios de la alianza que lo llevó al poder, de hecho, en cada ocasión en que se presentaba una crisis, los radicales aprovechaban para reclamar antes de brindar su apoyo.

Hoy, la UCR se ha revalorizado políticamente. Gobierna tres provincias y gana en ellas con holgura, tiene una fuerza parlamentaria importante, y ha recuperado figuras de relevancia, competitivas incluso en términos de disputar la presidencia. Hay encuestas que muestran a un Facundo Manes en la pelea y otro estudio de campo hace unos días, arrojó que, si Martín Lousteau se postulase, tendría interesantes posibilidades.

En esa lógica, los candidatos de PRO empiezan a pensar que aquella idea de "fórmulas cruzadas", ya no es tan disparatada, y Horacio Rodríguez Larreta, con su presencia en el gran acto radical recordatorio del 30 de octubre de 1983, celebrado en Costa Salguero, hizo correr el rumor que de inmediato salió a chequear Iprofesional: "busca un vice radical", decía la especie.

Los sistemas de mensajería hacen que no sea tan complicado hacer una ronda de consultas un sábado a la tarde. Un conspicuo dirigente del PRO porteño explicó la idea: "Y sí, hoy esa postura ganó terreno y está muy sólida. Mirá, Horacio no tiene ninguna intención de correrse de su rol moderado, Macri se puso muy halcón y bueno Patricia obviamente también. Los radicales cada vez se sienten más seguros y se postulan socialdemócratas a cielo abierto, le calzan perfecto a una estrategia de cambio en paz y equilibran a Horacio si alguien lo percibe muy de derecha, aunque no lo sea. Yo estoy con esa, con la fórmula mixta", dice la fuente.

¿Hay riesgo con un vice radical?

De las cuatro consultas realizadas, solamente una fuente dudó de la eficiencia de la jugada: "Yo mandaría una fórmula pura, hay que pensar también en después de la elección. Si mandás a un radical de vice, te termina como (Julio) Cobos con Cristina (Kirchner) en 15 minutos", explicó el hombre fuerte de la sede gubernamental de Uspallata.

La estrategia tendría un complemento. Dos hechos ocurrieron la semana que pasó, que dejan indicios claros al respecto: uno fue el apoyo de Patricia Bullrich a la candidatura a Jefe de Gobierno porteño de Jorge Macri, y a partir de ella, las diversas formas de acercamiento que mostró Larreta a Lousteau. El otro, fue la aparición pública del propio senador y economista radical porteño, con Soledad Acuña, la ministra de Educación local, que manifestó su intención de ser candidata, pero cuyos números no le alcanzarían. Perfectamente podría bajarse y aceptar ser vice.

Larreta con un radical de peso nacional en la fórmula presidencial. Lousteau con una mujer del PRO de buena imagen en la Ciudad de Buenos Aires. Podría ser atractivo. 

Los radicales tampoco lo niegan: "No vamos a renunciar a tener nuestros propios candidatos, pero esto es una alianza, tampoco vamos a impedir que nuestros dirigentes cierren acuerdos para ser candidatos a vice de dirigentes del PRO, en definitiva, lo importante es que nos quieren en todos lados", dice el pope de boina blanca. Huevos en diversas canastas.

Manes, el complicado

El más duro para toda esta movida es Facundo Manes. El neurocientífico quiere ser el candidato de la UCR y no simpatiza con la idea de la dispersión. 

En sus cercanías dicen que "Facundo tiene enormes posibilidades, cada día más. Ahora, si tenemos en montón de dirigentes con algún peso electoral, traccionando para candidatos del PRO, lógicamente perdemos, es una estupidez sacrificar la gran chance que tenemos en la búsqueda de un pedazo de queso, cuando el queso esta completo y disponible en la vidriera", grafica el dirigente provincial radical.

En algún punto, la postura tiene lógica.

Si, por ejemplo, Larreta llevase como vice al gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés y Patricia Bullrich al senador mendocino, Alfredo Cornejo, en dos provincias importantes en términos de votos y sus zonas de influencia, las preferencia de los electores radicales se volcarían a sus referentes y no a Manes, lo cual le quitaría potencia electoral.

¿Cuál es la postura de Gerardo Morales?

Lo que resulta todavía un misterio es la postura al respecto del influyente presidente del partido Gerardo Morales. Hoy, la idea que manifiesta es la de ser candidato a presidente. Pero las encuestas no lo muestran muy bien posicionado. El experimentado gobernador sabe que es muy difícil ganar desde la pequeña Jujuy y tal vez prefiera ser un árbitro con poder llegado el momento. 

"Gerardo en materia de pragmatismo es lo más inteligente que tenemos. Cuando putea a Horacio lo hace con un fin, cuando lo abraza en el acto del sábado también. No es momento de tomar decisiones de ese tipo, hay que dejar caminar las cosas y luego, se tomará la mejor opción", dicen en el entorno del jujeño.

Es claro. A diferencia del inflexible Manes, el norteño va a seguir avanzando en su postulación, sin dejar de otear el horizonte en la búsqueda de la mejor posibilidad.

Lo que es claro, es que el proceso de recuperación de espacios de poder del radicalismo ha dado frutos. Cuando se aliaron al PRO, allá por 2015, sus posibilidades electorales eran nulas. De hecho, en la primaria contra Macri, el candidato de la UCR, Ernesto Sánz, consiguió el voto del 3% de los ciudadanos. Hoy, esta parada de otra forma, es un partido competitivo, moderno y decisivo, incluso para sus rivales internos, en términos de apoyo ciudadano.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar