Un juego de adivinación de cartas que hoy se lleva en la piel: la anécdota de la Selección en la Copa América

DEPORTES 03 de noviembre de 2022 Por None
1-181-7be4Gw1667433647510-1667433714

Los integrantes de la Selección Argentina compartieron 45 días antes y durante la Copa América 2021. Varias de las anécdotas que se vivieron durante esa convivencia se verán este jueves en el estreno de “Sean eternos: campeones de América”, la docuserie de la plataforma de streaming Netflix que contará el recorrido de Lionel Messi y compañía para coronarse en Brasil.

Uno de los adelantos del documental que mayor expectativa generó entre los hinchas remite a un juego de adivinación que protagonizaron algunos de los futbolistas. Todo comenzó como un simple juego de cartas en la habitación de Rodrigo de Paul en el predio de Ezeiza: “Estaban el Papu (Gómez) y Rodri y empezaron a ver si adivinaban las cartas”, relató el capitán del equipo, Lionel Messi.

“Si adivino una de diez, ganamos la Copa”, anunció el Papu Gómez mientras comenzaba a tirar las cartas. Todos los tiros fueron fallidos hasta que llegó la última carta: el mediocampista dijo que iba a ser el ancho de basto y acertó. “Quilombo, gritos, abrazos, ganamos la Copa, ganamos la Copa, listo es esta”, decían todos en la habitación de De Paul.

  En el turno de Ángel Di María, en la primera carta que tiran el delantero grita “Seis de basto”. Su vaticinio se cumplió. “Lo grite como un gol”, expresó Fideo con los ojos iluminados.

Luego fue el turno de Nicolás Otamendi y pasó lo mismo. El siete de espada era la carta que lo acompañó en los días siguentes de la Copa América.

“Si la adivinabas te la tenías que tatuar”, reveló Otamendi, que mostró que hoy lleva en la piel un dibujo del trofeo del torneo junto con su carta.

Mientras tanto, Sergio “el Kun” Agüero, un poco perdido con lo que sucedía, relató que les dijo a sus compañeros que estaban “locos”, que cómo iban a tatuarse una carta. Al ya exfutbolista le costó recordar su su naipe era el tres de basto o alguna otra.

Finalmente, llegó el turno de Leo, que empezó a tirar cartas y a errar. “Claro, perdió cuatro finales con Argentina, cuatro copas. Esta es la quinta”, dijo el Papu.

La carta del rosarino fue el cinco de Copas. Y la adivinó. Fue ese el momento en el que todos los jugadores entendieron que aquel torneo no se les podía escapar. Y así fue.

Fuente: TN

None

Redacción Deportes

Te puede interesar