Tras el discurso de Cristina Kirchner, cómo se posicionan los gremios de cara a las elecciones presidenciales

POLÍTICA 09 de noviembre de 2022 Por Alejandro Di Biasi*
494358

El movimiento obrero organizado tomó el 17 de octubre como punto de partida para las elecciones del 2023. Los "Gordos", Independientes y Barrionuevistas armaron el Movimiento Nacional Sindical Peronista (MNSP) como plataforma en busca de lugares en las listas mientras que el Moyanismo, las dos CTA y organizaciones ligadas con el kirchnerismo parecen decididos a acompañar las decisiones de Cristina Kirchner. 

Pero eso no es todo. Hay otros espacios que apuestan a un peronismo ligado al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti y hasta sectores que mantienen diálogo con referentes de la oposición como Miguel Angel Pichetto y Patricia Bullrrich.

Más allá de las divisiones políticas y preferencias personales, la preocupación de los dirigentes gremiales pasa, hoy por hoy, por el control de la inflación y mantener las paritarias como herramienta para que la pérdida del poder adquisitivo no sea tan violenta. 

Desde la CGT (por ahora) vetaron cualquier posibilidad de diálogo con Mauricio Macri, quien insiste con las recetas de reforma laboral, previsional y de salud más la privatización de las empresas en manos del Estado. Antes de la salida de su último libro (Para qué), un par de referentes de la central mantuvieron algunos encuentros con el ex presidente en busca de "pactos de no agresión", pero como el ingeniero todavía no resolvió su futuro electoral, las negociaciones quedaron stand by.

Wado de Pedro en alza; Alberto Fernández en baja

Uno de los principales impulsores del MNSP fue Luis Barrionuevo, quien justificó el armado porque "el peronismo está hecho mierda". Sin embargo, el gastronómico afirma que más allá de las diferencias, el Frente de Todos tiene que llegar unido al 2023 para tener posibilidades electorales. Siguiendo las enseñanzas del metalúrgico y líder de las 62 Organizaciones, Lorenzo Miguel, pone "un huevo en cada canasta" y desde hace tiempo alimenta su relación con el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, a quien ve como potencial candidato a Presidente.

En la conducción de la CGT, uno de sus titulares, Héctor Daer, mantiene su relación con Alberto Fernández, pero la idea de la reelección parece congelada, aunque no se descarte que acompañe las decisiones electoralistas del Presidente. Igualmente, el jefe del gremio de Sanidad se escudará en qué posición tomará el resto del consejo directivo de la central. Su compañero en el triunvirato, Carlos Acuña, sigue fiel a Sergio Massa, en quien vienen poniendo fichas desde hace tiempo y prende velas para que le vaya bien al frente del ministerio de Economía.

Para algunos, la divisoria de aguas en el sindicalismo fue la postura tras el intento de magnicidio contra Cristina Kirchner. Mientras la CGT consideró que con la marcha a la Plaza de Mayo era suficiente para repudiar el hecho, el Frente Sindical para el Modelo Nacional y la Corriente Federal de Trabajadores reclamaban un paro con movilización. Las diferencias no se zanjaron y se profundizaron con el Día de la Lealtad, cuando el Frente de Pablo Moyano y la Corriente de Sergio Palazzo más las CTA se concentraron frente a la Casa Rosada, donde los manifestantes cantaron "Cristina Presidenta".

La UOM juega con Cristina Kirchner ¿Maturano impulsa a Pichetto?

El acto en la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) dejó como balance el alineamiento del gremio con el kirchnerismo. El nuevo líder de la organización, Abel Furlán, dijo que la invitación a la ex mandataria era en agradecimiento por su gestión en la Casa Rosada y que no la iban a presionar en la toma de decisiones. Sin embargo, los pedidos de que sea candidata en 2023 fueron una constante. Al término del encuentro, Furlán admitió que jugará en el espacio que proponga Cristina, al igual que el ex titular de la UOM, Antonio Caló, que se bancó los silbidos de los manifestantes y delegados, y anunció que acompañará la postura electoral de los metalúrgicos.

Enojado con gran parte de la dirigencia gremial y política, el titular de La Fraternidad, Omar Maturano, definió al Presidente como "radical de la Ucedé" y aseguró que "nosotros podemos presentar un candidato o podemos juntarnos con otro que sea peronista, como Miguel Ángel Pichetto". El dirigente dividió a la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) y armó la Unión General de Asociaciones de Trabajadores del Transporte (UGGAT) junto con el colectivero Roberto Fernández, también crítico del Gobierno y de La Cámpora.

Maturano admitió que desde la CGT "estamos hablando con todos los compañeros dirigentes para ver qué pasa con los compañeros gobernadores y armar nuestro propio partido laborista". Allí aparece la figura de Schiaretti, quien viene hablando con otros referentes como el ex gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey y algunos sueñan con sumar al radical Facundo Manes.

Por otra parte, el titular del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos (SAFYB), Marcelo Peretta, trabaja buscando músculo gremial a favor de la candidatura presidencial de Patricia Bullrich, a través de la Confederación de Trabajadores y Empleadores (CTE), donde en los próximos meses esperan sumar algunas organizaciones chicas. Peretta además camina junto con Pichetto, de muy buen vínculo con varios gremialistas de peso. En este espacio también milita Dante Cañano, titular de la seccional porteña del gremio de los Gastronómicos y enfrentado con su ex cuñado, Barrionuevo.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar