Sergio Massa instrumentaría un nuevo "Dólar Soja" para conseguir unos u$s5.000 millones

ECONOMÍA 08 de noviembre de 2022 Por Carlos Arbía*
543476

Las ventas de dólares del BCRA de los primeros días de noviembre comienzan a generar preocupación en Wall Street y en el mercado financiero local y también en el gobierno. De acuerdo a los últimos datos del BCRA las reservas internacionales tocaron ayer un piso de 38.000 millones de dólares. En ese contexto, el ministro de Economía, Sergio Massa, se prepara para instrumentar un nuevo "Dólar Soja".

Con la venta de 150 millones de dólares de ayer el BCRA en lo que va de noviembre muestra un saldo neto negativo de unos 390 millones de dólares.

En ese aspecto hay que señalar que para ver ese nivel de ventas debemos remontarnos a la primera semana de agosto.

El dato más preocupante es que lo que se perdió de reservas internacionales en los 5 días de noviembre es lo mismo que el BCRA perdió en todo el mes pasado.

Luego de lo ocurrido con la gran oferta de dólares del sector industrial agroexportador con el "Dólar Soja" en septiembre que sumó unos 8.100 millones de dólares esos efectos se comienzan a perder, pero con un gran problema por delante: la falta de lluvias en el campo.

La sequía que soportan gran parte de las provincias agroexportadoras, en particular la llamada zona núcleo le podría hacer perder al país unos 10.000 millones de dólares de exportaciones en la cosecha fina actual como en el trigo y en la cosecha gruesa del año próximo principalmente soja.

¿Nuevo "Dólar Soja" para conseguir más dólares?

Según el último estudio de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la producción estimada de trigo se redujo a 14 millones de toneladas para la campaña 2022/2023, lo que representa una caída de 35% respecto a la anterior, mientras que la siembra de maíz y girasol registran una demora interanual del 5,5% y 15% respectivamente.

También la pérdida de divisas por medio del turismo y los consumos en el exterior suman otra fuente de preocupación para el gobierno.

Por ese motivo luego del anuncio de ayer de un nuevo tipo de cambio diferencial y créditos para las economías regionales afectadas por la sequía desde el equipo económico han comenzado a analizar la posibilidad de la aplicación de un nuevo tipo de cambio diferencial de 200 pesos para todo el sector agroexportador similar al que tuvo el sector agroindustrial exportador aceitero en septiembre.

Desde el gobierno además de buscan de restringir la demanda de dólares del sector importador tratar de aumentar la oferta de dólares del sector exportador al BCRA.

Al respecto el último informe de la consultora Invecq a cargo del economista Esteban Domecq destaca que "el gobierno se anticipa al desafío externo de los próximos meses con medidas que no aseguran ninguna efectividad, mientras que en simultáneo el frente inflacionario sigue sin respuestas y la actividad muestra signos de desaceleración y ya empezado el mes de noviembre, el gobierno comienza a preparar el terreno para hacer frente a las demandas de los diferentes actores de la economía de cara a fin de año".

El informe detalla que el mayor desafío del equipo económico está en el frente cambiario y señala que: "en términos anuales, la meta de acumulación de reservas netas (bajo la métrica del FMI – a precios constantes –) era originalmente de unos 5.800 millones de dólares una cifra que fue revisada a la baja tras la aprobación del último review. Actualmente el BCRA debe mostrar una acumulación de reservas netas de 5.000 millones de dólares a fines de diciembre".

La oferta de divisas por parte del sector sojero se corrió del mercado

En referencia al momento actual hay que señalar que la instrumentación del "Dólar Soja", según los cálculos de Invecq, generaron que las reservas netas del BCRA, de acuerdo la contabilidad del FMI, aumentarán en unos 2.000 millones de dólares en septiembre a las que se debe sumar al posterior desembolso del FMI de unos de 3.800 millones de dólares y a eso se deben sumar otros 700 millones de dólares que ingresaron del BID.

Eso llevo a que entre agosto y septiembre las reservas netas del BCRA pasarán de 1.300 a 6100 millones de dólares pero en octubre ya retrocedieron a los 5.600 millones de dólares.

"Evidentemente, una vez finalizado el estímulo del "Dólar Soja" la oferta de divisas por parte del sector sojero se corrió del mercado, dejando expuesta la endeble capacidad de compra de dólares por parte del BCRA" agrega el informe.

A esta complicada situación se le deben sumar otros factores que podrían poner en riesgo la acumulación de dólares por parte del BCRA en lo que resta del año y el inicio del siguiente. Por ese motivo no resultaría extraño que el ministerio de Economía vuelva a repetir la aplicación de un nuevo tipo de cambio diferencial.

Por el momento no se conocen los resultados de los primeros días de la instrumentación del "Dólar Turista" de unos 290 pesos al que pueden acceder los turistas del exterior que liquiden sus dólares o los gasten con tarjeta de crédito, pero habrá que ver si se modifica el comportamiento de los visitantes extranjeros.

Por la brecha cambiaria, que medida entre el dólar paralelo y el dólar mayorista no es menor al 70% desde junio 2021, los turistas que ingresan al país se vuelcan al mercado paralelo y dejan cada vez menos dólares en manos del BCRA.

Gastos que los argentinos realizan en el exterior

Al mismo tiempo, los gastos que los argentinos realizan en el exterior tanto por turismo como por compras con tarjetas de crédito se encuentran en máximos de los últimos años, promediando entre julio y septiembre una salida cercana a los 800 millones de dólares mensuales que bajaría este mes con la instrumentación del "Dólar Qatar".

Pero la caída de reservas internacionales se da también por la importación de bienes, tanto de consumo como bienes de capital e insumos, que, en un contexto de dólar atrasado, aceleración inflacionaria y falta de alternativas de inversión con rendimientos positivos, resultó ser una importante forma de cobertura por parte de las empresas.

Ante este escenario, el gobierno puso en práctica una serie de medidas con el objetivo de revertir esta dinámica, demostrando no solo que la acumulación de reservas intenta ser la prioridad, sino además que está dispuesto a pagar por ello el costo de los efectos secundarios.

La primera de ellas fue la posibilidad de que los importadores adquieran bienes del exterior pagando con sus propios dólares, de manera que el BCRA evite perder reservas sin necesidad de trabar aún más las importaciones.

En consecuencia, se busca evitar profundizar el freno en la actividad por falta de insumos, pero afectando el ya alarmante escenario inflacionario a través de costos que ahora pasarán a cotizar a valor del dólar libre.

Por su parte, con el objetivo de atacar el drenaje de reservas internacionales a través del turismo, desde ahora los pagos en pesos con tarjetas internacionales serán al tipo de cambio del dólar MEP. Sin embargo, cabe destacar que esto no implicará una entrada de divisas para el BCRA, sino que en caso de ser efectiva la medida, implicará un simple corrimiento de la oferta, desde el mercado paralelo al financiero del Dólar MEP.

El poderío de Sergio Massa frente al establishment

El especialista Salvador Di Stefano explicó a Iprofesional que en la actualidad las reservas internacionales brutas del BCRA están en torno de los 38.000 millones de dólares. La sorpresa es que de acuerdo a algunos trascendidos en el mercado financiero local se podrían sumar antes de fin de nos unos 6.000 millones, de dólares más de los cuales unos 3.000 millones llegarían por créditos de organismos internacionales.

"La sequía apremia, hay poca soja sembrada, el trigo es escaso al igual que el maíz de primera, si sigue el clima seco los problemas se potencian y los dólares podrían ser más escasos en este escenario. Las reservas son muy escasas y, de no llegar nuevos desembolsos internacionales, terminaremos el año con reservas por debajo de los niveles actuales" dice el especialista.

Hay tres aspectos que hoy sirven para demostrar el poderío de Sergio Massa frente al establishment político y económico.

El primero: el reciente respaldo de la vicepresidenta Cristina Kirchner en su discurso del sábado en Pilar.

El segundo: los 130 votos que logró en la Cámara de Diputados el oficialismo para aprobar el Presupuesto 2022 algo que hace dos años no se lograba.

El tercero: la tranquilidad que dio a los mercados financieros a través de varias medidas que de acuerdo a los economistas consultados son lógicas y razonables pero tal vez puedan ser poco efectivas en el futuro cercano. El problema es que los efectos de la inflación comienzan a impactar en la recaudación, las reservas siguen estancadas, hay más controles a las importaciones y los pesos sobran en el mercado.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar