Milei: la proyección de su compañera en Diputados genera desconfianza

POLÍTICA 09 de noviembre de 2022 Por Robertino SÁNCHEZ FLECHA
TIH6UG475VEKRIDVXPTT3AKLLI

Con el reloj electoral adelantado, Javier Milei acelera al máximo su plan presidencial. Hace un par de meses, el diputado nacional avanzó en recorridas y alianzas provinciales, para darle forma a su armado. Si bien en La Libertad Avanza (LLA) saldaron las discusiones internas que estallaron entre abril y julio, todavía hay roces entre los libertarios. Uno de los focos de conflicto hoy es la provincia de Buenos Aires. En ese contexto, una elección partidaria inminente, relacionada con esa disputa, se vuelve clave en la coalición de derecha.

El Partido Demócrata es el órgano que sostiene la candidatura presidencial de Milei. No es el único sello dentro de LLA. Los armadores libertarios apuntan a diversificar la coalición en ese sentido, para ampliar la base de sustentación y, al mismo tiempo, bajar (o equilibrar) el poder de negociación a los partidos.

El 9 de diciembre, el Partido Demócrata tendrá elecciones para renovar sus autoridades. Debe elegir nuevo presidente de la Junta de Gobierno y de la Convención —el órgano que decide las alianzas electorales en 2023.

El mendocino Carlos Balter, actual ejecutivo partidario, le confirmó a Infobae que no irá por la reelección. Mientras que el puntano Alberto Arancibia Rodríguez, quien preside la Convención, tampoco buscará ser reelegido en esa función. Entre los demócratas hay consenso en que —aunque cambien las autoridades partidarias— el PD sostendrá su apoyo a la candidatura de Milei. ¿Entonces, cuál es el conflicto con esa elección?

Para ser de orden nacional (es decir, los sellos que pueden postular un candidato a presidente), un partido debe tener personería electoral en cinco distritos. Actualmente, el Partido Demócrata la tiene en seis provincias: Buenos Aires, CABA, Córdoba, Mendoza, San Luis y Chaco.

En julio, Victoria Villarruel, diputada nacional del bloque de Milei, fue electa presidenta del PD bonaerense. A pocas semanas de afiliarse en el histórico partido, la abogada aceptó el desafío y cruzó la General Paz. En 2021, la dirigente había sido electa en la Cámara Baja por la CABA.

La madre de todas las batallas: el tironeo en la provincia de Buenos Aires
Desde su desembarco en el PD, Villarruel comenzó a recorrer la provincia. Con el gancho de ampliar la estructura demócrata en ese territorio, la diputada elevó su perfil y empezó a tejer un armado propio. Pero esa actitud de la diputada tensó el diálogo con los armadores libertarios “oficiales” y generó un tironeo en La Libertad Avanza. “Ella se cortó sola”, renegó en diálogo con este medio un dirigente liberal de la provincia de Buenos Aires.

Si bien en un principio el nombre de Villarruel sonó como posible candidata a gobernadora bonaerense, en su entorno aseguran que “no es la intención”. La dirigente aún no está instalada electoralmente. Sin embargo, hay otras variables en disputa. La provincia elige senadores nacionales el año que viene. Y, claro, otra opción de ser compañera de fórmula de Milei. Nada es certero aún.

Lo que sí es concreto es que Villarruel busca sumarle volumen a su figura. En ese sentido, en el PD suena su nombre como posible candidata a presidir el partido nacional. Si ese plan prospera, la abogada se convertiría en la máxima autoridad de uno de los sellos que sostiene al armado de Milei. “El PD es la columna vertebral de la candidatura de Javier”, se solazan los demócratas de la provincia de Buenos Aires.

El armado que en la provincia de Buenos Aires responde directamente a Milei diseña un esquema de coordinadores políticos por sección electoral y, luego, por distrito. Empezarán a discutir nombres para candidaturas recién en el verano próximo. A la par, Villarruel se mueve por cuenta propia, para darle musculatura al esquema demócrata y a su figura. La dirigente ha mantenido reuniones con la oficina política del economista en la provincia, pero el diálogo se averió en los últimos días.

Hasta julio, los operadores políticos del libertario estaban de acuerdo con esa idea. Sin embargo, el avance estratégico de Villarruel cambia esa premisa. Milei apunta a sostener el apoyo demócrata sin ceder poder. “Victoria quiere subirse el precio”, señala un dirigente que conoce tanto al economista como a la abogada.

La diputada nacional tiene buena relación con el líder de La Libertad Avanza, empero su conducta política desató exasperación en la coalición liberal. Parte de la dirigencia libertaria y de la demócrata ven como una “amenaza” la voluntad de poder que manifiesta Villarruel. En el PD hay una facción que considera que la diputada nacional “recién llegó al partido y ya se quiere quedar con todo”. Mientras que los punteros libertarios analizan que esa táctica de la dirigente es para “empoderarse” y ganar poder de fuego en el cierre de listas.

En ese sentido, cerca de su equipo deslizan que la última semana de noviembre harán el lanzamiento de una fundación, que hará las veces de think tank y usina política del proyecto de poder de Villarruel. Para el acto de presentación, los organizadores del evento preparan una lista de invitados con figuras políticas libertarias y del resto de la oposición.

Las claves de la elección en los demócratas

De cara a la elección en el Partido Demócrata, otra fecha clave es el 22 de noviembre. Ese día es el plazo límite para que los distritos envíen sus representantes. Cada provincia selecciona dos delegados y tres convencionales. Es decir, habrá 12 miembros para constituir la Junta de Gobierno y 18 para la Convención. Sólo esos dirigentes estarán autorizados a votar y, lo más importante, las nuevas autoridades surgirán de los integrantes de esa misma nómina.

En ese eje, el 22 de noviembre, se sabrá si Villarruel puede ser presidenta del partido nacional o no. O sea, para ser elegida autoridad partidaria, antes tiene que ser designada como delegada de su distrito —y así poder participar en la elección del 9 de diciembre—.

En el PD bonaerense asegura que ya tiene seleccionados a sus delegados y convencionales. Pero prefieren no revelar el nombre hasta la fecha límite. ¿Por qué? Porque buscan asegurarse el apoyo previo para impulsar la eventual candidatura de la diputada nacional.

Tradicionalmente, los demócratas llegan al día de la elección con un candidato de unidad, como sucedió con la elección de Balter. Si bien apuntan a eso, todavía no está resuelto. Desde San Luis, Arancibia Rodríguez manifestó su deseo de ser el sucesor del mendocino. Por estas horas, los demócratas mantienen negociaciones para lograr una lista de unidad.

Mientras tanto, CABA es el único distrito donde los demócratas no apoyan la candidatura de Milei. Mónica Alonso, actual presidenta del PD Capital, está alineada con Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno porteño. Por eso, la Ciudad apoyaría la candidatura de Arancibia Rodríguez para conducir el partido nacional.

En mayo de 2023, los demócratas porteños renovarán autoridades y ya hay discusiones. Los libertarios apuestan a que los demócratas recuperen el control de ese distrito, hoy en manos del larretismo. En tanto, el PRO impulsa la continuidad. Bernarda Fait, hija de Alonso y directora del Ente Único Regulador de los Servicios Públicos de CABA, suena como posible candidata a suceder a su madre en la presidencia del partido.

Cerca de Milei desconfían de la figura de Arancibia Rodríguez. Las dudas surgen porque en su provincia, el puntano integra una alianza liderada por el ex gobernador y actual diputado nacional, Claudio Poggi. Los punteros políticos relacionados al referente de LLA ven al demócrata de esa provincia como una potencial amenaza, por sus vínculos con Juntos con el Cambio. Quedan 12 días para resolver la incógnita.

Fuente: Infobae

 

Te puede interesar