Sin Alberto Fernández, la primera plana del kirchnerismo se pliega al acto para homenajear a Hebe de Bonafini

POLÍTICA Por Brenda Struminger*
X24JKAOUXNHE7D6GZJBP237QGQ

Como era previsible tras el duro comunicado de Madres de Plaza de Mayo contra Alberto Fernández en rechazo al saludo presidencial por la muerte de Hebe de Bonafini, el primer mandatario no fue invitado a la ceremonia que se llevará a cabo esta tarde frente a la Casa Rosada en homenaje a la titular de la organización. En cambio, estará toda la primera plana del kirchnerismo y las agrupaciones afines: La Cámpora y sus satélites; ministros y secretarios nacionales vinculados a los Derechos Humanos; el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, que irá junto al pleno del gabinete provincial; varios intendentes K, y los movimientos sociales de buena relación con Cristina Kirchner, como el MTE de Juan Grabois, y Barrios de Pie, entre otros.

Será un homenaje a la historia de lucha de la referente de derechos humanos, pero también una reivindicación de su posicionamiento político y económico contra Estados Unidos, contra el Fondo Monetario Internacional (FMI), y contra la Casa Rosada. El acto tendrá el formato de una marcha, y empezará a las 15:30 en torno a la pirámide de Mayo, en honor al horario y el lugar donde se reunían las Madres, todos los jueves, para realizar las históricas rondas para exigir justicia y reclamar por los desaparecidos por la dictadura. La convocatoria, como es lógico, será muy superior a la habitual, a partir del llamado que hicieron a asistir las distintas agrupaciones del progresismo.

La Cámpora participará como invitada. Viene de planificar un evento de proporciones masivas por el Día de la Militancia en La Plata, en torno a la figura de Cristina Kirchner, y no tenía previsto organizar otro evento hasta el año que viene. Pero por el estrecho vínculo con Hebe, puso a disposición ayuda con la logística. Todavía no está confirmado si participará el titular, Máximo Kirchner, ni la vicepresidenta Cristina Kirchner; mientras que otros referentes, como la titular de Anses, Fernanda Raverta, esperaban hasta último momento para decidirlo.

Sin embargo, habrá figuras de peso específico en el espacio, como el secretario general y ministro de Desarrollo Comunitario de la Provincia, Andrés “ Cuervo” Larroque -fue uno de los primeros en convocar para hoy- y el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, también miembro de la agrupación H.I.J.O.S, que caminará hasta la pirámide desde su despacho en Casa Rosada. También habrá referentes gremiales vinculados a Cristina Kirchner, entre ellos el jefe del sindicato docente bonaerense, Suteba, Roberto Baradel, que participará con una delegación.

También las intendencias kirchneristas plantarán bandera en el homenaje, y en algunos casos llevarán su propio caudal de militantes. “Por supuesto que vamos”, dijeron en Ensenada, distrito K liderado por Mario Secco, que dirá presente en persona. De todas formas, no estarán todos. Ariel Sujarchuk, de Escobar, por ejemplo, se quedará en el municipio para cumplir con su agenda local, pero mandará a funcionarios del área de Derechos Humanos municipal.

Las organizaciones sociales que mantenían buena relación con Hebe, como Barrios de Pie, también dirán presente: cerca de Daniel “Chuki” Menéndez, por caso, adelantaron que aportarán unas 10 mil personas. En cambio, brillará por su ausencia el Movimiento Evita, de Emilio Pérsico, uno de los dirigentes vinculados a Alberto Fernández, enfrentados por La Cámpora y apuntados con vehemencia por De Bonafini. Sin ir más lejos, en abril, la titular de Madres había calificado a la institución como “un cáncer para la sociedad”, al denunciarla por cobrarles a beneficiarios de programas sociales a cambio de acceder a los bonos estatales.

Los organizadores deslizaron que el acto de hoy tendrá similitudes con la marcha por el Día de la Lealtad de 2021, hace poco más de un año, cuando Hebe de Bonafini le declaró la guerra, abierta y definitivamente, al ala moderada del Gobierno y, en particular, al Presidente y al entonces ministro de Economía, Martín Guzmán, a través de una fuerte proclama contra el acuerdo con el FMI. La movilización había sido convocada por la propia activista al final de una de sus marchas de los jueves, con el lema “nosotros no debemos nada”. Durante aquella cargada jornada, repleta de cuestionamientos, la presidenta de la Asociación había abierto, desde una carpa junto a un escenario, el “comienzo de la lucha por el no pago de la deuda externa”.

“Nos da mucha tristeza lo que pasa, porque usted siempre se junta con los ricos: IDEA, los grandes empresarios, los Gordos de la CGT, y a nosotros ni nos escucha, ni nos mira. Espero que este discurso sí le llegue”, le había dicho De Bonafini entonces, directamente, a Alberto Fernández, que venía de reunirse con el Grupo de los 6.

En ese momento también tuvieron su turno para hablar el actual ministro de Trabajo de Axel Kicillof, Walter Correa, entonces diputado nacional; y el secretario de ATE Capital, Daniel “El Tano” Catalano, ambos fieles soldados K. Mañana también podría haber oradores, y aunque la lista se mantenía en reserva, en los discursos se esperan alusiones a las exigencias que abrazó De Bonafini en los últimos años. También habrá una carpa blanca, aunque de mayores proporciones en relación con lo habitual. “Estamos convocando con el esquema de ‘la patria es el otro’. No sabemos si se va a llenar la plaza, pero va a haber mucha gente”, dijeron fuentes del kirchnerismo al tanto del despliegue.

Alberto Fernández, que no fue invitado, se recupera por estos días de los problemas de salud que sufrió en Indonesia por una gastritis erosiva, y no tiene agenda firme para hoy. Ayer faltó, con un aviso de último momento, al encuentro de los gobernadores del Norte Grande que se celebraba en Corrientes. Y es probable que se quede en Olivos, una forma de evitar, también, permanecer en la Casa de Gobierno mientras se produce, a metros de su despacho, un amplio despliegue en torno a la figura y las ideas de una de sus más férreas detractoras.

Desde la organización se ocuparon de hacerle saber que no era bienvenido en la Plaza desde el mismo día del fallecimiento de Hebe, cuando el primer mandatario la despidió vía Twitter: “Con la partida de Hebe de Bonafini perdimos una luchadora incansable. Reclamando verdad y justicia junto a las Madres y Abuelas, enfrentó a los genocidas cuando el sentido común colectivo iba en otra dirección. Con enorme cariño y sincero pesar, la despido. Hasta siempre Hebe”, dijo.

Desde el área de comunicación de Madres le respondieron con un agresivo mensaje por el mismo medio: “Sr. Presidente, no se perdió nada, el legado de las Madres vive en el pueblo. Relacionar la lucha de nuestra Presidenta con otra organización es un insulto. Por suerte Hebe hizo público todo lo que pensaba de usted”.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar