Tregua de urgencia con los piqueteros

OPINIÓN Por Mónica Gutiérrez*
2TRX6TKWWFE6HFT33QQS54LKDM

A media tarde de este viernes el Gobierno salió a parar un conflicto que amenazaba con incendiar diciembre. En una reunión que no estaba en agenda, Alberto Fernández recibió a la ministro de Desarrollo Social Victoria Tolosa Paz, al secretario general del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, y al secretario general de UTEP, Esteban “Gringo” Castro en la Casa Rosada. Se fijó una tregua. No se soluciona un conflicto. Se traslada a febrero el relevamiento de los planes que podía dejar fuera de la nómina a 250.000 beneficiarios. Casi un 30% de los que reciben el Potenciar Trabajo.

Tolosa Paz fue reconvenida por el presidente. Le reprochó desprolijidad. Emilio Pérsico también le pasó factura. El asunto de los planes venía escalando feo. La idea de la calle detonada en diciembre aceleró el curso de los acontecimientos.

“A Tolosa Paz le embarraron la cancha”, asegura un alto referente del oficialismo que conoce como pocos la interna del Ministerio de Desarrollo Social. De acuerdo a esta mirada, la cartera que comanda la ex diputada es la expresión más acabada de la dispersión que afecta al Frente de Todos. Un hervidero.

Las oficinas del jaqueado edificio sobre la 9 de Julio están habitadas por funcionarios que representan a los distintos espacios y sectores políticos que tensionan en el interior de la coalición gobernante.

“Como en el Antón Pirulero, cada cual atiende su juego”, simplifica nuestro interlocutor. Asegura que Tolosa Paz tiene decisión pero poco espacio. Intenta avanzar pero va quedando enredada en la maraña de intereses e intrigas que tensionan en torno a la “tercerización” de la asistencia social que domina la entrega de ayuda a los más necesitados.

El informe para conocer la situación ante el fisco de los beneficiarios del Potenciar Trabajo había sido pedido a la AFIP por el anterior ministro Juan Zabaleta con la idea de poner en orden el desaguisado de los planes. Como suele ocurrir en este tipo de asuntos, el diablo metió la cola, el documento, que ahora está en el ojo del huracán, llegó primero a los medios que al despacho de la ministra.

Para algunos agudos observadores se trató de una maléfica filtración destinada a presionar al funcionario-piquetero Emilio Pérsico, hasta hace apenas un rato declarado “albertista”, ahora en tránsito hacia las huestes de CFK. La jugada sirvió de paso para complicar la vida de la ex diputada ahora al frente del Ministerio.

Tras la publicación en Infobae del archivo de la AFIP, que dio cuenta del hallazgo de irregularidades e inconsistencias en algo más de 250.000 cuentas de beneficiarios de planes, la gestión de la funcionaria quedó atrapada en un tembladeral.

El fiscal Marijuán presentó ahora denuncia penal contra la ministra Tolosa Paz y contra Emilio Pérsico, en su doble condición de secretario de Economía Social y líder del Movimiento Evita. Se los acusa de no haber dado de baja a los 253.184 beneficiarios del programa Potenciar Trabajo que siguen cobrando a pesar de tener incompatibilidades manifiestas para ser acreedores de la asistencia. Los cargos son por “abuso de autoridad” e “incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

Marijuán pide también la declaración en calidad de testigo del titular de la AFIP, Carlos Castagneto, quien ratificó la autenticidad de los informes que no revelan la identidad de los beneficiarios. Tolosa Paz pidió a la Justicia el levantamiento del “secreto fiscal”

El juez Julián Ercolini hizo lugar al requerimiento. Esto permitirá conocer la identidad de quienes reciben la ayuda y están comprando dólares o disponen de bienes personales, constituyendo esto, una abierta incompatibilidad.

Otro tema inquietante del que no se habla pero que está en el trasfondo de este barullo es determinar en qué “unidad de gestión” están registrados los casos de manifiesta irregularidad.

Conocer este dato conduce a quién o qué organización otorgó el plan y validó la condición de vulnerabilidad de la persona que lo recibe. Hay quienes aseguran que el grueso de las inconsistencias se da en beneficios otorgados por las organizaciones sociales y en ningún caso por gobernaciones o municipios.

La ANSES reporta otro dato sensible. La lista de los 42.000 jóvenes que reciben un plan Progresar más un Potenciar Trabajo, algo que no está permitido.

Si de algo carece Victoria Tolosa en estos días, es precisamente de paz. Su pedido de levantamiento del “secreto fiscal” para poder conocer con nombre y apellido a los que reciben indebidamente los planes la enredó en una trifulca mediática con Juan Grabois.

El dirigente de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular arremetió en su cuenta de Twitter desenrollando un hilo feroz. “Levanten el secreto fiscal de todos y todas”. “Tope para todos y todas: empecemos por los sueldos de funcionarios, fiscales, jueces y diputados”, escribió como quien grita.

“¿Diez como el potenciar trabajo les alcanza? ¿O su trabajo vale más de diez veces el de la cocinera de un comedor infantil?”.

“Que los miles de parásitos cobrando sueldos de 7 cifras en el ejecutivo se identifiquen…empiecen por arriba. Por los que viven del Estado pero en countries y Puerto Madero. Ahí van a ser más creíbles que esto es un ordenamiento y no un canallesco ajuste a los de abajo”.

También reaccionó tras el anuncio de que se dieron de baja los planes a unos 2.000 beneficiarios que se comprobó que eran compradores de “dólar ahorro”. También él, acusa a la ministra de “abuso de autoridad” y de ejecutar “una canallada, va en contra de la doctrina peronista”.

“Suspender a alguien que compró 30 dólares es muy cruel…ajustar de abajo para arriba es muy fácil”, dijo Grabois.

El pretendido reordenamiento esparció chispas sobre una pradera seca. Lo único que parece estar bajo urgente reordenamiento es el alineamiento político de los dirigentes.

Los movimientos sociales oficialistas analizan soltar la mano a Alberto Fernández. “No vamos a ser cómplices del ajuste”, dijo Gildo Onorato del Movimiento Evita.

“Vamos a ser oposición furiosa contra el Gobierno si se ajusta a las de abajo, a los más vulnerables, los que son funcionarios deberían dejar sus cargos”. Se refiere a Fernando “Chino” Navarro y Emilio Pérsico, ambos con despachos en Casa de Gobierno. Pero no son los únicos.

En el caso de Emilio Pérsico ya está del otro lado. Una oportuna reunión con CFK lo ubicó en el lado más conveniente de la historia. Alberto quedó en el camino.

La tregua entre la vice y el funcionario piquetero es una suerte de win-win. Pérsico se asegura que los K, madre e hijo, le habiliten la boleta de su mujer, la diputada Patricia Cubría para enfrentar a Fernando Espinoza en las primarias para la intendencia de La Matanza y CFK le roba una ficha a Alberto Fernández. Hace apenas unos días siete militantes del Evita que pegaban carteles por la candidatura de Cubría fueron atacados a balazos. Todos miran a Fernando Espinoza. Interna feroz.

El Movimiento Evita fue objeto de durísimas críticas por parte de CFK que los acusó de manejar los planes sociales de manera irregular.

“Si Evita los viera”, dijo Cristina. Ahora reina la santa paz. La necesidad es hereje.

El asunto de los planes se complica minuto a minuto. Las organizaciones no quieren que el Potenciar Trabajo quede desvinculado del Salario Mínimo Vital y Móvil. Hasta aquí la ayuda equivale al 50% del mínimo. Una modificación y su reemplazo por otra escala podría retrasarlo.

Este viernes la Ciudad fue ocupada por tres manifestaciones simultáneas. El Polo Obrero se movilizó desde el Obelisco al Ministerio de Desarrollo Social. Esto es solo un anticipo de lo que puede ocurrir la próxima semana.

El martes se conocerá el veredicto en la causa Vialidad y se espera un fallo condenatorio. El oficialismo ha anticipado que saldrá a resistir la decisión de los jueces.

Luis D Elía hizo propio el relato con el que Cristina Fernández de Kirchner pretende enfrentar la decisión de la Justicia y bajo el argumento de que “antes los golpes los daban los militares y ahora los dan los jueces” llamó a cortar las rutas por tiempo indeterminado si condenan a Cristina. Diciembre pinta caliente.

El cristinismo necesita la calle despejada para salir a defender a CFK. Es probable que esto haya precipitado la decisión de una tregua con los piquetes. Todo queda como está, al menos hasta febrero todos seguirán cobrando. Se impone no innovar.

Si la decisión desactivará a las organizaciones de izquierda está por verse. El arreglo fue acordado con las organizaciones que al menos hasta aquí eran afines al jefe de Estado.

El diálogo entre el Presidente y la Vice está absolutamente interrumpido. Los que acceden a la intimidad de Alberto sostienen que “se cansó” y que es presidente de “guapo”. Los kirchneristas están sorprendidos por su actitud. Muchos de sus allegados le recomiendan hablar con Cristina, recuperar puentes, aceptar la conformación de una mesa política como le están pidiendo desde el Instituto Patria pero el hombre resiste.

“El problema de Alberto es cuando cree que los que no son de él, son de él”, dice alguien que lo quiere bien pero considera que no está en condiciones de ejercer la presidencia.

Mientras todo esto pasa Massa camina sobre la gelatina. Este viernes subió a los intendentes de la provincia de Buenos Aires al compromiso de controlar el cumplimiento de los denominados “precios justos”. Recibirán un porcentaje de lo que se recaude en concepto de multa a los incumplidores. Los montos de las sanciones van de los 5 a los 250 millones. La zanahoria del 5% con la que se los tienta no parece entusiasmar a los alcaldes que solo quieren retener sus territorios. Nadie entiende porque tendrían que jugarse la piel en un programa de vuelo corto y dudosos resultados.

“Las próximas elecciones en la provincia de Buenos Aires se resuelven de abajo hacia arriba”, sostiene uno de los más aguerridos. “Se ganan con los intendentes”.

Axel Kicillof no es especialmente querido por muchos de los jefes comunales del peronismo, pero aceptan que vaya por una reelección. Reconocen que es el único de los dirigentes con capacidad de contener el voto de CFK. No es poco. Ella retiene en el conurbano un 40% de intención de voto. Nadie quiere poner en juego ese capital. Todos recalculando. Ni tan cerca que queme ni tan lejos que hiele.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar