Juan Grabois: “Me gustaría ser presidente, por lo menos tengo tres ideas”

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
SPGVQ6AAL5EH3HVZ5Y6J5JVKFI

Juan Grabois estuvo acompañando a Cristina Kirchner en la jornada en que la vicepresidenta fue condenada a 6 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. Su cercanía hacia ella fue motivo suficiente para que considerara que hablar de candidaturas en este día sería “desagradable”. No obstante, el dirigente social dio por sentado que si algún día ocupara la primera magistratura del país, tendría un desempeño mejor que los mostrados por Alberto Fernández y Mauricio Macri.

Luego de conocer el fallo del Tribunal Oral Federal 2, CFK salió a defenderse a través de sus redes sociales y entre tantos mensajes que envió, el de bajarse de cualquier tipo de candidatura en 2023 rompe los esquemas de toda la política argentina que deberá recalibrar sus estrategias proselitistas, si es que la ex presidenta efectivamente cumple con su palabra y no compite el año próximo.

“Hace mucho que no siento esta mezcla de emociones de orgullo y de no entender lo que está pasando”, manifestó Grabois. “El orgullo de que haya alguien capaz de renunciar a algo y que tenga los ovarios que no tiene ningún político de los varoncitos que hay en Argentina para decir ‘yo me la banco, sé lo que represento, me quedo sin fueros y voy a defender mis convicciones’, cuando el 99% de los políticos argentinos hubiesen huido como ratas al lugar número 14 de la lista de diputados de la provincia de no se donde para tener los fueros y no ir en cana. Fue una muestra de valentía. El coraje y la inteligencia de Cristina no se la pueden discutir ni los que la acusan”, agregó el dirigente del Frente Patria Grande y del Movimiento Trabajadores Excluidos (MTE).

“Cristina está diciendo ‘yo renuncio a los fueros’. Lo que Cristina dice, Cristina lo hace, no tiene doble discurso, no es como Lilita (Carrió) que siempre decía ‘el año que viene renuncio a la política’ y siempre encontraba alguna excusa invocando a algún santo para seguir en política”, continuó Grabois, dando por hecho que la Vicepresidenta lejos de especular cumplirá y no será parte de ninguna lista en los comicios del año que viene.

Grabois fue entrevistado en Animales Sueltos (América) donde consideró que sería “medio desagradable hablar de candidaturas” luego que CFK declinara cualquier intención de competir y lo comparó como “repartirse la herencia” de un familiar que acaba de fallecer.

Sin embargo, al ser consultado sobre sus deseos de en algún momento llegar a ser Presidente, afirmó: “Me gustaría”. “Mejor que el que está ahora y que el que estaba antes seguro que lo voy a hacer, por lo menos tengo tres ideas”, agregó entre risas haciendo referencia a Alberto Fernández y Mauricio Macri.

En este marco se categorizó como peronista al definirise “humanista y cristiano” y planteó las propuestas a las cuales apuntaría: “Creo en la unidad latinoamericana, que hay que hacer como la Unión Europea: unificar la moneda, tener un banco central regional, unificar el sistema educativo, los pasaportes y tener el poder suficiente para constituirse en un polo geopolítico que permita que no te aplaste la cabeza el Fondo Monetario Internacional que te mete 45 mil millones de dólares para hacer una fuga de capitales que beneficia a banqueros amigos de sus funcionarios y después te pide que le recortes a los más pobres para que le pagues la deuda chota (sic) que ellos mismos te pusieron”.

Bajando hacia un plano más cercano a la coyuntura actual, volvió a referirse a la polémicas en torno a los planes sociales y señaló que “pensar que los problemas del país” tienen que ver con la asistencia estatal “es querer tapar el sol con la mano”.

En ese sentido, apuntó a la política habitacional y la dificultad de acceder a una vivienda que sufre gran parte del país y sostuvo que “cualquier político que quiera ser presidente tiene que garantizarle a la gente que no tiene techo un lote a pagar a 20 años a un precio muy bajo. En Argentina faltan muchas cosas pero tierra no falta, yo te lo resuelvo en un año”.

Grabois puso nuevamente sobre la mesa su idea de repartir la tierra. ¿Cómo lo haría?: “Comprás los terrenos y si no lo podes comprar con un advenimiento de la otra parte existe -desde que existe la Constitución, no la inventó ni Hugo Chávez ni Fidel Castro- la expropiación. La expropiación es una venta forzada, no una confiscación”.

“La tierra se la comprás a los dueños, que son los que le alquilan a las familias que viven en una tapera sin inodoro. Yo tengo que alimentar al pueblo y si no quieren vender, se la expropio, se la pago y punto, se acabó”, enfatizó y calculó que distribuyendo la tierra para trabajarla se podría además “abaratar un 30% el precio de los alimentos, que es lo que se va en alquileres”. Pero aclaró que su idea solo afectaría al “1% más rico” del país”. “A nadie que no sea del 1%, nadie le va a tocar un pelo, y al que sea del 1% tampoco porque es constitucional”, justificó el dirigente social.

No obstante, aclaró que “en el único lugar” donde no se puede implementar su propuesta es en la Ciudad de Buenos Aires, pero propuso ideas que “se hacen en Suecia, Alemania, Noruega...”. El dirigente criticó que acá “los supuestos hombres del primer mundo como Macri y Espert, que dicen que son super capitalistas, y son como tiranuelos de republiquetas bananeras: piensan como subdesrrollados”, al resistir las ideas que Grabois cita como ejemplo de países europeos.

En ese sentido, contó que en Noruega hay “alquileres públicos” para “cualquier laburante” y que “en Berlín se votó un referéndum para expropiar 200 mil viviendas”. “En Argentina hay empresas que tienen 80 mil, 4 mil, 6 mil departamentos para la especulación inmobiliaria. Hay que garantizarle a la gente que pueda tener un alquiler social y como no hay más suelo urbano hay que distribuir razonablemente una parte para el negocio y otra para la vida; planteamos un sistema que contemple al mercado, al Estado y lo comunitario”, explicó.

Según sus cálculos, hay alrededor de 250 mil departamentos en la Ciudad de Buenos Aires “que no se usan, no se alquilan ni están a la venta, son para especulación inmobiliaria”. Y apunta a quienes tienen más de 50 departamentos para avanzar con esta idea: “Los demás no se tienen que preocupar porque nadie les va a sacar nada”. “La engañan a la gente y una señora con 3 departamentos piensa que va a venir Grabois y los piqueteros.... esto pasa en Berlín, París, Oslo. ¿Usted quiere vivir en París o en una favela? Si no quiere vivir en una favela, deje de votar a estos chantas que dicen que son del primer mundo y lo que hacen es reproducir villas”, contestó frente al rechazo que podría tener su propuesta.

“Los pibes, si no tienen la suerte de tener papá o mamá y heredar, con el sueldo que ganan no se van a poder comprar en la puta vida un departamento porque un monoambiente en la Ciudad vale 70 mil dólares. Nunca en su vida van a tener esa guita y nadie les va a dar crédito y si no se hace una reforma profunda en términos urbanos y habitacionales, ningún hijo de la clase media argentina va a tener un lugarcito donde vivir”, contextualizó el referente de Patria Grande.

Grabois piensa que sus ideas no espantarían inversores y sostiene que “las empresas se van porque esto es un quilombo” y que se quedarían “si hubiera reglas claras y duras”. “El problema, que es lo que no entienden estos subdesarrollados imbéciles que tenemos en la supuesta derecha argentina, es la inestabilidad, que esto va de un lado para el otro todo el tiempo. Cuando no tenes autoridad política, tenes inestabilidad social y económica, obviamente lo único que vas a tener son capitales especulativos que vienen, chorean y se van, que es lo que te puede traer un Macri. Esta gente no puede traer una sola inversión productiva”, describió.

“No hay forma de que haya desarrollo y crecimiento si tenemos esta mafieta que se va a Lago Escondido a pelotudear y conspirar y son los que definen la vida, la libertad y el patrimonio de nuestro pueblo, no hay forma de que nada salga bien”, concluyó haciendo referencia al viaje de jueces, fiscales, funcionarios y empresarios de medios que cobró notoriedad en las últimas jornadas: “Esto no es un problema de Cristina, es un problema de todos los argentinos”, sostuvo.

 

 

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar