Pullaro, con encuestas muy favorables, se perfila como el próximo gobernador

POLÍTICA Por Carlos ZIMERMAN
multimedia.normal.8cbff0ec0bfbc75e.50554c4c41524f5f6e6f726d616c2e77656270

Ya transitamos 2023, el año de las elecciones, un nuevo año electoral, con lo que ello implica en una Argentina en donde los tiempos no son iguales a los de otros países y donde los día pueden parecer años.

Omar Perotti no trajo ni orden ni trajo paz, pero si mucha inseguridad

En Santa Fe el panorama de apoco se va aclarando, la pésima administración de Omar Perotti en la provincia y la no posibilidad de presentarse para un nuevo mandato lo coloca en un lugar incómodo, sin muchas aspiraciones, sin un delfín definido y con una oposición que de a poco va "acomodando los melones" y limando asperezas para que el Frente de Frentes sea una realidad que permita el cambio de color político en una Santa Fe que por ahora padeció a Omar Perotti, siendo la inseguridad el problema más grande que no supo ni quiso resolver quien en su momento prometió paz y orden y nada de ello logro cuando ya transcurrieron más de tres años de una gestión para el olvido.

Maximiliano Pullaro se ve en el horizonte político como el futuro inquilino de la Casa Gris, con una intención de voto superior al de otros aspirantes a ese cargo y con la experiencia de haber ejercido un cargo que lo habilita a hablar con autoridad del tema que más preocupa a los santafesinos y es la seguridad de una provincia atravesada por el narcotráfico. Las encuestas le son favorables y la diferencia con cualquier candidato peronista es marcada como para que las esperanzas se acrecienten día a día. Aún no se sabe cómo se va a dirimir la candidatura a gobernador, pero cualquiera sea la forma, Pullaro saca una luz importante de ventaja sobre el resto de los aspirantes.

Perotti no se resigna a pasar a cuarteles de invierno y de a poco se va alineando con la tropa de Schiaretti, que pretende ser una alternativa a la grita y como les gusta decir a ellos, terminar con ella. La nueva novela impulsada por el gobierno del decadente Alberto Fernández ( juicio a la Corte Suprema), lo encuentra a Perotti en un lugar al que quiso llegar y que está acostumbrado desde hace tantos años. Perotti no apoya el juicio a los máximos referentes judiciales del país, pero tampoco hace declaraciones que marquen concretamente su posición. Mirabella salió en parte como vocero del gobernador y dijo que para Santa Fe no es un tema prioritario, pero tampoco hizo una condena explícita.

Perotti quiere estar en la pelea nacional y cada día se va a apoyar más en Schiaretti, casi un referente al que día a día emula todos los días un poco más. El gran problema de Perotti es que, si pretende algo más que "jugar de atrás", no le salgan a relucir sus serios problemas de gestión y su pésima administración, que algunos no se lo endilgan a su incapacidad, sino a sus inmensos compromisos imprescindibles en su momento para acceder a la gobernación.

Sin duda alguna 2023 va a ser el año del cambio de color político para una Santa Fe que se merece mucho más que un gobernador que solo prometió y nada hizo. ¿Será el año de Pullaro?, tiene gran parte de las fichas compradas, ahora le falta acelerar a fondo en la recta final y que nada ni nadie se interponga en su camino.

Rafaela, 55 años después, sigue teniendo sed y dirigentes políticos poco comprometidos

En Rafaela Luis Castellano no se quiere dar por vencido y aspira a un nuevo mandato más. Una caja apetecible de once mil millones de pesos o más sirve de incentivo para no dejar la "teta" de un Estado municipal que no puede dar las verdaderas soluciones que la ciudad reclama. La falta agua y de cloacas son seguramente los dos grandes problemas de una ciudad estancada en donde tantos años de un mismo color político en el poder juegan en contra.

La inseguridad también está ganando en Rafaela y si bien es una responsabilidad de la provincia, desde el municipio poco y nada se hace al respecto.

Los números de las obras públicas también le juegan en contra a Castellano, con licitaciones un poco vidriosas y cuestionables. Una verdadera y seria auditoría seguramente lo dejaría muy mal parado al intendente.

Electoralmente los pronósticos tampoco son muy halagüeños para Don Luis. Leonardo Viotti es por ahora quien tiene los mejores números y las encuestas que los radicales no quieren por ahora difundir lo coloca en un lugar por demás expectante, con reales y concretas posibilidades de llegar al cargo mayor y ser finalmente en 2023 el próximo intendente de Rafaela.

Un dato no menor y que debe ser tomado en cuenta es que por estos días un acontecimiento histórico sucede en la ciudad, Brenda Vimo, aunque sea en forma interina, ocupa la intendencia de Rafaela, ¡¡Si, una mujer intendenta en esta sociedad machista por excelencia!!

BRENDA VIMO

Por el lado del Departamento Castellanos, la supremacía eterna de Alcides Calvo se ve amenazada por una persona joven y con mucho caudal político por delante. Honesto, trabajador, inteligente y con muchas ganas de hacer las cosas mas equitativas, Gonzalo Aira, el joven y eficiente "primer intendente" de San Vicente,  es quien asoma para destronar a un Calvo que comienza a ser presionado por los suyos y que le puede costar repetir nuevamente. Hay quienes lo quieren ver en la municipalidad de Rafaela y otros van más allá y lo piden para continuar con el legado del perottismo, son los que desconfían profundamente de Mirabella y no quieren saber de nada con otro de los "poetas" de esta política devaluada y decadente.

Gonzalo AIRA

Así están las cosas en este 2023 que recién comienza pero que de a poco va dejando "tela para cortar" en el mundo de la política, una política que va a tener que rendir importantes exámenes si es que quiere que la gente los acompañe y no se terminen diluyendo los triunfos en la apatía electoral que muchos pronostican. 

Te puede interesar