Se desacelera la caída del consumo en los supermercados

ECONOMÍA Por
En mayo, la venta de productos masivos bajó 3,6%, lo que contrasta con el 7% del primer cuatrimestre del año, dice un estudio privado
CONSUMO SUPERMERCADOS

En mayo, el consumo en los supermercados cayó 3,6%, lo que representa una desaceleración con respecto al promedio del primer cuatrimestre del año (-7%). El dato surge del "Indice Nielsen Express", una medición que elabora la consultora homónima y que releva la evolución de las ventas de 73 categorías que conforman la canasta básica, tales como alimentos, bebidas, artículos de tocador y de limpieza.

La tendencia arrancó a mediados del año pasado. Los analistas del sector coinciden en que los súper vienen resistiendo mejor la crisis que almacenes, autoservicios chinos y mayoristas, debido a las insistentes campañas promocionales, un buen surtido de marcas propias y segundas marcas y la implementación de programas de estímulos oficiales al consumo, como "Precios Cuidados" y "Precios Esenciales". Pablo Mandzij, director de Retail de Nielsen, aclara que entre enero y abril, el consumo masivo en general (incluyendo la totalidad de los canales) venía cayendo 14,2%, en promedio.

La fuerte contracción del consumo es consecuencia de la caída del poder adquisitivo de los salarios, la inflación, la suba del dólar y la falta de crédito. En este contexto, los súper recuperaron protagonismo por el boom de ofertas y eventos con descuentos muy agresivos y el lanzamiento de muchos productos con marcas propias, "a precios muy competitivos", subraya Mandzij. El otro factor es la reconversión acelerada de los supermercados.

Semanas atrás, el CEO saliente de Carrefour, Rami Bathieh, explicó que dentro del plan de la cadena francesa para reducir pérdidas en el país, se decidió reducir el surtido de primeras marcas y premium y “pasamos a tener más productos de pymes, regionales y locales más baratos”. Y agregó que en Europa fueron más allá: "La compañía se quiere concentrar en la ventas de alimentos” para tercerizar los otros rubros.

Para Mandzij, el dato de mayo puede continuar a lo largo del año. "Es probable -dijo a Clarín- que esta tendencia continúe, si las actuales condiciones económicas se consolidan", es decir, con un dólar relativamente planchado, una inflación que se mantenga a la baja y con una gradual recuperación del poder de compra de los salarios en función de los acuerdos paritarios cerrados y que se vayan cerrando.

La fuerte contracción del consumo es consecuencia de la caída del poder adquisitivo de los salarios, la inflación, la suba del dólar y la falta de crédito. En este contexto, los súper recuperaron protagonismo por el boom de ofertas y eventos con descuentos muy agresivos y el lanzamiento de muchos productos con marcas propias, "a precios muy competitivos", subraya Mandzij. El otro factor es la reconversión acelerada de los supermercados.

Semanas atrás, el CEO saliente de Carrefour, Rami Bathieh, explicó que dentro del plan de la cadena francesa para reducir pérdidas en el país, se decidió reducir el surtido de primeras marcas y premium y “pasamos a tener más productos de pymes, regionales y locales más baratos”. Y agregó que en Europa fueron más allá: "La compañía se quiere concentrar en la ventas de alimentos” para tercerizar los otros rubros.

Para Mandzij, el dato de mayo puede continuar a lo largo del año. "Es probable -dijo a Clarín- que esta tendencia continúe, si las actuales condiciones económicas se consolidan", es decir, con un dólar relativamente planchado, una inflación que se mantenga a la baja y con una gradual recuperación del poder de compra de los salarios en función de los acuerdos paritarios cerrados y que se vayan cerrando.

 

 

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Damián Kantor

Te puede interesar