Nicolás Dujovne: “La fórmula Macri-Pichetto refuerza la tendencia de la economía”

ECONOMÍA Por
El ministro dice que el candidato a vice otorgará fortaleza política al Gobierno en un contexto donde la actividad repunta lentamente y la inflación seguirá bajando
NICOLÁS DUJOVNE

Nicolás Dujovne conversó con Clarín en la Quinta de Olivos. El ministro de Hacienda respondió sobre la inflación, la recesión, las pymes, el FMI y si Jaime Durán Barba tiene razón al decir que esta economía decepcionó. Además, trazó un balance de la semana que vio caer el dólar 2,1% tras anunciarse que el compañero de fórmula de Mauricio Macri será Miguel Angel Pichetto. Aquí, la charla completa:

-¿Dónde y cómo queda parada la economía tras una semana en la que se conoció la fórmula Macri-Pichetto y bajaron el dólar, el riesgo país y la inflación?

-- La economía arrastraba una tendencia a la mejora. En septiembre empezó un proceso fuerte de ordenamiento que definió nuevas políticas monetaria y fiscal. Empezamos a bajar la inflación pero sufrimos un traspié en marzo. En abril retornó a la baja, al igual que mayo. En junio continuará y así en el año. En materia de actividad, la economía tocó piso en noviembre y diciembre-enero-febrero fueron meses de recuperación. En marzo hubo un retroceso transitorio por la aceleración de la inflación. En abril y mayo volvió la expansión mes a mes. Esto mejorará lentamente. Dentro de esta película, se sumó una visión de más fortaleza política.

-¿Hay efecto Pichetto?

-- La fórmula Macri-Pichetto reforzó la tendencia de una economía que se recupera gradualmente, con la inflación bajando y el salario real que ganó terreno en mayo. Esta percepción de que nos fortalecimos políticamente, favorece la recuperación.

- Usted señala como “transitorio” lo que ocurrió con la inflación y la caída de la actividad en marzo, ¿por qué no volvería a ocurrir otra vez?

-- Ni la baja de la inflación ni la recuperación de la actividad son procesos lineales. Son tendencias. Pero hay motivos claros para confiar que esto tiene raíces sólidas. La política monetaria es muy dura, el tipo de cambio real muy competitivo, la política fiscal actúa como ancla antiinflacionaria y los precios de servicios públicos están prácticamente en equilibrio. Están los condimentos servidos como para que la inflación siga bajando. Además, con el dólar más competitivo las exportaciones tendrán el mejor desempeño anual desde que empezaron a caer los commodities en 2011-2012. Este año las ventas al exterior probablemente crezcan arriba del 10% y en los próximos meses veremos subas a tasas de dos dígitos.

-¿Por qué no se ve todavía el alza en las exportaciones?

--Porque venimos de un año de sequía y no había resto de materia prima. Con la nueva cosecha y el resto de las ventas al exterior veremos un crecimiento de las exportaciones como no hubo desde 2011.

-¿Dónde más ve mejoras?

-- El comercio exterior es el principal motor de crecimiento de la economía. En los próximos meses se sumará el consumo, a partir de la baja de la inflación y de la recuperación del salario real. La inversión será el componente que más tardará en arrancar debido a los niveles altos tanto de la capacidad ociosa industrial como de las tasas de interés.

-¿Habrá medidas para el bolsillo?

--Estamos en el período del año donde empiezan a verse los salarios nuevos y eso genera una película que no vimos hasta ahora. Por otro lado, los créditos de ANSeS y Ahora 12 colaboran a la recuperación del consumo.

-Se anunció que ANSeS entregaría unos $ 124.000 millones de créditos. En 2017, de cara a las elecciones, dieron $ 35.000 millones en dos meses. ¿Habrá algo similar este año?

--Al día de hoy se entregaron más de $25.000 millones. En 2017 los créditos que otorgó ANSeS se concentraron en menos meses y esta vez están más extendidos a lo largo del período.

-¿Habrá medidas para bajar tasas?

--El Ministerio de la Producción permanentemente trabaja en programas dirigidos a las pymes y eso nunca se detuvo. Nosotros pensamos que un gran motor de la recuperación de las pymes y de las empresas en general es sostener un tipo de cambio muy competitivo para permitir una salida exportadora y, por otro lado, la baja de la inflación que habilite la recuperación del consumo.

-Muchos señalan que en lo que va del año el dólar se atrasó respecto del resto de los precios, lo cual es cierto. ¿Es una estrategia electoral?

--De ninguna manera. Es un error creer que los Bancos Centrales vayan a defender el tipo de cambio más devaluado de una serie histórica. Por otro lado, cuando mejora la confianza, el peso tiende a apreciarse.

-¿Sandleris se está animando a bajar las tasas? ¿es sostenible?

Si las tasas nominales no bajan cuando lo hace la inflación, aumentarían lo que se llaman las tasas reales. Lo veo como un proceso normal.

-¿Cumplirán con el déficit cero? El REM, promedio de pronósticos de consultoras, estima que no lo harán. Encima subieron la tasa estadística.

--No tenemos ninguna duda de que vamos a cumplir nuestras metas fiscales. Los resultados de mayo-junio van a ser muy buenos en términos fiscales primarios y ahí no quedarán dudas de que no tendremos problemas para cumplir con la meta anual.

-¿Qué explica la mejora fiscal?

--Por un lado, un buen anticipo de la recaudación de Ganancias. Por otro, somos efectivos en el control del aumento del gasto público que sube menos que el crecimiento de los ingresos. Sin tener en cuenta la inflación, el gasto exhibirá este año una caída cercana a 9%, como en 2018. El primer mandato del presidente Macri registrará una baja del gasto primario consolidado de 42% del PBI a 37% del PBI.

-¿Esta economía es compatible para ganar las elecciones?

--Creo que sí porque lo que hay que mirar es la dinámica. Construimos la economía que permitirá a la Argentina crecer sostenidamente por muchos años, tener un tipo de cambio competitivo, un superávit primario e incluso, dentro de unos años, superávit fiscal computando el pago de intereses de la deuda. Este año retomamos el superávit primario como no ocurría desde 2011.

-¿Pero cómo convence a quien no ha visto mejoras en su economía?

--Entiendo las dudas de los argentinos. Pero no es una novedad ver nuestra economía no creciendo cuando, junto al Congo, hemos sido el país que vivió más tiempo en recesión. En cambio sí es una novedad ver un gobierno que ataca los problemas de raíz. Una buena manera de ejemplificar lo que estamos haciendo es lo que ocurrió en la ciudad de Buenos Aires. En los primeros cuatro años de gestión de Macri se hicieron obras que plantaron los cimientos de lo que vimos después.

-La comparación Nación-Ciudad no es equivalente ni relevante en términos macroeconómicos

--Es una comparación entre el presente y el pasado. A la Argentina no le ha ido bien en el pasado...

-Tampoco bien en estos cuatro años

--Podría decirse eso, por supuesto. Pero si uno mira el primer trimestre de 2018, cuando el PBI crecía al 4% y la inversión al 18%, queremos volver ahí y en mejor forma estructural.

- Sandleris dijo que están los dólares suficientes para pasar las elecciones sin ‘sorpresas’. ¿Coincide?

-- Sí, hay dólares suficientes. Hace varios meses muchos analistas hubieran situado la incertidumbre para este momento y no la vemos. En 2018 teníamos un déficit de cuenta corriente de 5 puntos del producto. Ese déficit bajó a 1,5% del PBI. Y si miramos la cuenta corriente en base caja ya hay superávit. Argentina genera dólares hoy. Contamos con US$ 20.000 millones más que el año pasado y con un Banco Central con reservas y capacidad de intervención.

- ¿Pero no fue la flexibilización del FMI lo que logró esta estabilidad?

-- No, es la reversión del déficit externo y esta política monetaria. En 2018 el BCRA intervenía y no fue obstáculo para que el peso se deprecie.

- ¿O sea le quita rol al cambio del FMI para habilitar a Sandleris a vender dólares?

- Sin duda que permitió bajar la volatilidad. Pero las barreras principales de defensa de nuestra economía son las que dije: bajar déficit externo y política monetaria del BCRA.

-¿Qué tiene que ocurrir para que el Gobierno tenga mas herramientas para bajar la inflación en el tiempo y de manera sostenible? Sandleris habló esta semana de indexación e inercia.

--Vamos a ver una baja importante de inflación en los próximos meses. Será bastante marcada esa caída y vamos a tomar real conciencia del enorme impacto que tiene las políticas monetaria y fiscal que llevamos adelante.

Muchos señalan que para bajar más la inflación hacen falta reformas en el gasto público, hoy muy indexado a la evolución de los precios y que entonces propaga más los aumentos generales. Y que para ello haya que esperar a reformas de fondo en el próximo mandato.

--Creo que será la profundización de lo que estamos haciendo lo que llevará a una inflación más baja. Cuando asumió Macri el déficit fiscal era 8 puntos del PBI, teniendo en cuenta la Nación, provincias, pagos de intereses, etc. A fin de este año será 3,2% del PBI. Esto es una mejora de cinco puntos y no hay financiamiento monetario del Banco Central al Tesoro. Esto generará una baja en la tasa de inflación. Si bien hay comportamientos inerciales e indexación, la baja de la inflación será marcada.

--¿Cómo se imagina la relación con el FMI en la etapa 2019-2023? Hay candidatos que se expresaron a favor de renegociar el acuerdo

--Son expresiones que parten de cierta incomprensión de cómo funciona el programa. Argentina tiene desembolsos netos positivos con el FMI en 2020. El repago arranca en 2021 y como para entonces el país estará cerca del equilibrio financiero, es probable que con el financiamiento del mercado podamos pagarle al FMI sin tener un programa nuevo. Pero de ser necesario, y si Argentina quisiera reducir el tamaño de los montos que hay que devolverle al FMI, puede buscar un programa nuevo que contemple desembolsos que cubran parte de esos vencimientos. No se trata de renegociar un acuerdo sino de pensar si en 2021 será necesario tener un plan que provea parte de los fondos que haya que devolverle al FMI. Pero eso es para la próxima etapa.

-¿Un Plan de Facilidades Extendidas?

--Podría ser.

-Volver al FMI sirvió para fondear al Tesoro. Pero las empresas y pymes no se vieren beneficiadas con el acceso al mercado, ¿qué pasó?

-- En mi opinión este año está muy contaminado por el riesgo político. Argentina se debate entre cómo lograr una economía sana o volver al pasado y destruir la inversión privada. Es lógico que las tasas de interés para el Gobierno y los privados sean altas. Pero una vez que Macri sea reelecto estamos convencidos que el costo del dinero volverá a bajar.

-Lagarde admitió que subestimó la crisis argentina, ¿piensa que lo dijo porque la inflación no bajó más rápido o fue una autocrítica por diseñar un plan donde el Banco Central no podía intervenir en una zona?

--No lo conversé con la gente del Fondo. Pero la variable que ha tenido un desempeño distinto al esperado ha sido la inflación. En el resto las proyecciones no han diferido demasiado.

-Durán Barba dijo que las elecciones iban a ser complicadas por la economía y que Macri “decepcionó” en lo económico. ¿Comparte? ¿Macri decepcionó con la economía?

--No. Creo que en el momento de inicio de la gestión del presidente Macri se formaron expectativas muy exageradas acerca de cómo se podían corregir los desequilibrios que eran enormes y a la vez crecer. Si el mundo nos hubiera ayudado y el clima también, tal vez podríamos haber satisfecho esas expectativas tan optimistas. Creo que hay que reconocer este mandato como un período de cuatro años en los que la Argentina logró corregir buena parte de los desequilibrios gigantescos que se montaron durante el kirchnerismo. Repito, cuando Macri asumió el déficit fiscal total era 8% del PBI y a fin de año 3,2%. No hay un manual escrito acerca de cómo se sale del populismo y hubo que ir encontrando los caminos.

-¿Fue un error no haber explicitado más esa herencia?

--[Hace una pausa y piensa la respuesta] Estamos hablando de un tema comunicacional que no es mi especialidad. Pero sí creo que salir de esto no era fácil y tenían que darse muchas condiciones a la vez para haber evitado lo que pasamos en 2018.

-¿No fue contradictorio que usted, el ministro Paulo Guedes y Jair Bolsonaro hablaran el otro día que Argentina y Brasil trabajaban en un proyecto de moneda única mientras el Banco Central de Brasil salió a desmentir esa versión?

-- No. El Banco Central de Brasil aclaró que ellos no hicieron un trabajo técnico. Lo que sí hay es una decisión política y agenda de ambos países.

 

 

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Ezequiel Burgo

Te puede interesar