Allasino en la mira

Luego del escándalo del año pasado y de haber sido "retado" por sus superiores, el histriónico e irascible funcionario viene por la revancha a Rafaela, más allá de no tener rol formal en el armado del festival
hoy

"Lo del año pasado todavía lo tengo atragantado, Castellano fue un verdadero pelotudo y quién quedó para la mierda fui yo, pero la vida te da revancha y este año van a tener una sorpresa, te lo aseguro", palabras más, palabras menos, fue lo que Marcelo Allasino le dijo a un estrecho colaborador días pasados en el bar Cyrano de nuestra ciudad, recostado en uno de los sillones del tradicional bar.

Allasino quedó muy golpeado el año pasado, la polémica obra fue de su exclusiva responsabilidad y Rafaela fue noticia en todo el país pero por algo para nada positivo según las propias palabras del Intendente Castellano y de algunos políticos que sintieron que el nombre de la ciudad se había ensuciado y se había agraviado a la figura del líder máximo de la iglesia católica.

La programación este año fue literalmente "intervenida" por la administración Castellano, quién recibió ordenes directas del Gobernador electo Omar Perotti: "Tené cuidado con el festival, más que nunca vamos a estar siendo mirados por el país cultural y Allasino es un arma de doble filo, vas a tener que controlar todo, no solo la obras, la calle también, te van a querer hacer pagar las facturas que él pago por idiota", con esas palabras, Perotti, hombre de muchas batallas le advirtió a Castellano.

Perotti dio en la tecla, Allasino sabe que no solo la cosa pasa por lo teatros y las obras, que en la calle también se genera mucho y es ahí en donde va a querer poner su sello, su impronta y tomarse revancha.

Allasino como ya dijimos es histriónico, si fuera una mujer podríamos decir que es como esas vedettes que en la década del ochenta concurrían al programa de Mirtha Legrand y se peleaban por un lugar en el cartel y el año pasado no solo que quedó herido, sino que fue maltratado por sus superiores, dolor que aun perdura, por lo que la estocada puede venir en cualquier momento y en el lugar menos pensado.

Los espectáculos callejeros son difíciles de controlar, quizá sea ese el lugar elegido por Allasino para tomarse la revancha que viene maquinando desde el año pasado.

Castellano ya tomo recaudos, pero es imposible controlar todo, ojala este año Rafaela sea noticia por la calidad del festival y no por las disputas de poder.

Daniel MAKENA

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar