Falleció Amado Aristeres Raspo, "un hombre de bien"

LOCALES Por
Con la muerte de Amado Raspo se va una persona integra, cabal y por sobre todo un luchador incansable, que supo cultivar la amistad y la hombría de bien. Una de esas personas imprescindibles que toda sociedad necesita
hoy

Amado Raspo Nació en San Guillermo, el 4 de octubre de 1930, siendo el único hijo de María Stella Paccioretti y José Raspo. 

Cuando era niño falleció su padre y entonces su madre decidió volver a su Colonia Bicha natal, donde Amado cursó hasta tercer grado en la escuela, teniendo como maestro a José Giuliani. Después se radicaron en nuestra ciudad en una casa de pensión para estudiantes. “Mi madre laburó como una condenada”, graficó en una entrevista brindada al Diario La Opinión, mostrando admiración por su progenitora. 

Terminó la primaria (en ese momento era hasta 6to. grado) en la escuela Mitre. Su maestra fue Carmen Pérez de Martínez y el director era Mario Bonino. “Cuando finalicé, Bonino habló con mi mamá para que siguiera estudiando porque me habrá visto condiciones”, agregó en esa entrevista. 

Así ingresó al entonces Colegio Nacional (actualmente EEM Nº 428 Luisa R. de Barreiro), habiendo egresado como bachiller en 1947 y fue la última promoción que cursó en el viejo edificio de bulevar Santa Fe y Constitución.

Posteriormente empezó a trabajar en la Escribanía de José Ambrosio Berzero durante 10 años en la esquina de 25 de Mayo y Maipú. Paralelamente inició los estudios en forma libre de escribano, primero en Santa Fe y los culminó en Córdoba en 1960. 

Luego se fue a trabajar a la escribanía de Oscar Chiapero en Humberto I como adscripto por el término de 10 años. 
“En 1975 por ley le dieron el registro en Rafaela .

Se casó con Edith Ruzicka “para siempre”, como le gustaba decir
De este matrimonio nacieron dos hijos Daniel (es ingeniero) y Susana (profesora en Ciencias de la Educación). y nietos a los que disfruto hasta su partida

Más allá de su profesión, Amado Raspo Jugó al basquet en el Club Atlético Independiente de Rafaela en el recordado equipo glorioso formado por los hermanos Carlos y Julio Colucci, Néstor Gallardo, David Almada y Francisco Guadagno. “Yo era suplente y el DT era Carlos Robledo”, aclara. 
En una oportunidad jugaron en el torneo Preparación en la ciudad de Santa Fe y ganaron cinco partidos, incluido a Gimnasia y Esgrima considerado como “histórico”. 

Raspo fue un ferviente Sanmartiniano, siendo integrante muy activo de la Asociación Cultural Sanmartiniana de Rafaela.

También supo cultivar la amistad siendo un asiduo concurrente al ex café La Gloria y todas las mañanas se reunía con su grupo infaltable de amigos, entre los que estaban los desaparecidos David Corach y Roberto Mathieu, "«la amistad no se compra en el supermercado, hay que ganarla»”, era su frase de cabecera cuando de vínculos amistosos se refería.

Una partida que se va a notar, se lo va a extrañar Don AMADO RASPO

Con información de La Opinión 

Te puede interesar