Londres libera al petrolero iraní retenido en Gibraltar pese a la oposición de EE UU

INTERNACIONALES Por
Washington intenta hasta el último minuto que el buque siga bloqueado en el Estrecho
1565866517_819775_1565870101_noticia_normal

El Reino Unido ha dado este jueves luz verde a la liberación del petrolero iraní Grace 1, retenido en el estrecho de Gibraltar desde el pasado 4 de julio, pese a un intento de última hora por parte de Washington para bloquear su salida. Con esta medida, que aún tiene que materializarse, Londres da un paso para desescalar la crisis de los petroleros con Irán, a la espera de que la república islámica libere al buque británico Stena Impero, al que la Guardia Revolucionaria capturó como represalia en el estrecho de Ormuz el pasado 19 de julio.


La Corte Suprema de Gibraltar ha acordado esta tarde la liberación del petrolero, a pesar de que por la mañana se había anunciado que el Departamento de Justicia de EE UU había presentado una demanda para que se impidiera su salida. “El buque ya no está detenido”, dijo el presidente de la Corte, el juez Anthony Dudley, quien matizó que la demanda de Washington no se había presentado formalmente.


El buque fue detenido el 4 de julio por la policía gibraltareña, apoyada por marines británicos, después de que Washington informara a Londres de que el destino de sus 2,1 millones de barriles era la refinería siria de Baniyas. En aplicación del reglamento de la UE sobre sanciones al régimen sirio, el Gobierno gibraltareño pidió a la Corte de la colonia la detención del buque, que posteriormente se prolongó por un plazo de 30 días, que concluía mañana. La Corte gibraltareña debía decidir este jueves si dictaba una prórroga, pero el Gobierno de Fabian Picardo, a quien Londres ha querido dar todo el protagonismo en esta crisis, optó por retirar la designación del Grace 1 como sospechoso de vulnerar el embargo de petróleo a Siria.


Según explicó ayer el propio Picardo, el pasado día 13 recibió garantías de Irán de que, tras ser liberado, el petrolero no se dirigiría a Siria. “A la luz de las garantías que hemos recibido, ya no existen motivos razonables para la detención continuada del Grace 1”, concluyó.

La liberación del buque fue objeto de arduas negociaciones y vino precedida de signos de distensión. El pasado martes, un directivo de la autoridad portuaria iraní, Jalil Eslami, reveló que se había producido un intercambio de documentos entre Londres y Teherán. “Espero que este problema se resuelva en un futuro próximo”, declaró a la agencia estatal Irna. En la mañana de este jueves, la justicia gibraltareña liberó al capitán del buque y a tres tripulantes que estaban en libertad bajo fianza.

Demanda de Washington

Sin embargo, el anuncio de que el Departamento de Justicia de EE UU había presentado una demanda para que se bloqueara la salida del petrolero, en virtud del acuerdo de asistencia legal mutua, y el aplazamiento hasta la tarde de la vista para decidir su liberación produjo un nuevo sobresalto. Picardo confirmó la demanda de Washington, pero indicó que se tramitará con un procedimiento separado y será examinada de “manera objetiva y legal” por las autoridades judiciales.

Por la tarde, la demanda de Washington aún no se había formalizado y la Corte optó por levantar la orden de detención. No se conoce el contenido de la demanda de EE UU, pero el embargo que Washington ha impuesto a Irán no se aplica en la UE, por lo que es difícil que pueda prosperar sobre esta base.

El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, criticó el intento de última hora de Washington de bloquear la liberación del petrolero. “Esta tentativa de piratería muestra el nivel de desprecio que tiene la Administración Trump por la ley”, escribió en su cuenta de Twitter, donde acusó a EE UU de intentar “abusar del sistema judicial y robar bienes [iraníes] en alta mar”.

Un portavoz del Foreign Office aseguró haber “recibido garantías de que el Grace 1 no se dirigirá a Siria” e instó a Irán a cumplirlas. Tras subrayar que el Reino Unido no permitirá que Teherán burle las sanciones al régimen de Bachar el Asad, el mismo portavoz agregó que “no hay comparación o vínculo entre la inaceptable e ilegal captura, e incluso los ataques, a buques comerciales en el estrecho de Ormuz y la aplicación de las sanciones de la UE por parte del Gobierno de Gibraltar”. Es decir, que en contra de todas las apariencias no se ha acordado un intercambio del Grace 1 por el Stena Impero, aún retenido por Teherán.

Fuente: El País

Te puede interesar