Lo ahorcaron y le sacaron los dientes por violador

POLICIALES Por
El hombre dejó de ser visto luego de que su ex mujer lo implicara en el abuso de su hija, descendiente de un policía. A los 40 días, lo encontraron colgado del cuello, torturado y sin dientes en la casa de su vecino
hoy

El pasado 31 de julio, Gerónimo Rosales, de 34 años, apareció ahorcado con un cinturón a los 41 días de su desaparición en el Barrio Montemar, de la localidad bonaerense de San Miguel del Monte. Si bien la familia de la víctima considera que se trató de tortura seguida de homicido, desde la policía afirman que el hombre, que había sido denunciado por su pareja por presunto abuso sexual a su hijastra, se habría suicidado. El padre de la chiquita supuestamente ultrajada es oficial de la fuerza de seguridad provincial.

En diálogo exclusivo con crónica.com.ar, su hermana, María de los Ángeles Rosales, de 38 años, reveló que el hombre fue visto por última vez el 21 de junio de este año, día en que su ex pareja, Luz Soprani, de 36 años, lo denunciara ante la Comisaría de Monte por abusar sexualmente de su hijastra menor de edad. 

"La ex esposa de mi hermano se enteró de que Soprani, con quien Gerónimo convivía desde hace un año y siete meses, lo había acusado de violar a su hijita. Y cuando ella le contó, se cree que él fue a su domicilio, pero nunca más lo vieron", relató Rosales. 

Ese mismo día, María de los Ángeles se dirigió a la vivienda de su hermano y comprobó que "todas sus pertenencias se encontraban allí". Por tanto, inició una investigación en la Fiscalía por "averiguación de paradero".


"Durante esos 40 días, mi otro hermano, mi marido y yo nos encargamos de buscarlo, pero no recibíamos ayuda de la Policía. De hecho, una vez nos llevaron en el patrullero a dar una vuelta por la laguna y por la plaza, como si lo fuéramos a encontrar tomando mate", reveló a Crónica. 

La hermana de la víctima considera que "nunca hicieron nada por buscarlo" porque el padre de la nena a quien Rosales habría abusado, Héctor Pintos, es miembro de la fuerza policial de Monte, cuya dependencia fue descabezada luego de la llamada "tragedia de San Miguel del Monte", ocurrida en mayo último. 

Gerónimo apareció muerto, colgado con un cinturón en el patio trasero de su vecino, en la calle Río Negro 272, Barrio Montemar.


"Lo único que divide esas casas es una cerca de plantas de laurel, por lo que si el cuerpo hubiese estado ahí todos estos días que la Policía dice, por lo menos, se hubiera sentido olor", expresó su hermana, quien presume que "plantaron" el cadáver" en ese lugar.

Además, María de los Ángeles aseguró que el cadáver se encontraba "desdentado y torturado" y "con ropa presetada, una billetera que no le pertenecía y su DNI, el cual tenían guardado en la Fiscalía". "Cuando finalmente la Policía avisó que hallaron el cuerpo, no dieron aviso a nuestra familia, ni tomaron las huellas", reveló.

"También dicen que el cuerpo estuvo ahí desde el primer día y que se suicidó. Pero si es así, estamos ante un caso de inoperencia de los oficiales implicados en la búsqueda", manifestó Rosales. 


El cadáver presentaba moretones y le faltaban dientes. 
Por otro lado, Crónica obtuvo acceso al parte oficial radicado en la Estación de la Policía Comunal de San Miguel del Monte, caratulado como "Averiguación de Causales de Muerte", que establece que el cuerpo apareció "donde se encuentra el tanque de agua" de su casa y que "no presenta a simple vista lesión alguna". 

En la versión policial, se detalló que junto al cadáver, se incautó "del bolsillo delantero derecho del pantalón una billetera tipo cuerina de color beige, conteniendo la suma de $ 9000, tarjetas y el DNI a nombre de Gerónimo Javier Rosales". Y, confirmaron el traslado del cuerpo a la Morgue Judicial La Plata para su correspondiente operación de autopsia.

La familia de Rosales, por su parte, pidió hacer el reconocimiento del cuerpo en la morgue pero les negaron la entrada y luego, misteriosamente, se filtraron fotos del cadáver en redes sociales. 


Fue entonces que María de los Ángeles y su hermano, a través de su representante letrado, presentaron una denuncia en Asuntos Internos por el accionar de la fuerza policial durante todo el proceso de búsqueda por haber faltado "a las normas de la 13.982 y al código de conducta para los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley". Desde el Ministerio de Seguridad confirmaron el proceso iniciado a raíz de la presentación del abogado de Rosales.

Fuente: Cronica
 

Te puede interesar