Tras las PASO, Claudio Bonadio investiga el Paseo del Bajo, una obra clave del macrismo

POLÍTICA Por
El juez pidió a Autopistas Urbanas que le entregue documentación sobre la licitación. Avanza en la investigación sobre cómo se licitó.
CLAUDIO BONADIO

A dos semanas de las PASO, el juez Claudio Bonadio que investiga presuntas irregularidades en la adjudicación de la obra del Paseo del Bajo, le pidió a la empresa Autopistas Urbanas que le entregue documentación sobre licitación del proyecto. El magistrado emitió una orden de presentación que es el paso previo a un allanamiento para que voluntariamente la compañía cuyo principal accionista es la Ciudad de Buenos Aires aporte la información.

La decisión de Bonadio de avanzar en una obra clave para el macrismo se conoció a dos semanas de las PASO en las que se impuso Alberto Fernández y justo cuando en la Justicia se vive un clima de reacomodamiento a los resultados electorales. El miércoles hubo dos hechos que hicieron crecer las sospechas del timing judicial a los nuevos tiempos políticos. La Sala II de la Cámara Federal que integran Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia anularon los procesamientos contra Julio De Vido, Roberto Baratta y Ricardo Jaime en la causa que investiga pago de coimas en el soterramiento del Sarmiento y además avalaron la investigación sobre el Correo Argentino, un expediente que complica al presidente Mauricio Macri y su familia que gestionó esa empresa.

La causa del Paseo del Bajo que ahora Bonadio empieza a activar se inició tras una denuncia de la presidenta de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires, Cecilia Rattagan ante la Procuraduría de Investigaciones Administrativas que encabeza Sergio Rodríguez. Con esa denuncia Rodríguez se presentó en la justicia federal para que se investigue la licitación y denunció a los gobiernos de Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta por el supuesto direccionamiento del principal tramo de la licitación que fue adjudicada a la empresa IECSA, en ese entonces en manos de Ángelo Calcaterra, el primo del Presidente.

Según la denuncia, IECSA fue beneficiada con el tramo más caro de la obra, la trinchera por donde circulan los camiones. Por ese trabajo se habían presupuestado 4.480 millones de pesos, pero la empresa lo cotizo en 3.180 millones de pesos y se quedó con la obra. IECSA luego fue vendida a Marcelo Mindlin, otro empresario cercano a Macri con negocios en el sector energético.

El expediente en principio había recaído en el juzgado del juez Sebastián Casanello, pero como Bonadio tenía una denuncia similar absorbió la causa. Además de Macri y Larreta, en la investigación están denunciados el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich; el ministro de Desarrollo Urbano, Franco Mocchia; el presidente y la Jefe de Compras de Autopistas Urbanas Carlos Frugoni y Natalia Bustos, entre otros.

La información que solicitó Bonadio - que investiga el caso junto a la fiscal Alejandra Mangano- apunta a los sobres con las ofertas económicas de las compañías que participaron de la licitación. Eran datos que aún no había conseguido al Justicia.

La sospecha es por el modo en que se armó la licitación. las empresas que participaban y ganaban un tramo de la obra -estaba dividida en tres partes, A,B y C- no podían participar en los otros. Así, la que se adjudicaba el primero quedaba eliminada para los posteriores. Con esa metodología, cree la Justicia, se fue beneficiando IECSA que llegó al tercer tramo -el C y más caro- y ganó con una oferta que fue más baja al presupuesto inicial.

El Paseo del Bajo es una obra emblema del macrismo. Se inauguró en plena campaña y modificó una parte sustancial de la Ciudad. Entre los beneficios, logró agilizar el tránsito en el centro porteño. 

 

 

Con inforamción de www.clarin.com

Te puede interesar