Alberto Fernández: “Déjense de embromar con los demonios de La Cámpora, sólo quieren un país mejor”

POLÍTICA Por
El candidato presidencial del Frente de Todos aseguró que Wado de Pedro participó de su encuentro con el dueño de Mercado Libre porque es amigo del empresario.
ALBERTO FERNÁNDEZ

El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, pidió este sábado que se dejen de "embromar" con la "historia de los demonios de La Cámpora", y aseguró que los dirigentes de esa agrupación son "gente que, como todos los argentinos, quieren vivir en un país mejor".

"Hoy leía una nota sobre los 'peligros de Alberto con La Cámpora'. Esta historia de los demonios de La Cámpora... déjense de embromar. Es gente que, como todos los argentinos, quieren vivir en un mejor país, solamente eso", dijo Fernández, en referencia a un artículo del diario La Nación sobre el encuentro que mantuvo días atrás con el dueño de Mercado Libre, Marcos Galperín, del que también participó el camporista Eduardo "Wado" De Pedro.

"Justamente Galperín vino porque es amigo de Wado. Así se generan climas y se le hace mucho daño a la Argentina. Tenemos que terminar con esta Argentina que miente", sentenció Fernández.

En diálogo con Radio 10 desde España, adonde viajó para dar una clase en la Universidad Camilo José Cela, el compañero de fórmula de Cristina Kirchner también desmintió haber planteado que "no tiene sentido tener petróleo si las multinacionales se lo llevan", como había trascendido en las últimas horas.

"Lo que dije es que es importante para un país petrolero desarrollar tecnología, porque si no termina dependiendo de las multinacionales. Ojalá pudiéramos explotar Vaca Muerta con tecnología argentina, pero hoy no la tenemos. Esto no va en desmedro de las multinacionales, a las que necesitamos para seguir desarrollándonos. Transformaron esa idea para decir que Alberto está en contra de las multinacionales del petróleo. Eso es muy dañino", afirmó.

La crisis y el modelo portugués

Consultado sobre su viaje a Europa, Fernández dijo que los dirigentes españoles y portugueses con los que se reunió "son conscientes de la crisis de la Argentina" y "se dan cuenta de que en nosotros (por el Frente de Todos) puede haber una solución al problema y no una profundización de la crisis".

"Se encuentran con gente razonable que habla el idioma que habla el mundo. Fue un viaje formidable y sólo guardo gratitud. Me he llevado un apoyo y un deseo de trabajar juntos enorme", agregó, respecto a sus encuentros con el presidente Pedro Sánchez, el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero y con los principales empresarios españoles con intereses en la Argentina.

Sobre su reunión con el socialista António Costa, el primer ministro de Portugal, al que calificó como "carismático y afectuoso", Alberto hizo hincapié en el modelo que llevó a ese país a enfrentar la crisis de endeudamiento.

"Portugal es un país de la Unión Europea y eso es una ventaja que no tenemos, porque Europa es siempre un garante de cualquier proceso de transformación. ¿Cuál fue el mérito de Costa? Plantarse frente a la conducción política de la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, que le pidieron ajuste, más ajuste, más ajuste, algo parecido a lo que hicieron en la Argentina. Pensaron que vía un enorme deterioro de los ingresos, Portugal iba a levantar. Pero Costa planteó que deprimiendo el salario se iba a deprimir el consumo y lo que necesitaba Portugal era volver a producir", señaló.

Por eso, contó Fernández, Costa "le puso plata en el bolsillo a la gente, para que vuelvan a consumir y vuelvan a levantar la producción, y así lo hicieron".

"Al escuchar eso era como estar reviviendo lo que hicimos con Néstor (Kirchner) en 2003. Impulsamos el consumo, pusimos al Estado a desarrollar obra pública para dar trabajo. Es muy interesante sentir que la política de uno está avalada por una experiencia llevada a cabo en el mundo central y preservando sus lógicas, es decir, siendo muy estrictos con las cuentas fiscales. Es exactamente lo que hicimos. En 130 años de historia argentina hubo solo 5 años consecutivos de superávit fiscal y fueron los años en los que fui jefe de Gabinete".

Y cerró, en esa línea: "No es verdad que la economía exija solo ajuste para condenar a la marginalidad a millones de personas. La mejor forma es que los que inviertan ganen con su inversión y den trabajo. No existe un capitalismo donde no haya demanda. Por plantear esto nos decían que éramos unos locos kirchneristas. Bueno, ahí tienen a los socialistas portugueses o españoles diciendo lo mismo, con resultados".

 

 

Con información de www.clarin.com

Te puede interesar