Reunión a puerta cerrada entre un enviado del Papa y Hugo y Pablo Moyano: pobreza y justicia social en la agenda

POLÍTICA Por
Del encuentro con monseñor Marcelo Sánchez Sorondo participaron representantes sindicales de la agrupación 21F, la multisectorial que impulsa Camioneros
Pastoral-Social-y-Sindicatos-7

Un enviado del Papa Francisco a la Argentina, monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, se reunió a puerta cerrada con los sindicalistas Hugo y Pablo Moyano. Fue durante el mediodía de ayer sábado en la biblioteca de la sede del gremio de Camioneros ubicada en Parque Chacabuco. 

Del encuentro también participaron representantes sindicales de la agrupación 21F, la multisectorial impulsada por los Moyano junto a, entre otros, al secretario general del gremio bancario, Sergio Palazzo, y el coordinador nacional de ese movimiento, Gustavo Vera, titular de La Alameda. En la charla se expusieron temas que son prioritarios en la agenda vaticana: la pobreza y el trabajo –dos problemas que cruza a nuestro país- , el cambio climático, las nuevas formas de esclavitud, el problema de las migraciones, la cultura del descarte; y soluciones justas, inclusivas y sustentables para estos dramas mundiales.

Durante el evento, el arzobispo recordó las palabras pronunciadas por Jorge Bergoglio el pasado 11 de mayo sobre "el respeto al medio ambiente, la acogida de la vida, el cuidado de la familia, la igualdad social, la dignidad de los trabajadores y los derechos de las generaciones futuras"; una proclama que ya es conocida como "la economía de Francisco".

Las fotos del canciller de la Academia de Ciencias y Ciencias Sociales del Vaticano, junto a una de las corrientes sindicales con ascendente en el kirchnerismo, y obviamente alineada a Alberto Fernández, son potentes, máxime en momentos en que las organizaciones sociales salieron a las calles para reclamar por la "urgencia alimentaria", y en coincidencia con la media sanción que la Cámara de Diputados le dio a la prórroga de la Emergencia Alimentaria -dispuesta por el decreto del Poder Ejecutivo Nacional 108/2002- hasta el 31 de diciembre de 2022. 

La medida fue impulsada por el diputado Leonardo Grosso, un hombre del Movimiento Evita, cuya cabeza visible es Emilio Pérsico, otro de los dirigentes sociales más cercanos al candidato a presidente del Frente de Todos. 

"¿Y de política y de la situación social del país no habló Sánchez Sorondo con Moyano?", le preguntó Infobae a uno de los asistentes.

"Seguramente lo hicieron, pero a solas, sin testigos. El papa Francisco no quiere verse comprometido en definiciones políticas durante el proceso electoral en nuestro país. Por eso el pedido al monseñor fue mantener un bajo perfil, no dar notas a la prensa. Y eso se cumplió", se ufanó el interlocutor.

De todos modos, en estos tiempos que corren, una foto entre un funcionario vaticano y Hugo y Pablo Moyano, más los referentes de la 21F, en momentos en que la pugna electoral ya entró de lleno en la carrera hacia la Casa Rosada es una señal potente a la cual no hay que agregarle ni un epígrafe.

"Es providencial tener un Papa argentino -dijo Sánchez Sorondo durante el encuentro- y siendo nuestro gran líder tenemos que defender e impulsar su programa, que es la defensa de la casa común, la madre tierra como la llama San Francisco de Asís, y luchar por la dignidad humana. Porque el capitalismo salvaje, como lo llamaba San Juan Pablo II, pone el centro en el dinero, y no en el ser humano y su casa común".

El líder de la Multisectorial 21 F y Secretario General Camioneros, Hugo Moyano, contó que se formó en la iglesia evangélica y que fue bautizado en un templo de Pompeya. "Todos creemos en el mismo Dios -dijo el ex titular de la CGT-. Por eso el Papa Francisco ha unido a todos los creyentes". También llamó a "apoyar al Papa", que "está haciendo una tarea importantísima con firmeza y autoridad". También contó una anécdota de cuando el Papa, siendo cardenal, asistió a una jornada de Pastoral Social en Mar del Plata. "Yo estaba hablando y en el fondo estaban Bergoglio y otros tomando mate, entonces en mi discurso dije que había algunos en el fondo tomando mate que no compartían. Al terminar se acercó y me dijo 'Moyano como me va decir que no lo comparto', y ahí me ofreció un mate. Desde entonces nos conocemos y ojalá algún día volvamos a tomar mate juntos".

La actividad de Marcelo Sánchez Sorondo en el país estaba programada desde hacía varios meses. De hecho, antes de la reunión en la biblioteca de Camioneros, Sánchez Sorondo, el clérigo argentino con más años de permanencia en el Vaticano, fue presentado como "enviado del Papa Francisco a la séptima Conferencia Mundial de Interpol sobre Tráfico Humano", que se realizó en la Argentina el jueves 12, según publica de manera textual la propia organización La Alameda en su página web.

Durante su exposición, el Arzobispo dijo ante las policías del planeta que, "en materia de prostitución, el modelo nórdico es muy importante para prevenir, porque por primera vez penaliza a los consumidores, a los que crean el mercado, muchas veces inconscientes de que existe una realidad deshumanizada".

"Quisiéramos que algún país de América Latina tuviera esta ley que ya está en todos los países del norte de Europa, y que sumó a Francia. Quisiera que la Argentina, que tiene un Papa, esté en la defensa de esto, como política de Estado. Las víctimas de prostitución no son libres", agregó Sánchez Sorondo.

Una posición similar a ésta es la que profesa en pública soledad la jueza Elena Highton de Nolasco, la vicepresidenta de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Los popes camioneros y los delegados de la multisectorial 21F no fueron los únicos opositores al gobierno de Mauricio Macri que, con bajo perfil, visitó el representante vaticano.

El miércoles 11, el religioso presentó en la Facultad de Derecho el capítulo argentino de la denominada "justicia franciscana", esto es, según explicó ante la presencia de jueces y abogados, "una Justicia con un carácter más social, impulsada por el Papa Francisco".

Durante el evento, el camarista Carlos Balbín, tomó las riendas como flamante coordinador de esa corriente de pensamiento impulsada por el ex cardenal primado de Buenos Aires.

En abril de 2017, Balbín, por entonces procurador del Tesoro, tuvo que dejar su cargo presionado por la Casa Rosada después de firmar una auditoría clave sobre el Correo Argentino. El abogado no aceptó otro cargo en el Ejecutivo nacional y volvió a ocupar su rol de juez de Cámara en el Fuero Contencioso Administrativo de la Ciudad, donde había solicitado licencia.

Tal como publicó Infobae, la auditoría refrendada por el entonces hombre de confianza de Mauricio Macri revelaba la multimillonaria deuda que SOCMA, el holding de la familia del Presidente, mantendría con el Estado por el Correo Argentino S.A.

El camarista también tiene excelente vínculo con el papa Francisco, quien lo recibió el año pasado en audiencia privada. La designación que acaba de recibir lo termina de confirmar.

Pero hay más. Ese mismo día, el juez porteño Andrés Gallardo, enfrentado al Presidente de la Nación desde que este era jefe de Gobierno porteño, fue nombrado presidente del Comité Panamericano de la iniciativa impulsada por la Santa Sede. 

Actualmente, Gallardo también mantiene una fuerte disputa con el alcalde Horacio Rodríguez Larreta, entre otras cuestiones, por su decisión de suspender las plataformas de delivery Rappi, Glovo y PedidosYa, "hasta tanto se adecuen a la legislación laboral vigente".  

En cada una de las entrevistas que otorga, Gallardo no reniega de su simpatía con el kirchnerismo y destaca su cercanía y amistad con Bergoglio, quien también lo recibió en audiencia privada en Santa Marta. 

"Francisco nos convocó para que repensemos el derecho. No tenemos que confundir un papel, un expediente, con la persona que está detrás", dijo Gallardo durante su exposición, ante la atenta mirada de Sánchez Sorondo.

En primera fila también escuchaba otro hombre de ley ligado a la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner, el ex juez de la Corte Suprema de Justicia Eugenio Zaffaroni. 

Balbín fue quien clausuró las deliberaciones. Primero sostuvo que el encuentro "no tiene connotaciones políticas (dentro de la Justicia)" y más tarde aseguró que: "No convocamos a los jueces por su ideología, sino para que contribuyan a un país más igualitario (…) No es posible construir derechos sociales sin pensar en los derechos económicos, porque lo que estamos discutiendo es si las reglas las pone el Estado o las impone el mercado".

Antes de Balbín había expuesto el enviado papal. Al tomar la palabra aclaró que "esta es la primera escala de una iniciativa que tiene como objetivo expandirse en el país y en la región".

Este viernes, y antes del encuentro más político que realizó en el país junto a los popes sindicales del gremio de Camioneros, Sánchez Sorondo disertó en la ciudad entrerriana de Paraná.

Lo hizo en el marco de la "Jornada Internacional de Protección del Medio Ambiente", impulsada por el Instituto Juan Bautista Alberdi. 

Durante su discurso, el arzobispo exhortó a "trabajar en el cuidado del medio ambiente y a impulsar la transición hacia las energías renovables para ayudar en la solución del planeta" y volvió a referirse a la misma cuestión que hoy refirió ante Hugo y Pablo Moyano y los referentes de la 21F.

El valor que Francisco le otorga a la Red Antimafia es que busca responder a la creciente vulnerabilidad del ser humano, y las nuevas formas de la esclavitud, "porque el ser humano utiliza a otros seres humanos para su conveniencia".

La esclavitud –enfatizó el prelado- "es vender el cuerpo humano"; una forma que adquiere es "el tráfico de órganos".

Finalmente, y ante la mirada de Hugo Moyano que seguía de cerca cada una de sus frases alertó sobre "la nueva calle que es internet". "Un problema que no hemos podido conocer en toda su profundidad y debemos defender es la dignidad de los niños en el mundo digital", amplió.

 

 

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Andrés Klipphan

Te puede interesar