El tiempo - Tutiempo.net

Los valores de una sociedad no se cambian por decreto

OPINIÓN 22/12/2023 Roberto CACHANOSKY
65763935f355c_1200

Desde el punto de vista económico, terminar con la maraña de regulaciones es altamente beneficioso para el conjunto de la población, aunque habrá sectores que se sentirán afectados porque pierden su curro.

El problema está en si el mecanismo usado es el correcto. Que se haga por Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) es actuar al margen del liberalismo. Es decir, ignorar la división de poderes.

Puede ser legal de acuerdo a la Constitución Nacional de 1994, pero no legítimo y menos de inspiración liberal.

Un solo dato, una ley para tener vigencia necesita la aprobación de las dos Cámaras. Un DNU, para tener validez, basta con que sea aprobado por una sola Cámara. Semejante disparate solo podía surgir del nefasto Pacto de Olivos. Es más fácil gobernar por DNU que por ley. Bien alejado de la democracia liberal.

 
A Menem, Néstor Kirchner y los que vinieron atrás, se los criticaba por gobernar por DNU. Ahora que esta medida me gusta, ya las críticas a los DNU no valen.

Veo muchos amigos liberales que se limitan al aspecto económico pero no relacionan economía con instituciones.

Les falta mucha lectura de, por ejemplo, Derecho, Legislación y Libertad de Hayek para entender cómo funciona el liberalismo.

Si la sociedad no está convencida de los beneficios de vivir en libertad, no hay DNU que cambie los valores de esa sociedad.

Para cambiar los valores que imperan en la sociedad, que en definitiva son los que le dan sustento al orden jurídico, se necesita mucha docencia y explicación a la gente de los beneficios de la desregulación.

Veremos si de prepo, por DNU, se cambian los valores de una sociedad.

En general los cambios vienen de abajo hacia arriba. La sociedad demanda desregulación y eso la hace perdurable.

Si se impone por DNU, no sabemos si será aceptada por la sociedad o si será rechazada.

Deberíamos aprender de las reformas de Menem y las contrarreformas de Kirchner que una misma sociedad votó, para entender la volatilidad de los valores que imperan en el electorado argentino.

Lo que hoy aplauden, mañana lo rechazan.

Los valores de una sociedad no se cambian por decreto, requieren de largos procesos de explicaciones que convenzan a la sociedad de vivir en libertad, sin un estado mandón.

Este texto fue publicado originalmente en la red social X - Fuente: Infobae

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE