Efecto aguinaldo-PASO: se triplicó la fuga de divisas en julio a u$s126 millones

ECONOMÍA 31 de agosto de 2021 Por Jorge Herrera*
banco-central-bcra-rem-tasas

Lo acontecido en julio pasado donde sólo el 20% de las divisas que compró el BCRA en el MULC quedó en las reservas refleja cómo se tensionó el mercado cambiario. Fue una señal. Pero sin dudas el hecho de que el “atesoramiento” o también llamada “fuga de divisas” casi se triplicara respecto del mes anterior confirma que el proceso de dolarización de carteras, con súper cepo y todo, se aceleró. Así lo muestran las estadísticas oficiales de la “formación de activos externos del sector privado no financiero” (FAE) que en julio de este año alcanzó los u$s126 millones, lo que implica un incremento del 298% con relación al mes anterior. Vale señalar que también el efecto estacional del pago del medio aguinaldo explica parte de lo ocurrido, además del clima pre-electoral.

Sin embargo, en lo que va del año el FAE o atesoramiento aún acumula un saldo positivo, es decir, hubo una entrada neta de capitales en lugar de fuga en torno a los u$s74 millones. Esto se explica por el comportamiento del primer trimestre (y sobre todo de marzo donde el des-atesoramiento sumó u$s253 millones) que dejó un neto de u$s152 millones. El segundo trimestre también arroja un balance positivo con ingresos netos por u$s48 millones. Pero a partir de junio parece haberse dado vuelta la directriz vista en los primeros meses del año. Ya en junio había vuelto a asomar el atesoramiento con un nivel de u$s32 millones pero el mes pasado escaló al triple.

Si bien se trata de montos muy inferiores a los vistos un año atrás, ya que en los primeros siete meses del 2020 el atesoramiento sumó u$s1.826 millones, se percibe tanto en la compra neta de billetes como en las inversiones en el exterior una reversión de tendencia. En este contexto resulta insoslayable el accionar del súper cepo y demás restricciones cambiarias que comenzaron a aplicarse a lo largo de la pandemia. Claro que también lo ocurrido en estos meses del 2021 está asociado a apuestas a la estabilidad cambiaria, que incentivaron cierto “carry trade” a favor de las posiciones en pesos, y al pago de ciertos compromisos tributarios. Esto último se ve claramente en la repatriación de inversiones de residentes en el exterior a lo largo de esos meses.

De acuerdo con los datos del BCRA, en julio pasado el FAE se explica por un drenaje de divisas vía la compra neta de billetes por u$s97 millones (aumentaron 142% mensual) y u$s28 millones vía transferencias netas de divisas realizadas hacia el exterior, que fueron casi totalmente explicadas por débitos en cuentas locales en moneda extranjera (los denominados “canjes”). El resultado de billetes se explicó por las compras netas de personas físicas por u$s125 millones, parcialmente compensadas por ventas netas de personas jurídicas y otras por u$s28 millones. Con relación a las transferencias al exterior registradas el mes pasado la información oficial da cuenta que u$s63 millones corresponden a personas físicas mientras que empresas del sector real ingresaron u$s29 millones e inversores institucionales otros u$s6 millones (en este caso, contra acreditaciones en cuentas locales en moneda extranjera, “canjes”).

El balance de los primeros siete meses del año muestra un acumulado de u$s281 millones de compras netas de billetes para atesorar, otros u$s4 millones de inversiones directas de residentes en el exterior y un flujo negativo (entrada de capitales) de u$s359 millones de otras inversiones de residentes en el exterior.

En cuanto a las operaciones del sector financiero vale señalar que resultaron superavitarias en u$s397 millones. Según el BCRA, “este resultado está explicado casi en su totalidad por la disminución de los activos externos líquidos de las entidades que conforman la Posición General de Cambios (PGC)”. Las entidades finalizaron el mes con un stock de PGC de u$s5.747 millones, lo que implica una caída de u$s399 millones con respecto a junio vinculada con un descenso en el stock de divisas por u$s233 millones y una baja en el stock de billetes por u$s166 millones. En cuanto a la tenencia de billetes en moneda extranjera, julio cerró con un stock de u$s3.229 millones, lo que representó el 56% del total de la PGC y que es conservado por las entidades básicamente para atender los movimientos de los depósitos locales en moneda extranjera y las necesidades del mercado de cambios. Por su parte, el conjunto de entidades cerró julio con una posición vendida a término en moneda extranjera por u$s1.296 millones, aumentando su posición vendida en u$s30 millones respecto al cierre de junio. Las entidades de capitales extranjeros vendieron en forma neta u$s52 millones, mientras que las de capitales nacionales compraron por u$s22 millones, cerrando el mes con posiciones vendidas netas de u$s891 millones y u$s406 millones, respectivamente.

 

 

* Para www.ambito.com

Te puede interesar