"Dólar colchón", mal negocio: cuánto poder de compra perdió por la inflación récord en EE.UU.

ECONOMÍA 27 de junio de 2022 Por Mariano Jaimovich*
497510

La suba del precio del dólar libre de los últimos días no es motivo de "festejo" para el ahorrista local que tiene moneda estadounidense atesorada, debido a que este efecto positivo se contrarresta con el impacto que genera la alta inflación que se registra en Estados Unidos, que le quita poder de compra.

Entonces, aquellos ahorristas que tienen, por ejemplo, unos u$s10.000 cash desde hace unos 10 años, ven cómo la suba constante de precios en EE.UU. causa que, cada vez, se puedan comprar menos bienes y servicios con la misma cantidad de dinero disponible.

Por lo tanto, no sólo preocupa la exorbitante inflación que se registra en Argentina y que podría cerrar todo 2022 con un nivel cercano al 80%, sino que se agrega la incidencia del alza de precios a nivel internacional.

De acuerdo a los últimos datos publicados en junio, la inflación en Estados Unidos resurgió en mayo, ya que el índice de precios al consumo se incrementó un 8,6% respecto a 2021 (interanual), el mayor aumento desde diciembre de 1981.

En concreto, el IPC estadounidense creció 1% en comparación respecto a abril, tras el modesto aumento del 0,3% del mes anterior, según informó el Departamento de Trabajo de ese país. Un dato muy por encima de lo pronosticado por los analistas, que esperaban que las presiones inflacionistas disminuyeran de forma ligera.

Incluso, el combustible se disparó un 4,1% en el mes, con grandes aumentos en la vivienda, las tarifas aéreas y los vehículos usados y nuevos.

Dólar colchón, ¿rinde menos?

El ahorro en dólar billete es una de las alternativas más elegidas por los ahorristas argentinos en las últimas décadas, como forma de resguardo del poder de compra de su dinero, debido a que la moneda argentina se fue devaluando de forma abrupta con el paso del tiempo, producto de una inflación galopante.

El ejemplo más claro es que en 2001 con sólo 1 peso se compraba la misma cantidad de dólares. Hoy se requiere, al menos en el mercado libre, desde $224 en adelante por cada u$s1.

"En Argentina, debido a la histórica inestabilidad macroeconómica, aquellos que tienen capacidad de ahorro prefieren el dólar estadounidense por sobre el peso argentino. Es lógico pensar que los ciudadanos de un país busquen refugio en una moneda que sea reserva de valor, cuando los niveles de inflación locales son elevados", detalla Iván Perkins, de la consultora Ecolatina.

¿Cuántos dólares hoy representan los u$s10.000 de 2011?

Sin embargo, agrega que Estados Unidos está atravesando la inflación más alta de los últimos 40 años, con un registro interanual de 8,6%.

"De esta manera, quienes tienen dólares debajo del colchón se ven perjudicados, ya que el poder adquisitivo de dichos dólares es cada vez menor", acota.

Según el cálculo de Perkins, la inflación acumulada de EE.UU. en los últimos 10 años es del 27%. Es decir, el poder de compra que tiene un dólar hoy es casi un tercio menos que hace una década atrás.

"A modo de ejemplo, quien haya comprado u$s10.000 en enero de 2011 y después los mantuvo guardados debajo del colchón hasta el presente, se encontrará con que esos dólares que tiene almacenados hace más de 10 años hoy equivalen a u$s7.431. Es decir, el poder de compra es 25,7% menor", resume el analista de Ecolatina.

En esta tónica, Andrés Salinas, economista y docente de la Universidad de La Matanza, dice a iProfesional "Los argentinos estamos acostumbrados a ahorrar en dólares ya que nuestra moneda, lamentablemente, no cumple con la condición de reserva de valor. Aunque, a lo que no estábamos acostumbrados es a que los dólares que tenemos también pierdan valor".

Mismos dólares, menos bienes

En resumen, los argentinos no sólo le escapan a tener pesos guardados por la rápida pérdida de su valor a causa de la alta inflación, sino que también miran con lupa a los dólares físicos que tienen "encanutados".

"Si bien esta pérdida del poder adquisitivo en dólares es mucho menor a la correspondiente de quedarse en pesos, también es cierto que quedarse con los dólares bajo el colchón implica altos costos de oportunidad, ya que no generan ningún tipo de rendimiento. Y, además, su valor se reduce a lo largo del tiempo", resume Perkins.

Bajo esta perspectiva, Alfredo Romano, economista y presidente de Romano Group, acota: "El dólar colchón es desde hace varios años uno de los peores negocios que se pueden realizar si se busca ahorrar en otra moneda que no sea el peso argentino".

Y finaliza: "Es que atesorar billetes emitidos por la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), en un mismo lugar durante largos periodos de tiempo, algo muy usual entre los argentinos, es hoy una muy mala estrategia de inversión de largo plazo".

Menos inflación, la salida para el dólar

Respecto a esta situación, Perkins afirma que una de las principales herramientas que tiene la Fed para reducir la inflación, es subir las tasas de interés.

La autoridad monetaria estadounidense está implementando esta política desde marzo pasado, donde ya elevó los tipos de la Fed Fund Rate (FFR) al rango actual de 1,50% a 1,75%. Es decir, desde el citado mes al presente, realizó una suba de tasas de 150 puntos básicos, de los cuales 75 de ellos (p.b) corresponden al alza efectuada a mitad de junio.

"En un año la Fed llevaría la tasa a niveles no vistos desde antes de la crisis subprime. Además, el endurecimiento de la política monetaria por parte de esta entidad monetaria provoca mayores rendimientos en los bonos del Tesoro, por lo que suele generarse un flight to quality de países emergentes a Estados Unidos", indica Perkins.

Todo un escenario que genera que el dólar tienda a apreciarse (sube 8,5% al año) frente al resto de las monedas.-

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar