Los números de la actividad no acompañan al Gobierno y para el FMI, la recesión será prolongada

ECONOMÍA 20/06/2024 Claudio Zlotnik*
575333

Los últimos datos sobre la economía real no terminan de despejar las dudas sobre una eventual recuperación de la actividad. Más bien lo contrario: está prácticamente descartada la posibilidad de una reactivación en "V", al día de hoy tampoco existen demasiados indicios de que la mejora haya comenzado.

Algunos de los indicadores oficiales permiten avizorar que la actividad pudo tocar un piso entre abril y mayo, pero no podría asegurarse que esa realidad sea homogénea a todos los sectores.

Este martes, por ejemplo, la cámara que agrupa a los metalúrgicos (ADIMRA) advirtió que ese rubro se encuentra en el peor nivel desde la pandemia.

El sector metalúrgico registró durante el mes pasado una caída en su producción del 17,6% en forma interanual. Y contra abril de este año, la baja de la actividad alcanzó el -0,7%. "Hubo una caída sistemática en todos los subsectores que componen este entramado industrial, con contracciones de hasta -21% Interanual (producción de materiales eléctricos)", destacó la cámara empresarial.

La caída de la actividad se extiende: el consumo, en rojo intenso

Las empresas del sector están despidiendo: el nivel de empleo se encuentra 3,4% por debajo del año pasado.

Según la consultora Scentia, especializada en consumo masivo, la crisis en el sector no afloja. En los primeros diez días de junio, las ventas en las grandes cadenas de supermercados fueron 10% menores a las del mismo lapso del año pasado.

Los números de la actividad no acompañan al Gobierno y para el FMI, la recesión será prolongada

Significa que el escenario luce tan preocupante como hasta ahora.

En mayo, el consumo masivo -ventas tanto de supermercados como de autoservicios- registró una caída del 10,2% versus mayo del año pasado. "Se mantiene el escenario de retracción, algo más desacelerado que abril, con una variación de -10% vs mismo mes de 2023", dice el reporte de la consultora especializada Scentia.

"El comportamiento entre canales fue muy parecido a partir de una contracción de -10,5% en Supermercados y -9,5% en negocios de barrio", concluye el reporte.

Los registros en el consumo masivo se asemejan a lo que están mostrando otros sectores.

CAME, la cámara de los pequeños y medianos comercios, acaba de reportar una caída del 10% en las ventas del "Día del Padre", lo que luce consistente con lo visto en los supermercados.

A su vez, también es parecido a lo que pasa en las carnicerías con el consumo de carne vacuna y pollo, con una contracción en torno al 10% en mayo versus mayo del año pasado.

Para el FMI, la recesión no se terminará en el corto plazo

En el documento que acompaña la octava revisión del acuerdo con la Argentina, los técnicos del FMI dejan planteado un escenario que, a esta altura de la crisis, luce escalofriante.

En el comienzo del reporte, en la página 3, el Fondo Monetario dice: "La actual recesión económica podría prolongarse más y el proceso de desinflación podría resultar más persistente, provocando penurias prolongadas e intensificación de las tensiones sociales, incluso con el refuerzo del gasto social".

El planteo se choca con la expectativa que hasta ahora quería establecer el Gobierno, con la posibilidad de una recuperación en "V", una mejora rápida y acelerada.

De hecho, el Fondo empeoró el pronóstico para la actividad económica. Calculó una contracción del 3,5% para este año, contra un -2,7% que había estimado en la revisión de hace unos meses.

Sin contar al sector agrícola, que en este 2024 tendrá una recuperación muy fuerte tras la sequía del año pasado, el Producto Bruto mostraría una caída del 6,0%. La más fuerte desde la pandemia.

Una caída tan fuerte se contradice con la expectativa de una mejora en la actividad durante el segundo semestre del año, tal cual la promesa del Gobierno.

¿Una mala jugada del Gobierno?

Sucedió con las prepagas: el Gobierno primero liberalizó el mercado y, luego, una vez que las empresas aplicaron fuertes ajustes en las cuotas, desde el Ejecutivo decidieron dar marcha atrás.

Denunciaron a las compañías de la medicina prepaga por abuso y le pusieron límite a los aumentos mensuales que pagan los clientes. De otra forma, miles de personas debían "bajarse" de la medicina privada.

La pregunta, ahora, refiere a las tarifas de los servicios públicos. El Gobierno insiste en una reducción notable, y muy rápida, de los subsidios, lo que lleva a un alza histórica de las facturas.

La cuestión es saber ahora si ese mazazo sobre los bolsillos de los consumidores retrasará aun más la recuperación económica, en contra de lo que pretendía la Casa Rosada.

Lo mismo que la anunciada actualización del impuesto a los combustibles, que debería redundar en un ajuste del 18% en el precio del litro de nafta a partir del 1 de julio.

¿Habrá aquí también una relectura de las medidas? ¿Se abortarán estos ajustes anunciados? De lo contrario, el riesgo es que se revierta la tendencia a la desinflación. Y también, lo dicho antes, que la actividad siga hundida. Se verá.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE