Tras aprobarse la Ley Bases, el dólar blue rebotó y cerró en su máximo histórico de $1.365

ECONOMÍA 30/06/2024 Marcos Phillip*
578051

En la última rueda de la semana, el dólar blue se vendió este viernes con una suba de diez pesos, a $1.365 en las cuevas del microcentro porteño, con lo que se ubicó en su máximo histórico nominal. En el segmento bursátil, el dólar contado con liquidación se negoció a $1.350 y el MEP se ofreció en $1.348.

En el panorama político y económico de Argentina, la administración Milei se enfrenta a una serie de desafíos importantes en el segundo semestre, tras la reciente aprobación de la Ley Bases y el paquete fiscal.

La victoria política, si bien es significativa, dejó un sabor agridulce en la City, por las concesiones realizadas por el oficialismo (tales como ceder privatizaciones). Además, la estrategia gubernamental de acumular reservas, ya sea mediante la compra en el mercado o a través de fuentes externas como el Fondo Monetario Internacional, alcanzó un punto crítico, lo que plantea interrogantes sobre la viabilidad de mantener el control de cambios hasta fin de año.

Mirando hacia el futuro, para los expertos, el Gobierno debe afinar su política económica para mantener los resultados positivos, especialmente en lo que respecta a la acumulación de reservas y la gestión de una brecha cambiaria baja en un contexto de apreciación de la moneda y una demanda creciente de divisas por parte del sector privado.

Tras el final de la temporada alta de exportaciones y con una normalización en la demanda de importadores, en un contexto de apreciación cambiaria, la acumulación de reservas podría desacelerarse significativamente, generando nuevas tensiones en el mercado cambiario.

Cómo está el dólar blue tras la Ley de Bases

Según la consultora Eco Go, lo que empezó como un programa pragmático de shock controlado para intentar capitalizar el balance de un BCRA quebrado sin romper contratos con superávit fiscal primario de 2% del PIB y un tipo de cambio alto que permitiera al BCRA comprar dólares y licuar parte del excedente de pesos, finalmente "tropezó".

Para los analistas, este desgaste se produjo en parte por la forma en que se calibró en un principio donde se estableció un seguro al carry trade vía un esquema blend que destinaba en forma automática el 20% de las exportaciones al CCL, mientras se acumulaba una nueva deuda comercial estimada en u$s11 mil millones por el pago en cuotas de las importaciones dejando el stock en niveles similares a los previos a los Bopreales, mientras sólo retuvo en las reservas la mitad de los u$s17,6 miles de millones que compró.

"Aún con la reactivación del swap chino y el desembolso del FMI, las Reservas Brutas pasaron de u$s21 mil millones a casi u$s30 mil millones y las netas de ser negativas en u$s11,4 mil millones a ser negativas en u$s2,5 mil millones", detallaron.

De acuerdo con la consultora que dirige Marina dal Poggetto, este problema sucedió en parte por la decisión de sostener más tiempo del recomendable el crawling peg al 2% mensual, bajando en sólo seis meses el overshooting del tipo de cambio real a la mitad (los $903 de hoy contrastan con los casi $1.700 de mediados de diciembre a precios de hoy) y apenas 19% por encima de los niveles de partida frente a un salto inicial del dólar del 120%. 

"Pero lo que al principio era discutible, se convirtió en mala praxis cuando la premura por desarmar la deuda del BCRA se hizo acelerando la baja en la tasa de interés, e incentivando la migración a LECAPs, cambiando costo cuasifiscal por costo fiscal, bajando la remuneración de los plazos fijos al 2,8% mensual y generando un rulo entre la tasa de caución y la de LECAPs que desarbitra la tasa de política monetaria fijada en el nuevo esquema por las licitaciones de LECAPs respecto a la vigente en el mercado secundario", concluyeron.

¿Una política cambiaria y monetaria equivocada?

De acuerdo con Econviews, el gobierno tiene una estrategia en política cambiaria y monetaria que no todo el mundo comparte. Varios economistas y el propio Fondo Monetario Internacional plantearon una versión diferente que implica salir del cepo, con un tipo de cambio flotante y una tasa real positiva.

"Nadie sabe quién tiene razón y desde ya que el gobierno se ganó el derecho a decidir cómo y cuándo cambia la política actual. Lo que no parece una buena idea es salir a decir que ´no vamos a devaluar´ o usar una expresión como los ´devaluadores seriales´, personalizar en determinados periodistas o colegas. No porque no puedan tener razón sino porque manda una señal de desesperación y así la lee el mercado y la sociedad", explicaron.

En cuanto a la tasas de interés, los expertos señalaron que no se tocarán hasta la salida del cepo. Y apuntaron que si bien el FMI pidió tasas reales positivas, el gobierno se "agrandó" en la última licitación diciendo que las tasas ya no eran negativas porque la inflación que se anunció al día siguiente (4.18%) fue más baja que la tasa de corte de la LECAP.

"Pero a nuestro criterio la tasa va a seguir siendo negativa en términos reales hasta que el gobierno salga del cepo. La inflación no va a bajar del 5% mensual y la tasa no va a ir tan arriba. Además, por más que se quiera usar la tasa de LECAP como referencia, la tasa va a seguir siendo la que determina el Banco Central. Por caso la BADLAR en 32% muestra claramente la referencia para plazos fijos. En resumen, vemos 40% hasta que haya cambios más importantes en la economía", observaron.

El cepo y la apreciación cambiaria

Para Eco Go, el salto en la brecha cambiaria desde fines de mayo pareciera haber puesto fin al desarme de los pasivos remunerados a cambio de deuda del Tesoro. Por un lado, en las últimas licitaciones solo aceptó un monto similar a los vencimientos de mercado. Por otro lado, apuntaron que el Ministro Caputo avisó que se acabó la etapa de tasa de interés negativa, por lo que deberían subirla frente al salto en la inflación que se avisora para junio, teniendo en cuenta que se retomó la agenda tarifaria.

"Desde que arrancó el programa, la deuda del BCRA por pasivos remunerados cayó de $54 billones a precios de hoy a $18 billones, mientras la deuda del Tesoro en manos del mercado subió de $36 a $63 billones a precios de hoy. La primera cayó $34 billones, la segunda subió $27 billones, la licuación fue de sólo 8%, el resto se "revoleó" al Tesoro y al BCRA que aumentó la deuda en dólares en $5,5 billones (Bopreales-Lediv)", observaron.

Según los analistas, la contracara fue un cambio en la estructura de la deuda en pesos, hoy casi 30% es a tasa fija, pero sumando todo lo que vence (incluyendo Bopreales y Organismos) hay vencimientos por u$s39 mil millones en lo que resta del año y por otros u$s39 mil millones el próximo. Los vencimientos están calculados tomando el dólar oficial sosteniendo el crawling al 2% mensual y la inflación del escenario del FMI: 139% en 2024 y 45% en 2025.

"La pregunta del millón es cómo sacan el cepo y ponen a competir el peso con el dólar con un tipo de cambio que se sigue atrasando, tasa de interés de plazos fijos negativa, un aumento del riesgo Tesoro en los balances de los bancos y un resurgimiento de los fondos de LECAPs para manejar el capital de trabajo con esta concentración de vencimientos. Todo con un riesgo país de 1.450 puntos básicos", concluyeron.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE