Un senador chileno propuso donar 15 mil vacunas a la Argentina para inmunizar a una ciudad entera de Santa Cruz

CORONAVIRUS Por Pablo RIGGIO
El legislador Carlos Bianchi Chelech presentará hoy el pedido formal para ceder las dosis a Río Turbio, adonde cientos de personas del país vecino se deberían dirigir para cobrar su jubilación y otros haberes, pero no pueden hacerlo por la crisis sanitaria
Q7GYLAVE3VALJE5BP6HADN7SCA

La pequeña ciudad de Río Turbio, ubicada al sur de Santa Cruz y a tan solo 30 kilómetros de la chilena Puerto Natales, podría convertirse en la primera localidad argentina en estar completamente inmunizada contra el coronavirus. Por lo menos ese es el deseo del senador del país vecino Carlos Bianchi Chelech, quien este martes presentará un pedido formal ante la Presidenta de la cámara alta para donar 15 mil vacunas con el objetivo de inocular a todos los vecinos y que, de esta manera, se puedan retomar los vínculos laborales y personales que históricamente han unido a los pobladores a ambos lados de la frontera.

“Mi propuesta busca devolverle la mano al sur argentino, que desde siempre ha cobijado a los chilenos, principalmente a los de Puerto Natales. Chile siempre ha tenido mucha cercanía y uso de Río Turbio en materia laboral por la mina, en materia de compras, alimentos, combustibles y educación. Entonces, me parece que sería un buen gesto y es muy bien recibido por los argentinos”, explica el senador Bianchi Chelech en diálogo con Infobae.

 

Situación sanitaria en Río Turbio

La cantidad de vacunas que busca donar no es azarosa: son 15 mil los vecinos de Río Turbio. Y el momento en el que quiere hacerlo tampoco: en el último mes la situación sanitaria por el coronavirus empeoró hasta llegar a niveles preocupantes. Actualmente, en la zona hay transmisión comunitaria en la localidad, con 82 casos activos y un total de 20 muertes por el virus acumuladas solo en marzo.

El presente de Río Turbio no puede analizarse si no se tiene en cuenta la delicada situación de 28 de Noviembre, un pueblo de 10 mil habitantes ubicado a nueve kilómetros, con el que conforma la Cuenca Carbonífera al sur de Santa Cruz. El Hospital Distrital San Lucas es el único centro médico de esta localidad, pero no tiene salas de terapia intensiva ni respiradores, por lo tanto todos los pacientes que presenten complicaciones por el COVID-19 son derivados al Hospital Dr. Sánchez de Río Turbio, que cuenta con tan solo nueve respiradores, de los cuales cuatro están en uso.

Como si fuese poco, recientemente se filtró una carta firmada por profesionales del Hospital Dr. Sánchez y dirigida al presidente del centro médico, en la que indican que faltan camas, cestos de basura, colchones y pies de suero, además de enfermeros, personal de maestranza para la desinfección y recursos tecnológicos necesarios “para brindar la atención mínima indispensable que requieren los pacientes” con coronavirus.

“El problema del coronavirus comenzó en enero, cuando hubo un brote después de las vacaciones que fue difícil de manejar, hasta que se empezó a testear todos los días, lo que ayuda a tener conocimiento de los casos y así aislar a los contagiados. A raíz de la nota que se filtró de los médicos del Hospital Dr. Sánchez, hace una semana llegaron cuatro médicos, nueve enfermeros y dos kinesiólogos. Los casos siguen altos aunque vienen bajando: llegamos a tener 250 activos”, señala el concejal por la UCR de Río Turbio Samir Zeidán.

En la Cuenca hay prohibición de salir a la calle a partir de las 11 de la noche y la cantidad de muertes ocurridas en un mes, en un lugar en el que todos se conocen todos, generó mucha preocupación entre los vecinos. Uno de ellos, Roberto Bucarey, habló al respecto con este medio: “La situación no está controlada y el Hospital de Río Turbio, que contiene a las dos localidades, está desbordando. Hubo un chico que se suicidó y mucha gente con depresión por esta situación”.

“Es verdad que faltan insumos en el hospital. Hace poco una diputada del Frente Para la Victoria trajo una donación para por lo menos poder sobrellevar la situación, pero no es más que una donación con cosas que tenían en Río Gallegos, una pantalla política… La problemática de Río Turbio siempre fue así: un pueblo que depende de las minas del carbón y que si alguna vez llega a pasar algo ahí, el hospital no está preparado”, agrega.

 

La inesperada propuesta

El senador Bianchi Chelech se preocupó cuando comenzaban a aumentar los casos en suelo argentino. Sucede que Río Turbio y Puerto Natales están tan cerca que hay muchas familias divididas en ambas localidades y se calcula que alrededor del 40 por ciento de los habitantes de la localidad santacruceña son chilenos. Eso no es todo: más de 500 chilenos deberían cruzar la frontera todos los meses para cobrar la jubilación y otros haberes en el Banco Nación de Río Turbio. Pero no pueden hacerlo porque el cruce está cerrado debido a la situación sanitaria.

“En un principio me dijeron que lo más rápido podría ser que los chilenos que vivan del lado argentino sean autorizados a venir a Puerto Natales para que los vacunen. Pero yo dije que de ninguna manera porque no se trata de vacunar a chilenos o argentinos, se trata de que Chile le devuelva al sur argentino todo lo que le dio. Durante años fui presidente del Comité Parlamentario Chileno Argentino, con el que logramos lo imposible: que 60 mil personas chilenas que hayan trabajado alguna vez en la Argentina cobren la pensión en Río Turbio, además de la convalidación de títulos profesionales y muchas otras cosas. En lo personal, tengo una condecoración argentina con la Orden del Libertador San Martín y una nieta argentina. Por todas estas cosas me parece importante que se concrete esta propuesta”, asegura el senador.

En Río Turbio, al igual que en todo el país, se está vacunando a personas mayores pero a un ritmo lento en comparación con Chile, que lleva inmunizada a casi el 40 por ciento de su población. Su plan de inoculación se considera el más exitoso de la región y ha donado 20 mil dosis a Ecuador y Paraguay. “¿Por qué no se puede hacer lo mismo con la Argentina?”, se pregunta Bianchi Chelech.

Para que las 15 mil vacunas que adquirió Chile (todas fórmulas aprobadas internacionalmente y reconocidas en la lucha contra el COVID-19) lleguen a Río Turbio e inmunicen a toda su población se tienen que resolver dos cuestiones. “Por un lado -explica-, el gobierno argentino debe aceptar el ingreso y el uso de las vacunas que tiene Chile, que no son las mismas que está usando la Argentina. Por el otro, se necesita la autorización de las distribuidoras de las vacunas, porque ahora no están autorizadas a donarlas, me imagino que es un negocio gigante...”

“Entonces, esta noche (por ayer) mi jefe de Gabinete se va a reunir con intendentes y otros funcionarios argentinos para establecer alguna estrategia y presionar -en el buen sentido de la palabra- al gobierno argentino para hacer llegar la vacuna a Río Turbio, donde hay una desesperación enorme. Y mañana (por hoy) voy a hacer la presentación a la presidenta del Senado, Yasna Provoste, en la que les voy a pedir al ministro de Salud y de Relaciones Exteriores de Chile que intercambien criterios con sus pares argentinos para que la localidad de Río Turbio pueda tener lo antes posible las vacunas”, adelantó.

En cuanto a los pasos a seguir después de la presentación en el Senado chileno, indicó: “Simplemente es un tema de relaciones binacionales. En la medida que la distribuidora lo acepte y el gobierno argentino dé el visto bueno, Chile entrega las vacunas, tal como hizo con Ecuador y Paraguay… Lo que sucede es que Chile especuló y compró vacunas cuando recién los laboratorios estaban pensando que podían hacer una vacuna, y por eso el país tiene las vacunas que tiene y ya logramos darles la segunda dosis a un par de millones de personas. Me parece que es del todo razonable ayudar a un lugar que históricamente ha ayudado al sur de Chile”.


El concejal Zeidán se refirió al entusiasmo que invade Río Turbio ante la posibilidad de que lleguen las dosis: “Para nosotros sería un golazo porque 15 mil vacunas serían un montón y eso solucionaría nuestro gran problema. Si bien algunos dicen que es complicado, hay antecedentes, ya que la Argentina ha donado a Bolivia, al igual que Chile con Ecuador y Paraguay. La gente está muy asustada porque murieron 20 personas solamente en marzo y al ser una localidad tan chica, nos conocemos todos y nos choca muy fuerte cuando se pierde una vida. Es muy importante que se apruebe porque muchos chilenos tienen que venir acá a cobrar su jubilación y hay una gran cantidad de familiares a ambos lados de la frontera. Por ese motivo la propia gente de Puerto Natales está muy a favor de la medida que quiere tomar el senador, no hay reacciones en contra”.

El intendente de Río Turbio, Darío Menna, se involucró en la iniciativa y manifestó su intención de colaborar con todo lo que esté a su alcance para que se concrete la iniciativa. El rioturbiense Roberto Bucarey se ilusiona: “Ojalá que esto salga bien y sea una noticia importante para el país”. Habla en nombre de todos sus vecinos.

Fuente: Infobae

Te puede interesar