La extraña historia del delincuente que pasó a ser instructor del lado de la ley

LA COLUMNA DE GONIO FERRARI 13 de abril de 2021 Por Gonio Ferrari *
El tema que abordará nuestro ex vicepresidente de la Nación será “Casos emblemáticos de Noticias falsas y guerra jurídica”, en el marco de la carrera de Comunicación Social o sea de Periodismo, dentro del programa “El periodismo argentino en su laberinto”
OHMLG3FDJVHSNGI4BFDC6JHPIU

Por Gonio FERRARI

Les voy a comentar, aunque no vayan a creer que quiero erigirme en crítico de cine porque es una especialidad periodística que merece mi amplio respeto, especialmente cuando me acuerdo de valiosos exponentes de esa disciplina como lo fuera el desaparecido y querido colega Daniel Salzano o el aún vigente Ricardo “Perro” Cèsari, una deliciosa película que pese a que me cansé de ver cada vez que la anunciaron por TV, me cautivó por su desarrollo, su definición y la profunda moraleja que deja para la posteridad, incluso la argentina.
 

El actor principal es Leonardo Di Caprio y la titularon “Atrápame si puedes”, la verídica historia de un jovencito que desde más o menos sus 18 años de edad, pintón y cautivante, comenzó por falsificar documentos, apareció como piloto de aviones al servicio de una importante empresa aérea de los Estados Unidos, dictó cursos a candidatas a azafatas, terminó casándose con una de ellas y mientras tanto, para despuntar el vicio de su habilidad predilecta, elaboraba cheques tan pero tan bien hechos, que cuando se iban descubriendo despertaban la admiración tanto de los afectados  por esas maniobras como de los pesquisas que seguían sus andanzas sin poder detenerlo.
   

Les hizo una de cada color, cobraba sin problemas los cheques truchos,  una vez lo sorprendieron, el detective lo apresó y minutos antes de llegar en un vuelo a Nueva York el pibe y su captor, logró huir escapándose desde el baño del avión que tanto conocía, hasta el habitáculo del tren de aterrizaje por donde ganó la libertad apenas aminoró la marcha de la aeronave en la pista, mientras su detective se tiraba de los pelos viéndolo desde la ventanilla como Di Caprio huía ganando su libertad.
   

Hasta que cayó preso y despertó aún más admiración, tanta que por la perfección de su trabajo ilegal que lo hiciera transitoriamente millonario, fue convocado por el departamento de Estado de los Estados Unidos para instruir a los investigadores de hechos similares, todo esto a cambio de su libertad.
   

En una palabra, un delincuente sabio que sabía el terreno que pisaba y conocía las reacciones que generaba. Así terminó la película que les aconsejo ver.
   

¡Ahhh! Y antes de olvidarme, debo comentarles que el dentro de unos días en la Universidad de Buenos Aires, Amado –Aimeé para sus íntimos- Boudou, condenado por haber querido vender una imprenta donde se imprimía nuestra moneda nacional, será expositor o sea que dictará una conferencia en esa casa de altos estudios.
   

El tema que abordará nuestro ex vicepresidente de la Nación será “Casos emblemáticos de Noticias falsas y guerra jurídica”, en el marco de la carrera de Comunicación Social o sea de Periodismo, dentro del programa “El periodismo argentino en su laberinto”.
   

Será el lunes 3 de mayo próximo y seguro Di Caprio no se lo perdería, por eso de alguna afinidad… ¿No le parece?

*Recomendamos visitar el Blog del maestro Gonio Ferrari en: https://www.gonioferrari.org/

Te puede interesar