En lo que va de mayo, los nuevos casos de coronavirus aumentaron el 57% en el interior

CORONAVIRUS 19 de mayo de 2021 Por Mariel FITZ PATRICK / Sandra CRUCIANELLI
QOSGDK7WXRE3FCSPNHZEML5VHY

Argentina atraviesa el peor momento desde que comenzó la pandemia hacer 14 meses y aún no se sabe el alcance de la segunda. Los datos del último parte del Ministerio de Salud de ayer dispararon todas las alarmas y la preocupación de las autoridades nacionales, provinciales y porteñas que parecen dispuestas a dejar de lado sus diferencias para tomar medidas concertadas que le pongan un freno ala suba de contagios. “La situación se complejizó por los números de hoy” (por ayer), admitió una fuente de Gobierno a Infobae poco después de terminada la reunión entre los jefes de Gabinete de Nación, Santiago Cafiero, de Provincia Carlos Bianco, y de la Ciudad de Buenos Aires, Felipe Miguel, junto a sus respectivos ministros de Salud, Carla Vizzotti, Daniel Gollán y Fernán Quirós. en el Gobierno esperan los datos del hoy para

En mayo, los casos comenzaron a crecer lentamente en 21 de los 24 distritos del país, al igual que los fallecidos por coronavirus. El parte de ayer reportó el récord de 35.543 nuevos contagios en 24 horas y el máximo de muertos por el virus en una jornada: 745. El incipiente descenso en los positivos confirmados con COVID-19 de la segunda quincena de abril se frenó, y entre el 3 y el 13 de mayo, el número se estabilizó en una meseta alta , a la par que comenzaron a subir las muertes por coronavirus. Pero en la última semana, la curva epidemiológica comenzó a mostrar nuevamente un ascenso.


En el Gobierno nacional persisten las críticas a Horacio Rodríguez Larreta por su decisión de mantener la presencialidad de las clases, pero se empezó a mirar con preocupación, ya no solo el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), sino también las otras provincias del interior país, donde el número de casos y muertos registra también una suba sostenida. Sin embargo, a diferencia de cuando Alberto Fernández dictó los dos últimos decretos de necesidad y urgencia (DNU), ahora habría una decisión compartida entre las distintas administraciones de consensuar las nuevas restricciones cuando venza el DNU este viernes. Si sigue este crecimiento en los casos, las fuentes de las distintas administraciones coincidieron en que “va a haber que tomar medidas adicionales”. Pero esta vez, las restricciones se llevarían a cabo de manera coordinada entre la Nación, la Ciudad y la Provincia.

De acuerdo al análisis de la Unidad de Datos de Infobae de los números oficiales que publica el Ministerio de Salud de la Nación diariamente, la distribución geográfica de los contagios por COVID-19 en la Argentina está cambiando. Mientras que el 51% de los nuevos casos diarios informados ayer se registraron en la Provincia y Ciudad de Buenos Aires - que concentran el 45 % de la población-, el 49% restante corresponde a las otras provincias. A 14 meses de la pandemia, el total de casos acumulados asciende a 3.371.508.

Esta relación era diferente a principios de mayo. El 1 de este mes, el 60% de los nuevos contagios se concentraban en territorio bonaerense y porteño y el 40% en el resto del país.

Si se considera lo que sucedió en los distritos de CABA y PBA juntos, en los últimos 18 días, los nuevos contagios diarios promedio bajaron apenas el 1,46%. En cambio, en el resto del país los casos aumentaron un 57%. El 1 de mayo los nuevos casos promedio cada 24 horas en las demás jurisdicciones de Argentina -sin la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires- eran 8.478. Ayer ascendieron a 13.294. Se toma la “media móvil” para los últimos siete días - o el promedio de la semana - a fin de evitar saltos en los casos informados en una jornada en particular por problemas en la carga, o los descensos en los reportes del fin de semana.

“El crecimiento de casos en el interior era esperable”, le dijo a Infobae el físico y ex decano de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA Jorge Aliaga. “Lo que no era esperable es que el aumento de casos se produjera dos meses después que en el AMBA como pasó en la primera ola, porque en ese momento estábamos en Aislamiento Social Preventivo Obligatorio (ASPO), y ahora no hay restricción de movilidad entre las provincias. Entonces, los casos aumentaron también en las provincias en tan solo 20 días. El virus circula más rápido y todo se hace más sincrónico”, afirmó este experto que viene monitoreando la evolución de los casos desde el comienzo de la pandemia.

De los 35.543 contagios informados ayer en el parte vespertino del Ministerio de Salud de Nación, 14.593 corresponden a la Provincia de Buenos Aires (el 41%), 3.465 a la Ciudad de Buenos Aires (10% ), y el 49% al resto del país.

Entre los distritos que registraron mayor cantidad de casos en las últimas 24 horas figuran Córdoba con 4.074; Santa Fe con 3.302; Mendoza con 1.095; Tucumán con 1.194; Entre Ríos con 921; y Neuquén con 807; La Pampa con 799; y San Juan con 735. Fueron nueve las jurisdicciones que registraron ayer su máximo histórico.

Para Aliaga, el corrimiento del foco de la pandemia en el AMBA hacia las provincias obedece a una combinación de factores: “Es muy factible que ya hayan llegado al interior las nuevas variantes, con cepas más contagiosas, y que incluso se vuelvan a contagiar personas que ya tuvieron el virus ante. A esto se suma la vuelta a la actividad casi a pleno desde marzo, y la llegada del frío en mayo que hace que la gente se encierre más”.

El aumento de nuevos contagios en el país tiene un correlato en los casos fatales por coronavirus. En lo que va de mayo, el promedio de nuevos muertos diarios aumentó el 32%. El 1 de mes, se registró un promedio de 375 decesos por día. Con los 745 fallecidos por COVID-19 reportados ayer, ese valor pasó a 494. En total, Argentina ya acumula 71.771 fallecidos.

Ayer también se registró un máximo de pacientes con COVID-19 en terapia intensiva: 5.813. Hace una semana eran 5.375. Y la ocupación de camas UTI se ubicó en el 72,2% a nivel nacional, y en el AMBA de 76.2%, para todas las patologías.

 

La situación en las provincias

Si se analiza lo ocurrido en lo que va de mayo hasta el día de ayer, en 21 de los 24 distritos del país, aumentó el promedio nuevos casos diarios, tomando la fecha informada en el reporte diario del Ministerio de Salud de la Nación.


La que encabeza el aumento es Formosa. En el parte del lunes último, la cartera sanitaria nacional informó 5.630 “nuevos” casos en esa provincia, por la carga atrasada de casi 5.000 contagios, de los cuales solo 644 correspondieron a las últimas 24 horas, según el parte diario difundido por el gobierno provincial. Tanto la cartera sanitaria nacional como el gobernador Gildo Insfrán se acusan mutuamente por la responsabilidad en el retraso de la carga. Sin embargo, pese a esta actualización de datos acumulados que no aparecían en el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS), Formosa fue la provincia que registró el aumento más pronunciado en lo que va de mayo, un 220%. Pasó de un promedio de 150 casos diarios el 1 de mayo, a 480 nuevos casos diarios según el último dato disponible.

Le sigue La Rioja con un aumento del 132%. El 1 de mayo tenía 62 nuevos casos diarios y ayer, 143. Luego se ubica Santiago del Estero, donde también se duplicaron los nuevos contagios, el primer día del mes tenía un promedio de 185 nuevos casos diarios, y ayer este valor aumentó a 421, un 128%.

Para el mismo período, hubo subas significativas en La Pampa (115%); Catamarca (100%); San Juan (94%); Chaco (78%); Neuquén (76%), Córdoba (73%) y Salta (67%).

Por debajo del 50%, también registraron crecimientos de nuevos contagios diarios Río Negro (44%); Chubut (42%); Entre Ríos (37%); Misiones (33%); Santa Fe (30%); Santa Cruz (23%); Corrientes (17%); Tucumán (16%); Mendoza (13%); y Tierra del Fuego (2%).

En la provincia de Buenos Aires, el descenso en el promedio de nuevos casos diarios se detuvo a comienzos de este mes, y hasta ayer, se evidenció un aumento leve del 0,48%. Mientras que el primer día de mayo la media móvil era de 9.908 casos diarios, ayer fue de 9.956.

Sin embargo, Aliaga advirtió que “hay que distinguir la situación en el Gran Buenos Aires del resto de la Provincia, ya que mientras se vino produciendo una baja de casos en GBA - si bien se frenó de la mano de un aumento de la movilidad-, en el interior de la Provincia los casos vienen subiendo”.

Hay sólo 3 distritos en los que, entre el 1 y el 18 de mayo, el promedio de nuevos casos diarios bajó: Jujuy, aunque apenas el 0,75%; San Luis, el que más bajó, el 22%; y la Ciudad de Buenos Aires, un 8%.

En CABA, el 1 de mayo el promedio de nuevos casos diarios era de 2.756 y ayer fue de 2.523, según los datos reportados por el Ministerio de Salud de la Nación.

 

Más restricciones

Tanto los funcionarios nacionales como los bonaerenses y los porteños coinciden en la necesidad de restringir la circulación para bajar el número de casos, pero saben que no es efectiva sin un control estricto sobre la actividad comercial y la movilidad de los trabajadores no esenciales. Esta postura es compartida por varios gobernadores preocupados por el crecimiento de contagios en sus distritos, como el de Córdoba, Santa Fe y Neuquén, que ya establecieron restricciones más duras en sus distritos.

Las autoridades también reconocen que el comportamiento social está marcado por el hartazgo social, la crisis económica, la necesidad de trabajar en muchos sectores tras un año de parálisis, y la dificultad para controlar las reuniones sociales y el esparcimiento al aire libre sin respetar distancia ni protocolos.

En el Gobierno nacional evalúan alternativas. El presidente Alberto Fernández descartó ayer en una entrevista con Radio 10 volver a la fase 1 de la cuarentena en el AMBA, al reconocer que “la gente no lo resiste”. También le apuntó a Rodríguez Larreta y lamentó “el tiempo que han perdido” desde el Gobierno porteño, luego de que la administración porteña admitiera que analizan el cierre de las escuelas como una medida extrema ante el ascenso de los casos.

El jefe de Estado adelantó que continuarán vigentes las restricciones porque “no hay otro modo de resolver este problema” de la pandemia. Y subrayó: “Tenemos que pedirle a todas las jurisdicciones que vuelvan a poner los controles”.

La Provincia de Buenos Aires, mientras tanto, actualizó el sistema de fases y confirmó que ya hay 59 municipios en fase dos, lo que implica la suspensión de clases presenciales. Según informó ayer el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, los distritos de Adolfo Alsina, Alberti, Coronel Suárez, Pergamino y San Pedro pasaron a esa fase esta semana. En tanto, otros 66 distritos están en fase tres y hay 10 en fase cuatro. El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, volvió a pedir “un cierre fuerte” por dos semanas al menos.

En la Ciudad, el ministro de Salud porteño afirmó ayer que “si la tendencia al ascenso continúa”, evalúan “dialogar sobre otras medidas” para evitar que continúen subiendo. “Necesitamos seguir bajando los casos. De acuerdo con lo que veamos en los próximos días vamos a proponer medidas, pero lo importante es que bajen los casos”, dijo Quirós en declaraciones a la prensa. “Si los casos no bajan en las próximas 72 horas, entonces acompañaremos las medidas de la Nación”, aseguró.

Santa Fe, en tanto, ayer registró ayer su pico histórico de contagios y la ocupación de camas de terapia intensiva supera el 90 por ciento. El gobernador Omar Perotti resolvió suspender la presencialidad en los colegios en Rosario, Santa Fe y Rafaela, y resolvió prohibir la circulación en todo el territorio provincial desde las 0 de hoy hasta el 30 de mayo inclusive. También dispuso la suspensión de la actividad comercial en centros comerciales, paseos, shoppings y establecimientos afines. Se prohíben los encuentros sociales y familiares en lugares cerrados o al aire libre.

 

¿Por qué los casos diarios no bajan?

Los expertos coinciden en que la curva de casos está estabilizada en un número alto con una cantidad preocupante de muertos. “Tenemos una circulación de las cepas de alta transmisibilidad” y “la situación está lejos de ser controlada”, advirtió el médico infectólogo Eduardo López, quien sugirió en declaraciones radiales “una cuarentena corta y estricta de 15 días”. El director del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez sostuvo, no obstante, que “si un cierre total no está acompañado por altos testeos, lo único que hace es guardar el virus en el closet”.

El número de testeos diarios en nuestro país no aumenta como debería. Si bien ayer hubo un récord de 111.757 tests en una jornada, la positividad fue del 31%, tres veces por encima de lo recomendable, ya que un valor de este indicador por encima del 10% indica que no se está testeando lo suficiente. Argentina sólo ha testeado al 27% de la población cuando Chile, por ejemplo, testeó al 72% de sus habitantes.

López - integrante del Comité de expertos que asesora al Gobierno - consideró, asimismo, que a las restricciones “hay que acompañarlas también con la vacunación. Es la única bala de plata para frenar la pandemia”.

Hasta ahora, en Argentina el ritmo de vacunación sigue lento. La última semana, bajó un 8% con relación a la anterior, de acuerdo al análisis de la Unidad de Datos de Infobae. En la última semana, se aplicaron un promedio de 136.623 dosis al día. La semana anterior habían sido de 148.571. Entre el 5 y el 9 de abril se había logrado el máximo ritmo de aplicación, con un promedio de 188.132 dosis diarias.

En ese sentido, López destacó que “las buenas noticias son que van a llegar más de cuatro millones de dosis para vacunar a los adultos mayores y a los grupos de riesgo”.

Según el Monitor Público de Vacunación, que refleja en tiempo real online el avance de la campaña de vacunación, hasta ayer se habían aplicado 8.250.069 primeras dosis en todo el país, que equivalen al 18% de la población, y 2.094.042 segundas dosis, que inmunizaron solo al 5 % de los residentes en el país.

Y al cierre de esta nota, había 2.354.034 dosis sin aplicar: 1.589.675 en poder de las provincias y 764.359 pendientes de distribución por parte del Ministerio de Salud de la Nación.

Fuente: Infobae

Te puede interesar