El Gobierno quedó encerrado dentro de sus propios controles y no encuentra salida a la suba del dólar

ECONOMÍA 19 de julio de 2022 Por Luis BELDI
J3S4J2NWMBCMZIIBJFDLRW5ZGY

Todas las señales fueron negativas para el mercado. El dólar sigue siendo la gran preocupación del gobierno. No solo es el activo que más sube, sino el que más rumores genera. La desconfianza se reflejó en el fracaso de los cazadores de oportunidades que compraron a la mañana bonos de la deuda por debajo de los USD 20 de paridad pensando que habían llegado al piso. El desarrollo de la rueda les mostró lo desacertado de su instinto. Los bonos tocaron un piso que es el más bajo desde el 15 de mayo de 2020 cuando se estaba negociando la salida del default. En aquel momento, el riesgo país era de 2.837 puntos básicos.

Ayer con la brusca baja, después de la mitad de la rueda cuando Wall Street mostró su peor cara, comenzó el derrumbe y títulos como el Global 2038 perdieron 2,26%. El riesgo país aumentó 56 unidades (+2%) a 2.810 puntos básicos y está en los niveles de los días de default.

El clima que se vivió en el mercado cambiario fue el mismo. La apertura optimista de las Bolsas de Nueva York contagió a las acciones locales e hizo abrir al dólar en baja. Pero en cuanto se conocieron los primeros balances que llegaron a Wall Street, el humor cambió y los dólares financieros, a pesar del mejor comportamiento de los bonos AL30 y GD30 con que operan, tuvieron subas importantes. El MEP aumentó $2,74 (+0,9%) a $ 295,24 y el contado con liquidación $2,47 (+0,8%) a $ 303,92. El “blue” tuvo un leve retroceso de $2 a $291 después de haber tocado $289, porque hubo escasos negocios.

La situación se agravó en el mercado mayorista por donde se cursa exportaciones, importaciones y pago de deudas al exterior, donde se aceleró la devaluación y el dólar avanzó 73 centavos (24 centavos diarios incluyendo sábado y domingo) a $128,98. Pero lo más grave es que el Banco Central fue un vendedor en soledad porque no aparecieron los exportadores y tuvo que desprenderse de USD 130 millones que fue el monto que bajaron las reservas para quedar en USD 40.013 millones.

Por supuesto, crecieron los rumores de medidas del Banco Central para cortar esta sangría de reservas que en lo que va del mes bajaron USD 2.771 millones. El tema es que el Banco Central quedó adentro de la prisión que construyó para el dólar y cualquier cepo que invente le va a jugar en contra porque al no tener dólares para abastecer a los importadores, irán a buscarlos donde puedan para no cerrar sus empresas. Cuanto más caro los paguen, más elevada será la inflación porque ese costo lo trasladarán a precios. De hecho, desde que comenzó la marcada escasez de divisas, las cuentas bancarias en dólares perdieron entre el 13 de junio y el 13 de julio USD 485 millones. No se puede decir que hay un retiro masivo de depósitos ni mucho menos porque es un mínimo porcentaje dentro de los USD 15.141 millones depositados, sino que son dólares que las empresas utilizan para importar o pagar deuda o bien a los que echan mano los viajeros para hacer una diferencia de casi $50 entre el dólar solidario que cotizó a $237,63 contra $285 del “blue” tomando el valor de compra del mercado libre. No son pocos los que venden sus dólares billete para pagar la tarjeta en pesos y bajar el costo del viaje en 20%. Pero suprimir este dólar dispararía directamente al “blue”.

Por caso, si quieren que los turistas paguen la tarjeta al dólar MEP, habrá más demanda de esos dólares y se encarecerá el tipo de cambio. Si suspenden el dólar ahorro o solidario, le agregarán clientes al mercado libre y el “blue” ingresará a dimensiones inesperadas.

Tocar las operaciones de Cedears, como se rumorea, tendrá el mismo efecto porque se utilizan de cobertura contra la devaluación. Demás, está decir que cualquiera de estas medidas terminaría en una devaluación obligada de la moneda local.

A todo esto, la Bolsa pudo quedarse en su burbuja y eludir el mal humor de las Bolsas de Nueva York. El S&P Merval, subió 1,16% en pesos y 0,4% en dólares. El monto de negocios bajó a $997 millones y el motor de la suba fueron las acciones de los bancos que crecieron más de 4%.

Los ADR’s -certificados de tenencias de acciones que cotizan en las Bolsas de Nueva York- operaron un volumen cercano al récord de $7.262 millones. El mercado se expandió porque al menú de ADR’s se incorporaron 16 certificados nuevos entre ellos los de Ford y Airbnb. Entre los ADR’s se destacaron Globant (+7,7%), Banco Francés (+4,6%) y Tenaris (+4,4%).

Hoy será otra jornada intensa. La ministra de Economía Silvina Batakis sigue sin exhibir el respaldo político que necesita para enfrentar esta crisis. El titular del Banco Central parece detentar el poder que debería tener la ministra. El mercado hace una lectura de lo que sucede y las conclusiones las traslada a precios.

Por caso, los bonos dollar linked (atados al precio del dólar mayorista) y los que ajustan por CER, ayer casi no tuvieron variaciones de precios. Quedaron relegados por el dólar billete en todas sus formas.

Fuente: Infobae

Te puede interesar