El tiempo - Tutiempo.net

El desgarrador relato de una madre que denuncia que abusaron de su hija en una sala de escape

POLICIALES 07/12/2023 Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
IGOHJ642CVBD5CHIN2URU3VKSE

El caso de los chicos que denunciaron por abuso sexual a un empleado de una sala de escape de la localidad mendocina de Godoy Cruz a fines de noviembre, sumó un inesperado e indignante capítulo: la familia de una nena de 12 años había radicado una denuncia similar en el mes de julio, pero esa causa nunca avanzó.


“Me produjo mucha indignación”, dijo a TN la mamá de esa nena, cuya identidad se reserva para proteger a la víctima. Y explicó: “No solamente por mi hija, que fue abusada por un adulto que se aprovechó de sus circunstancias de indefensión sino también por la justicia, que no accionó”.

En este sentido, la mujer resaltó: “Si le hubieran dado curso a mi expediente, esta persona hubiera sido detenida en julio y estos chicos que sufrieron ahora el abuso no lo hubieran pasado”. “Me parece que mi hija ha sido victimizada doblemente”, subrayó.

El caso de abuso en la sala de escape de Mendoza
El hecho que relata la denunciante tuvo lugar el viernes 21 de julio pasado en una sala de escape ubicada en la calle San Martín al 1.700, donde la hija de la mujer había ido a festejar un cumpleaños junto con un grupo de entre seis y ocho chicos de su misma edad.

La madre del homenajeado se quedó en la planta baja del lugar y a los menores los llevaron a una habitación en el primer piso para desarrollar la actividad. “Ellos no lograron descifrar el acertijo. Entonces, pasado el tiempo que tenían para resolverlo, entró un hombre con una máscara de zombi y a los gritos para que los chicos se asustaran”, relató la denunciante.

“Esta persona era la que les tenía que explicar a los chicos en qué habían fallado”, apuntó la mujer, y agregó: “Mientras hablaba, se ponía atrás de las nenas del grupo”. Fue entonces cuando su hija sintió que la tocaba por primera vez.

Pese a los intentos de la nena de alejarse del abusador, al cambiar de sala a medida que avanzaba en la explicación, este lograba ubicarse en lugares estratégicos para garantizar su objetivo.

“Se ponía en el marco de la puerta, de manera tal que los chicos no pudieran esquivar su presencia física. Tenían que pasar sí o sí por al lado suyo, casi rozándolo”, indicó la mamá de la víctima.

En total, aseguró la denunciante, su hija fue víctima de tocamientos cuatro veces en “Enigma Salas de Escape”. “Abusaron de ella en un lugar al que fue a divertirse y en el que estaba totalmente expuesta, porque no estaban con el adulto que los había acompañado”, manifestó.

La primera denuncia
“Ese viernes cuando volvió la vi muy rara. No quería comer y se acostó a dormir”, siguió la mujer. Fue recién al día siguiente por la tarde cuando su hija se animó a contarle lo que le había sucedido.

A otras cuatro nenas les había pasado lo mismo, pero los padres no quisieron hacer la denuncia policial. Ella sí. El domingo 23 de julio hizo la denuncia en línea y recibió después un llamado de la Oficina Fiscal N° 4 de Godoy Cruz para que fuera a ratificar sus dichos el día lunes.

“Me presenté en la Fiscalía y declaré durante una hora”, contó la denunciante, que se fue de allí con una recomendación y poco más: le dijeron que no se comunicara por su cuenta con la empresa ni “hiciera lío en los medios” para evitar que el sospechoso fuera despedido y se profugue. “En ese momento sólo teníamos su descripción pero no conocíamos el nombre”, apuntó.

Y completó: “Después de esto llamé varias veces para ver qué avance habían tenido en el expediente, porque debían ir a secuestrar las cámaras de seguridad, pero no me comentaron demasiado”.

La causa, efectivamente, no avanzó mucho más hasta que el pasado 26 de noviembre las nuevas denuncias, donde las víctimas ( todos alumnos de sexto grado de una escuela de la ciudad) relataron el mismo modus operandi, tomó impulso la primera investigación.

La suma de todos los miedos
Tras enterarse por los medios de los nuevos casos, la denunciante volvió a presentarse en la fiscalía y pidió la acumulación de causas. “Formalmente está la denuncia de mi hija y cuatro más”, precisó.

Según reflejaron los medios locales, el jueves de la semana pasada se entregó el sospechoso, un joven de 20 años que ya recibió el beneficio de la prisión domiciliaria, medida que se hará efectiva una vez que presente una fianza de 500.000 pesos.

Por su parte, desde la empresa involucrada informaron que el joven ya fue despedido y se pusieron a disposición de la Justicia para aportar las pruebas necesarias para el esclarecimiento del hecho, entre ellas, las cámaras de seguridad.

“A mí me gustaría que haya una condena porque realmente ha producido un daño y no sabemos cuántos chicos más habrán sido víctimas”, expresó TN la denunciante, y detalló: “Por abuso simple reiterado corresponde una pena de 1 a 3 años de prisión”.

En relación a su hija, mencionó que fue procesando lo que pasó durante los cuatro meses que pasaron. Aún así, advirtieron “cambios en su manera de relacionarse con sus pares, sobre todo con los varones”. “Cuando le sucedió me dijo que le habían arruinado la experiencia y que nunca quería volver a una sala de escape”, cerró.

Con informacion de Todo Noticias.

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE