Irán acaba de cometer un gran error, Israel no debería hacer lo mismo

INTERNACIONALES 15/04/2024 Thomas L. FRIEDMAN
1713130997308

Sería fácil dejarse deslumbrar por la forma en que los militares israelíes, estadounidenses y de otros países aliados derribaron prácticamente todos los aviones no tripulados, misiles de crucero y misiles balísticos iraníes lanzados contra Israel el sábado y concluir que Irán había logrado su objetivo -como represalia por la supuesta muerte por parte de Israel de un alto comandante iraní que operaba contra Israel desde Siria- y ahora podemos darlo por terminado.

Eso sería una peligrosa interpretación errónea de lo que acaba de ocurrir y un enorme error geopolítico por parte de Occidente y del mundo en general.

 
Ahora tiene que haber una iniciativa global masiva y sostenida para aislar a Irán, no sólo para disuadirlo de volver a intentar semejante aventura, sino también para dar razones a Israel para que no tome automáticamente represalias militares. Eso también sería un grave error. Irán tiene una red regional, e Israel necesita una alianza regional, junto con Estados Unidos, para disuadirlo a largo plazo.

Por lo tanto, debe haber importantes consecuencias diplomáticas y económicas para Irán, con países como China tomando finalmente cartas en el asunto: Cuando Teherán disparó todos esos drones y misiles, no podía saber que prácticamente todos serían interceptados. Algunos fueron derribados sobre Jerusalén. Un misil podría haber alcanzado la mezquita de Al Aqsa, uno de los santuarios más sagrados del Islam. Otro podría haber alcanzado el Parlamento israelí o un rascacielos, causando víctimas masivas.

 
En otras palabras, estamos hablando de una escalada sin precedentes en la larga guerra en la sombra, estrechamente contenida, entre Irán e Israel, que se había limitado casi exclusivamente a ataques selectivos israelíes contra unidades del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica en Líbano y Siria -donde no tienen nada que hacer en primer lugar- e Irán tomando represalias haciendo que su milicia proxy libanesa, Hezbollah, dispare cohetes contra Israel. También hemos visto cómo Irán introducía armas y explosivos de contrabando desde Siria en Jordania, Gaza y Cisjordania para matarlos y desestabilizar Jordania, y cómo el Mossad asesinaba a un científico nuclear dentro de Irán.

Pero Israel nunca ha lanzado un ataque con misiles tan masivo directamente contra Irán, e Irán tampoco lo había hecho contra Israel antes de esto. De hecho, ningún país había atacado directamente a Israel desde que el Irak de Sadam Husein lo hiciera con misiles Scud hace 33 años. Sin una iniciativa global liderada por Estados Unidos para imponer sanciones a Irán y aislarlo aún más en la escena mundial, el comportamiento de Irán se normalizaría tácitamente, en cuyo caso lo más probable es que Israel tome represalias del mismo tipo y nos encaminemos a una gran guerra en Oriente Medio y a 250 dólares por barril de petróleo.

“La alternativa a una guerra regional a gran escala, que nosotros no queremos e Israel tampoco, no puede ser una vuelta al statu quo anterior”, me dijo Nader Mousavizadeh, fundador y consejero delegado de la consultora geopolítica Macro Advisory Partners y asesor principal de Kofi Annan cuando era secretario general de la ONU. Un esfuerzo global para aislar a Irán, añadió Mousavizadeh, “es la mejor manera de separar al régimen de su pueblo, tranquilizar a Israel y a los israelíes sobre su seguridad y eliminar la necesidad de una nueva escalada militar regional, que sería un regalo para Irán y sus apoderados”.

También es la mejor manera de garantizar que el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, no arrastre a Estados Unidos a una guerra regional para apuntalar su propia base política en ruinas.

Es imposible exagerar las implicaciones político-militares de lo que acaba de ocurrir. Poco después del ataque con misiles, el presidente de Irán, Ebrahim Raisi, emitió un comunicado en el que declaraba que el Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos había “dado una lección al enemigo sionista”. Desde luego que sí, pero puede que no sea la que Raisi piensa.

Irán acaba de revelar involuntariamente al mundo entero que el gobierno de Irán está tan penetrado por las agencias de espionaje occidentales (porque muchos iraníes odian a su propio gobierno) que el presidente Biden fue capaz de predecir casi la hora exacta del ataque con más de un día de antelación, y mostró al mundo entero que Israel y sus aliados occidentales tienen capacidades antimisiles muy superiores a las que tiene Irán en misiles.

Como escribió el domingo el veterano corresponsal militar de Haaretz, Amos Harel: Estamos hablando de “un logro sin precedentes en la historia de las guerras de Israel -aunque con alguna ayuda de los amigos- que quita en gran medida la principal baza que tienen Irán y el eje: los drones y los misiles”. Las impresionantes interceptaciones del sistema Arrow han acaparado la mayor parte de la atención, pero los pilotos israelíes y estadounidenses derribaron cientos de misiles de crucero y drones”.

Hay que suponer que Irán y sus apoderados tienen que estar a la vez decepcionados y desconcertados por este giro de los acontecimientos. Como añadió Harel: “La intención iraní, según se evaluó antes del ataque, era hacer una exhibición de sus capacidades con un ataque contra objetivos militares”. Un análisis de las zonas en las que sonaron las alertas sugiere que el objetivo podría haber sido la base aérea de Nevatim, en el sur de Israel. Parece que los iraníes planeaban destruir la base y los avanzados cazas F-35 estacionados allí, que son la joya de la corona de la ayuda estadounidense a Israel. Irán fracasó completamente”.

En cambio, el ataque iraní puede haberse limitado a herir gravemente a una niña beduina musulmana israelí de 7 años alcanzada por la caída de metralla. Y si así de efectiva fue la ofensiva iraní, sus dirigentes tienen que estar preguntándose ahora cómo de buenas son sus defensas, si Israel decide ahora tomar represalias. Hezbollah debe estar preguntándose lo mismo.

Eso puede explicar por qué Raisi, después de su alarde de haber dado una lección a Israel, pidió (¿suplicó?) que Estados Unidos y todos los demás “partidarios del régimen de ocupación... aprecien esta acción responsable y proporcionada de la República Islámica de Irán” y no pasen a la ofensiva contra Irán. Mensaje de Teherán al mundo: Sólo enviamos un pequeño disparo de advertencia, no hay de qué preocuparse, sigamos adelante.

Esto no se debe únicamente a que Raisi esté preocupado por su frente exterior. A principios de este mes, Haaretz informó de que “se pidió a los aficionados iraníes al fútbol en el estadio Aryamehr de Teherán que guardaran un minuto de silencio en honor de los siete miembros de la élite de la Guardia Revolucionaria iraní, incluido el general Mohammad Reza Zahedi, que murieron en el ataque aéreo [israelí] contra su consulado en Damasco. En su lugar, los espectadores comenzaron a abuchear y a hacer sonar bocinas de aire en un aparente acto de protesta. En un vídeo que circula por las redes sociales, se puede ver a los aficionados interrumpiendo ruidosamente el momento de silencio. ... En un vídeo que circuló por X, se puede ver a los aficionados gritando: “¡Coge esa bandera palestina y métetela por el culo!”. Y no es la primera vez que ocurre en partidos de fútbol.

Muchos iraníes entienden que la obsesión del régimen por destruir el Estado judío no es más que una forma costosa de desviar la atención del público iraní de su represión asesina en casa contra su propio pueblo. Como indica la historia de este partido de fútbol, la gente tiene cada vez menos miedo de decirlo en público, sobre todo después de que el régimen haya asesinado a unas 750 mujeres, niñas y hombres desde que el 16 de septiembre de 2022 se iniciara un levantamiento de protesta en todo el país tras la muerte de una joven kurda, Mahsa Amini, bajo custodia de la policía de moralidad iraní. Miles de personas más han sido detenidas.

Una de las razones por las que Irán apoya la guerra de Hamas y prefiere que Israel siga atascado en Gaza y ocupando Cisjordania es que mantiene al mundo y a muchos estadounidenses centrados en las acciones israelíes -en lugar de en la brutal represión contra los manifestantes por la democracia en Irán y en la influencia imperialista de Irán en la región, donde utiliza apoderados para controlar la política de Líbano, Siria, Irak y Yemen y utiliza esos países como bases militares para atacar a Israel.

Nadie debe pensar que Irán es sólo un tigre de papel. Teherán todavía puede lanzar miles de cohetes de corto alcance contra Israel a través de Hezbolá, y como algunos de estos cohetes tienen un guiado de precisión, podrían causar daños significativos a la infraestructura de Israel. Irán también tiene misiles más grandes en su arsenal.

Aun así, lo que sucedió el sábado es, en última instancia, un impulso significativo para lo que yo llamo la Red de Inclusión en Oriente Medio (países más abiertos y conectados como Jordania, Arabia Saudí, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Egipto e Israel y los aliados de la OTAN) y un verdadero revés para la Red de Resistencia (los sistemas cerrados y autocráticos representados por Irán, Hamas, Hezbollah, los Houthis y las milicias chiíes de Irán en Irak) y Rusia. El sonido dentro de Irán y la Red de Resistencia el domingo por la mañana es ese sonido que escuchas del GPS de tu coche después de un giro equivocado: “Recalculando, recalculando, recalculando”.


© The New York Times 2024 - Fuente: Infobae

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE