El tiempo - Tutiempo.net

Jaime Durán Barba: "Hay una parte del PRO que va a ser absorbida por la Libertad de Avanza"

POLÍTICA 14/05/2024 Agencia de Noticias del Interior
reportaje-conjunto-de-fontevecchia-a-duran-barba-y-antoni-gutierrez-rubi-20230705-1603779

Jaime Durán Barba, docente en la Universidad de Washington y reconocido asesor político, considera que la emergencia de los outsider en la política es un fenómeno que continuará expandiéndose, y que parte de la fortaleza de Javier Milei, su hermana Karina, Diana Mondino y parte de su equipo es que son "gente nueva", como lo fueron los dirigentes del PRO en su momento. "Los antiguos partidos no terminan de resucitar", señaló en Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1).

Jaime Durán Barba es un primus inter pares de la consultoría de imagen política. Además de docente en la Universidad de Washington es columnista de Perfil desde hace muchos años. "Creador de presidentes", entre ellos de Mauricio Macri y del ex presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, entre otros. Él mismo fue, podríamos decir, jefe de Gabinete en Ecuador a fines de los '90. A diferencia de lo que cree la plana mayor del Gobierno nacional, Jaime Durán Barba advirtió que “tampoco es que si te declaras pronorteamericano te van a llover inversiones”.

¿Estás en Buenos Aires? ¿Hasta cuándo?

Sí, estoy de vuelta en Buenos Aires y me quedo toda esta semana todavía, muy contento de estar acá. 

¿El motivo del viaje también tiene que ver con la miniserie de Netflix, “El Hacedor de Presidentes", o no? 

Sí, está avanzando mucho este proyecto. Son 7 entregas y se han hecho ya 5 capítulos, que estamos revisando y analizando. Y también porque hay un contrato para escribir un texto acerca de la nueva política argentina desde Macri hasta Milei.

¿Y cómo es esa nueva política argentina desde Macri hasta Milei?

Es un desafío que tratamos de sistematizar. La verdad es que en el mundo en general, y especialmente en América Latina, vino una nueva política en la que están Gabriel Boric, Pedro Castillo y Guillermo Lasso por ejemplo, y que es una política que rompe con los viejos esquemas. Los partidos y los aparatos tienen poca importancia. Es una política que se hace mucho a través de las redes con líderes que se comportan de manera totalmente distinta de los líderes tradicionales. 

Cuando aparece esta política normalmente no tiene vuelta. Los antiguos partidos no terminan de resucitar después y se ve que es necesario armar una nueva propuesta. Pero no hay todavía una respuesta a eso. Es muy interesante el tema y se necesita mucha creación para afrontar el nuevo tiempo.

Las outsiders y la nueva mirada política global

Macri y Milei son personas que pueden responder a una mirada empresaria, independientemente de que el actual presidente no sea empresario sino un consultor de empresas, hubo muchos presidentes empresarios en América Latina, pero sin ninguna duda, Macri no se hizo conocido por esa faceta sino como presidente de Boca, y en el caso de Milei, por haber sido un exitoso y llamativo panelista de televisión. Pero antes de eso, en los 90, Argentina tuvo también otros famosos, como Reutemann, el corredor de Fórmula 1 y gobernador de Santa Fe, o Palito Ortega, un cantante famoso en los años 70 como gobernador de Tucumán, y hasta el propio Daniel Scioli, que era famoso por ser  motonauta y luego fue gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Otro ejemplo que a vos te tocó muy de cerca fue el de Francisco de Narváez, que era famoso no por ser empresario, sino por una imitación en el programa de Tinelli. ¿Hay una línea de continuidad que ya lleva más de 25 años creciente de los outsiders en política, por lo menos en el caso de la Argentina?

Se inició hace un tiempo, de manera más tímida diría yo, en Estados Unidos con Ronald Reagan, que era un actor y que pasó a la política, pero culmina con Trump, que era una persona que también venía del espectáculo, más precisamente de un reality show. 

Un caso interesantísimo es el de Volodimir Zelensky en Ucrania, que era un cómico de televisión y que hizo su campaña totalmente con estos parámetros novedosos de llamar la atención y de provocar más espectáculo que discusión ideológica. 

Tiene que ver esto con el fin de las ideologías que se produjo con la caída del muro de Berlín y con la aparición del Internet que produce un nuevo tipo de lector más interesado en el mensaje de texto que en los libros, más interesado en lo llamativo que en lo profundo y más interesado en el espectáculo que en otra cosa. 

Pero no es solamente propio de una ideología, Pedro Castillo fue lo mismo en Perú, Boric en Chile ha sido algo semejante, y hasta cierto punto los dos candidatos que llegaron a la segunda vuelta en Colombia.

Alejandro Gomel (AG): Ya con 5 meses de gobierno, ¿qué ve de acá en adelante? ¿La oposición tiene condiciones de articular alguna política para enfrentar lo que propone el Gobierno?

La experiencia que hay en todos los países en que se produce este fenómeno, incluso en México y Estados Unidos, en donde el aparato sí funciona por la dimensión de los países, la experiencia que hay es que no es posible volver al pasado. Es difícil que los sindicatos argentinos, como están ahora, sigan siendo una alternativa de oposición. 

Creo que ni el peronismo ni Juntos por el Cambio van a subsistir. Se necesita recrear muy radicalmente una de estas fuerzas o que aparezca algo nuevo. Pero, de hecho, en América Latina, desaparecieron todos los partidos, este terremoto es un terremoto que no tiene vuelta.

AG: ¿Entonces, que no haya algo nuevo en la oposición significa que hay campo libre para que pueda avanzar el oficialismo en sus políticas?

Hasta aquí es lo que se ve. En las encuestas, que no tienen valor para ver el futuro pero sí para analizar lo que está pasando, es que todas las figuras que están fuera del oficialismo tienen una caída descomunal. Tanto Cristina como Mauricio, todas las figuras. Este tipo de movimientos en todos los países son movimientos de protesta, de rechazo al establishment, de rechazo a lo antiguo, o sea, que es rechazo también a la izquierda y a la derecha tradicional, es la búsqueda de nuevos espacios.

Claudio Mardones (CM): Hay una foto que encabezó Karina Milei, el día del segundo paro nacional, y que estuvo flanqueada por diputados de LLA y del PRO, justo mientras el Senado de la Nación avanzaba con el trámite de la Ley Bases. Surgió la posibilidad de que a partir de esa foto de esos dos espacios políticos se constituya una nueva mayoría en Diputados para hacer frente a una posible devolución con cambios de la Ley Bases de la Cámara Alta, pero en esa foto no había ningún enviado de Victoria Villarruel ni nadie del Senado. ¿Cómo interpreta esto? ¿Se está desdibujando el PRO? ¿Hay posibilidades de que el poder del Presidente se concentre solo en DIputados con el PRO como una especie de lazarillo para afrontar esta situación?

Hay una parte del PRO que va a ser absorbida por la Libertad de Avanza. Karina Milei, para quienes tenemos una mentalidad más antigua, es un personaje extraño que no parecería tener la capacidad de los líderes tradicionales para formar un nuevo partido, pero lo está haciendo.

Son gente nueva, gente distinta, guste o no, pero tanto Milei como su hermana, Santiago Caputo y Diana Mondino tienen un patrón común: es gente nueva, como en su momento fueron los del PRO. Cuando apareció Macri no existían ni Michetti, ni Vidal, ni Rodríguez Larreta. Eran gente nueva que apareció con Macri.

Los límites de la tolerancia social

Siempre repetías que "no se ganan elecciones prometiendo ajustes o recortes", pero tenemos por primera vez un presidente que no sólo propuso eso sino que multiplicó la apuesta. ¿Ese axioma de la consultoría política tendrá vigencia recién en el 2025?

Yo creo que no es exacto. La propuesta de Milei candidato no fue la de “sangre, sudor y lágrimas” para la gente, sino para lo que él denominó la casta, para la política. Él decía que no se van a perder los planes sociales y que la gente pobre no va a perder sus privilegios, sino que el cambio lo va a pagar la política. Finalmente, eso no es real. 

Lo mismo dijo López Obrador en México, que con el salario de los trabajadores del Estado se financiaba el cambio y nunca fue real. Pero ya en Milei presidente, se ha producido un ajuste enorme y lo desconcertante es que, no se ve que haya habido un daño grande para su imagen. Eso tiene que ver con la caducidad de la oposición. 

Creo que el gobierno de Alberto Fernández llevó a la Argentina a una crisis tal que mucha gente pensó que había que experimentar algo nuevo porque así no se podía seguir. Realmente el gobierno de Fernández fue uno de los peores que ha tenido la Argentina y hay una reacción frente a eso. 

Ahora, ¿hasta cuándo va a durar esto? No está claro. Milei tiene que lograr que la gente sienta que la economía mejora, pero no la inflación ni el FMI, sino que la gente pueda darle un helado al hijo, darse un gustito. Esto se tiene que lograr y no es fácil en estas circunstancias.

¿O sea que el axioma sigue vigente pero Milei creó un lenguaje polisémico en el que se suponía que el ajuste no lo iba a pagar la gente, pero en el 2025 (si todo sigue igual en términos microeconómicos) el axioma va a ser inflexible y perderá las elecciones de medio turno?

Insisto en que no es la macroeconomía la que tiene que mejorar sino la economía de la gente común en su casa. La macroeconomía puede ser divina, pero si la gente no siente en su vida cotidiana que algo ha mejorado, la situación va a ser mala para ellos.

 

 

Con información de www.perfil.com

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE