El Consejo de la Magistratura empieza a definir quiénes reemplazarán a Bruglia y Bertuzzi en la Cámara Federal

POLÍTICA Por Patricia Blanco*
Los aspirantes tienen tiempo hasta mañana para anotarse en el examen que está previsto para el 26 de febrero. Todavía no lo habían hecho ni Bruglia ni Bertuzzi
CEYVSU3UZ5DDRPLA2SYPPMIW54

A menos de cien días del fallo que dictó la Corte Suprema de Justicia sobre los traslados de los jueces, el Consejo de la Magistratura comienza a definir a partir de mañana quiénes serán los que ocuparán, de manera permanente, los dos lugares claves en los que, por ahora, están sentados los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi. Es que este lunes, a la medianoche, cierra el plazo de inscripción para los que quieran postularse.

Hasta hoy, ni Bruglia ni Bertuzzi se habían anotado en el concurso. Fuentes judiciales dijeron a Infobae que Bertuzzi se anotará antes del cierre. Bruglia, en tanto, evaluaba hasta último momento qué hacer, aunque terminaría inscribiéndose, señalaban en su entorno.

El examen tiene fecha para el 26 de febrero, aunque todavía no está definidos cómo se realizará: el examen debe ser presencial, con todos los participantes en un mismo lugar, pero la pandemia puede complicar las cosas. De hecho es el primer concurso que se activa desde que el COVID-19 vino a cambiar las reglas de lo ya conocido.

Aunque la Corte Suprema dijo que todos los jueces traslados tenían sus horas contadas en sus cargos si no enfrentaban un concurso en el Consejo, lo ganaban y conseguían el aval del Senado, el organismo que selecciona y controla a los jueces solo activó el concurso por la Sala I de la Cámara Federal, el estratégico tribunal que revisa las causas de corrupción de Comodoro Py. Apenas sucedió el fallo de la Corte, el 3 de noviembre pasado, el presidente del Consejo Alberto Lugones había dicho que entre seis y ocho meses podían estar los nuevos titulares designados.

En la Sala II, en tanto, la composición ya parece definida: al histórico Martín Irurzun, presidente de la Cámara Federal, ya se le sumó esta semana el juez Eduardo Farah, regresado desde los tribunales de San Martín, luego de un traslado en tiempos macristas que quedó, precisamente, sin sustento luego del fallo de la Corte por Bruglia y Bertuzzi. Farah había solicitado aquel traslado en 2018 tras el fallo que firmó en la causa Oil Combustible y que terminó criticando el entonces presidente Mauricio Macri. Pero el fallo de la Corte sobre Bruglia y Bertuzzi volvió a abrirle las puertas de Comodoro Py. A diferencia de todo el resto de los jueces que querían quedarse a donde habían sido traslados, Farah avisó que no le interesaba competir por la titularidad en los tribunales de San Martín. Así las cosas, se reinstaló en el despacho que supo ocupar en el edificio de Retiro.

Para marzo, se espera el desembarco del abogado Roberto Boico, el defensor de Cristina Kirchner en la causa Memorándum cuyo nombre –concurso mediante- fue enviado por el presidente Alberto Fernández este jueves al Senado. El oficialismo tiene la mayoría para convertir a Boico en el próximo camarista de Comodoro Py 2002.

Por eso la mirada del oficialismo está puesta en qué pasará con la Sala I. Esta semana, comenzaron a inscribirse los primeros postulantes a participar del concurso por los dos cargos de ese tribunal. Ya hay varios anotados para el concurso. Varios de ellos vieron frustradas sus posibilidades de llegar a la Cámara Federal, cuando el operativo que puso en marcha el Consejo de la Magistratura en julio pasado hizo creer que las vacantes a ocupar en el segundo piso de Comodoro Py podían llegar a ser cuatro, tomando a los que mejor habían quedado posicionados en un concurso ya abierto. Eso quedó descartado con el fallo de la Corte Suprema.

Entre los que se encuentran ya anotados para intentar suerte aparecen los jueces Marcelo Martínez De Giorgi y Sebastián Ramos, que ya ocupan –respectivamente- la titularidad de los juzgados 8 y 2. Hay tiempo hasta la medianoche del lunes para los que quieran sumarse. El jurado que intervendrá tiene como titulares a Mirta Gladis Sotelo de Andreau, Javier Augusto De Luca, Alberto Salomón Montbrun y Claudia Alicia Rezek. Los suplentes serán Jorge Ernesto Rodríguez, Daniel Oscar Cuenca, Beatriz Rajland y Laura María Giosa.

Ni Bruglia ni Bertuzzi se inscribieron aún. Pero todo indica que anotaran sus nombres en la lista. Bertuzzi, al menos, ya lo tiene decidido, mientras que Bruglia estaba un poco más indeciso y avisó que se definirá a último momento.

En el entorno de ambos jueces dicen que, aunque hagan el mejor examen, van a dejarlos con el peor puntaje porque los quieren afuera. Por eso, la jugada fue presentar la demanda en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Incluso los jueces le habían pedido a la CIDH que enviara veedores al concurso.

“Hemos sido removidos por la política de nuestros cargos de Jueces de la Cámara Federal de la Ciudad de Buenos Aires, vitales para quienes manejan actualmente el sistema del poder, por motivos que en forma individual o combinada generaron un esquema ficcional del que se valieron las actuales autoridades del Estado Argentino para desalojarnos en forma expedita de los cargos que detentábamos. Fueron actos en apariencia lícitos con un vicio originario de ilegalidad (centrado en el Consejo de la Magistratura de la Nación), montados desde la estructura máxima del poder del Estado y perfectamente coordinados. Mediante esta ilícita acción, violaron las garantías de inamovilidad y estabilidad de la que gozábamos. Los motivos pueden ser varios, sin descartar la venganza, búsqueda de impunidad o simplemente obtener cargos del esquema central del poder judicial”, aseguraron.

Esa demanda, sin embargo, no tiene certezas de éxitos mientras el reloj del Consejo de la Magistratura ya entró en la cuenta regresiva. Por eso, la estrategia de Bruglia y Bertuzzi sería entonces participar para que nadie los eche antes de tiempo. Ya dijo la Corte Suprema que los jueces trasladados permanecen en sus puestos hasta que el proceso de selección defina a los titulares. Así, ambos siguen en sus despachos.

Si el concurso avanza y los “ganadores” son otros candidatos, Bruglia debería volver al Tribunal Oral Federal 4, en el sexto piso de Comodoro Py. A Bertuzzi, en cambio, lo devolverían a un tribunal oral de la Plata, porque al TOF 4 -donde cumplía funciones en 2018 cunando fue trasladado a la Cámara Federal- llegó también con un traslado, pero esa vez firmado por Cristina Kirchner.

El fallo de la Corte fue una suerte de implosión en tribunales, por los efectos que provocó el reclamo de Bruglia y Bertuzzi al sostener que los traslados eran transitorios: todo el universo de “pases” quedaba en la cuerda floja. La Corte se adueñó de la definición a fines de septiembre a través de un per saltum, decisión que tomó por sorpresa al Gobierno. El presidente Alberto Fernández criticó cada vez que pudo ese per saltum de la Corte Suprema , sobre todo, después del fallo que confirmó la condena del ex vicepresidente Amado Boudou en la causa Ciccone, a través del recurso “280”. Fue a partir de entonces que desde el kirchnerismo reforzó las advertencias de juicios políticos y la ampliación de los números de integrantes del máximo tribunal.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar