Los 10 impactos negativos sobre el bolsillo que provoca la brusca suba del dólar libre de los últimos días

ECONOMÍA 28 de abril de 2021 Por Luis BELDI
Cuando quedan por delante tres jornadas para finalizar el mes, el dólar “blue” ya subió 15%, desairando a los que apostaban al peso porque esperaban una inflación superior al alza de la divisa
2I4DFON2W5AGNI5XZ3PEUDLZ34

“La gente no quiere vender dólares y la gente quiere comprar dólares. Allí tiene la respuesta a la suba”, dijo un operador del mercado libre para explicar la nueva escapada del “blue” de $ 4. El dólar quedó comprador para hoy porque los que tienen divisas dejan de pagar vencimientos de deudas y servicios para conservarlos porque saben que van a subir. Del otro lado, hay una fuerte cantidad de compradores que pagan cada vez más para hacerse de los billetes verdes. Creen que el destino del dólar está cerca de los $ 200 en un plazo no muy corto.

Cuando faltan tres ruedas para terminar el mes, el dólar libre subió 15% y casi toda la suba la logró en 14 días, desairando a los que apostaban al peso porque creían que la tasa del costo de vida iba a ser superior a la suba del dólar. El “blue”, respondiendo con el rally de las dos últimas semanas, y es la mejor inversión de abril hasta ahora.


Los dólares alternativos en ese lapso subieron 6,6% en el mercado con cepo y más de 7% en el de los operadores. También le ganaron al costo de vida, a las acciones y a los bonos de la deuda.


Cuando el dólar comienza a tomar velocidad, se complica la economía a través de 10 impactos negativos:

-Crece la inflación.

-Aumentan las tasas de interés y se retrae más la actividad.

-Los empresarios se vuelven reacios a pactar controles de precios y, si lo hacen, el incumplimiento es casi generalizado.

-Una buena parte de la economía comienza a operar en negro, porque el costo de evadir con un dólar tan elevado hace que sea más atractivo provocando una caída en la recaudación.

-Comienzan a bajar los depósitos a plazo fijo que se van al dólar y obligan al Banco Central a devolverle pesos a los bancos a cambios de las Leliq que les encontraron. En palabras más simples, aumenta la emisión de dinero y hay más pesos para comprar dólares.

-Se sobrefacturan las importaciones, se sub facturan las exportaciones y se eluden retenciones.

-Cae el salario real porque la suba de precios se acelera.

-Se tensa el ambiente laboral y surgen más conflictos.

-Cae el financiamiento en pesos porque solo van a intervenir los inversores institucionales, obligados a hacerlo, pero no los inversores debido a que las tasas pueden resultar inconvenientes.

-Aumentan los subsidios por las tarifas congeladas y por el encarecimiento de la asistencia a enfermos del Covid donde los insumos de la medicina casi todos son importados.

Por eso, el Banco Central tuvo que intervenir, como hace tiempo no lo hacía, en el mercado de dólares alternativos, en particular en el contado con liquidación donde compró bonos AL30 con dólar cable sin vender bonos contra pesos de manera más notoria que las ruedas anteriores. Las operaciones fueron de USD 7 millones nominales a 48 horas y USD 5 millones nominales en contado. Es decir, utilizó USD 5 millones de las reservas para atenuar la suba del dólar. “Cada tanto barrían el offer de las pantallas y luego aparecían revendiendo esos bonos entre 20 y 25 centavos por debajo del precio que habían pagado para voltear al dólar cable”, señaló el operador.

En el caso del MEP, donde negoció un elevado volumen de USD 28,3 millones, aumentó $ 1,22 a 151,49. En el mercado de contado donde operan las mesas de dinero, cotizó a $ 151,40 porque los bonos quedaron desarbitrados.

En el caso del contado con liquidación, en el mercado oficial la suba fue de $ 1,11 a $ 154,78 y en las mesas de dinero, donde se negocia el GD30C, el precio subió $ 1 a $ 156 con un monto de operaciones de USD 53,7 millones.


En la plaza mayorista, el dólar subió 6 centavos a $ 93,34. Siguió el ritmo del anclaje, pero con menos liquidaciones de los exportadores. Los dólares por ventas al exterior sumaron USD 174 millones, de los que el Central compró USD 70 millones, pero por las intervenciones y otros pagos, a las reservas fueron USD 48 millones que las hicieron subir a USD 40.332 millones.

Los títulos en el exterior siguieron en alza porque bajaron los bonos del Tesoro de Estados Unidos que elevaron su rendimiento a 1,62%. El riesgo país, en estas circunstancias, bajó 19 unidades (-1,2%) a 1.542 puntos básicos.

Hay más tranquilidad en los mercados del mundo porque el Bitcoin se sigue recuperando. Después del cierre se encaminaba a los USD 56.000.

La Bolsa, con un sorprendente monto de negocios de $ 1.188 millones tuvo un día de euforia alentado por el bajo precio de las acciones en dólares. El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, subió 2,15%. Los principales ganadores fueron los bancos. Macro (+9,11%), Supervielle (+4,84%) y Galicia (+4,55%) fueron los ganadores.

Los ADR’s -certificados de tenencia de acciones que cotizan en las Bolsas de Nueva York- operaron algo más que las acciones, $ 1.635 millones. Los ADR’s argentinos tuvieron una buena rueda. Lo mejor pasó por Banco Macro (+8,10%), Bioceres (+4,89%) y BBVA (+4,67%).

El dólar, en tanto, cerró con tendencia compradora y se espera que en la jornada de hoy continúe la suba porque no hay vendedores a la vista.

Fuente: Infobae

Te puede interesar