Resistiendo con aguante: la estrategia de Cristina Kirchner para sostener al peronismo en el poder

POLÍTICA 30 de agosto de 2022 Por S.R.*
519023

La capacidad de transformar un alegato fiscal en una candidatura presidencial, es algo que no puede negársele a Cristina Kirchner. Esa acrobacia aérea digna de una medallista olímpica, solo puede efectuarla ella en el contexto de la política actual. ¿Cuál sería el resultado de la vicepresidente como candidata presidencial? Posiblemente mejor que el de cualquiera de sus devaluados compañeros.

Pese a la inconmensurable torpeza de Alberto Fernández, cuando en un programa televisivo comparó la suerte del fiscal Diego Luciani, con la de Alberto Nisman, Cristina logró de todas formas su objetivo. "Lo que pasa es que este tipo consiguió, por suerte, que nadie le de bola, dijo tantas pavadas en estos dos años y todos perciben su poder tan licuado, que es como si hablara mi tía", dice una fuente del kirchnerismo, aliviada.

Es que Alberto puso en riesgo la estrategia con sus declaraciones, al menos desde el punto de vista del cristinismo. Otra fuente indicaba la furia de la ex presidenta luego de la presentación de Alberto en A Dos Voces: "Es un pelotud…lo victimizó, nos debe estar queriendo cagar", dicen que gritaba la jefa.

Una "jugada" que beneficia a Cristina

En definitiva, no le alcanzó si así fue. El enfrentamiento entre la policía de la Ciudad y los militantes K, frente al departamento de Uruguay y Juncal, también fue beneficioso para la estrategia cristinista, o al menos así lo evaluaron ellos.

"Esas vallitas vinieron divinas. Nos dieron la posibilidad de armar un buen quilombo, nos encanaron dirigentes de fuste como para patalear, nos tiraron con el camión hidrante para hablar de represión y encima después, se las volteamos y los corrimos. Dos conclusiones: mostramos el apoyo a Cristina y la lucha contra la derecha represora, y les ganamos la pulseada", dice entusiasmado el kirchnerista locuaz.

Fue una ingenua inquietud del cronista cuando preguntó: "Pero la gente en la Ciudad está recaliente con ese corte de calle permanente ¿eso no les importa?". "Y ¿dónde viste vos que nos votaran a nosotros en la Ciudad?, que se jodan?", fue la obvia conclusión.

¿Se impone "CFK 2023" por sobre las ambiciones de Massa?

La impronta de CFK 2023, que la misma ex presidenta terminó de instalar colocándose una gorra con esa leyenda cuando se "bañó de pueblo" entre sus partidarios, cumple varios objetivos. Uno de ellos está relacionado con Sergio Massa. 

"Anda siempre con ambiciones Sergito, esto pone a su hiperactividad ejecutiva en segundo plano, para que entienda", explican cerca del Instituto Patria.

"Cristina jamás va a ir presa, en eso tiene razón el gordo (Jorge) Lanata. Para que resuelva el tribunal faltan meses, después viene la Casación que no tiene plazo para resolver, y después la Corte que tampoco. En el medio será presidente o sino senadora dependiendo de como den las encuestas. Esta es la mejor oportunidad política que nos podían haber dado, para recuperar el centro de la escena, mostrar capacidad de maniobra política y unificar el peronismo detrás nuestro, gracias Luciani", dice muerto de risa un colaborador de la vicepresidenta.

Es una ambición del kirchnerismo de hace tiempo que Cristina se ponga el traje de candidata. Nadie creía que Eduardo "Wado" De Pedro tuviese muchas chances, y la presencia de la jefa en ese plano, anula la chance de una PASO extraña, en la que podía ganar cualquiera y demoler el poder del peronismo en la general. 

"Imaginate una interna entre Alberto, Massa y Wado, es una interna pobrísima, entre perdedores, lo que saliera de ahí iba a poner la cabeza en la guillotina, había que hacer algo", explica una de las fuentes anteriores.

De todos modos, esto no quiere decir que Cristina tenga nada decidido. Solo en su cabeza está la jugada final, esa que difícilmente alguien esté esperando y que puede volver a darle un giro copernicano al escenario político.

El impacto de la estrategia cristinista en la oposición

Mientras tanto, la jugada, también desestabiliza a la oposición. La decisión de Facundo Manes de no acompañar el pedido de juicio político a Alberto, hizo que el diputado quedase en medio de los dardos de Macri y otros dirigentes de Juntos, y le dio la oportunidad de recuperar centralidad como lo hizo Cristina. 

"Si hubiesen ignorado su decisión, pasaba casi desapercibida, pero son de una torpeza extraordinaria, le dieron todos los flashes para él", dice un hombre fuerte de la UCR.

Manes busca mostrarse como antisistema, aunque transite dentro de un partido cien por ciento sistémico como el radicalismo. 

Calcula que esa forma de presentarse, le permitirá recolectar unos cuantos votos que ven con simpatía a Javier Milei, pero que tienen dudas por el personaje un tanto alocado que representa. 

"Los votantes de Milei no son libertarios más allá de un 10% de ellos, son gente podrida de cómo funciona la política, Facundo también los puede cooptar", explican en sus cercanías.

La carreta va caminando y, como dijo el General, los melones se van acomodando. En este caso, los melones tienen voluntad y más o menos capacidad de maniobra política, el orden de como lleguen a destino, depende de los pozos del camino, pero también, de cómo se sepan mover en el sinuoso camino hasta agosto 2023.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar