Justicia, entre politizada e hiperjudicializada

POLÍTICA Por Gabriel Morini*
pag14-rosenkrantz-jpg

La Cámara Nacional Electoral (CNE) deberá dirimir en las próximas horas si avala la candidatura del camarista Alberto Lugones como consejero de la magistratura. Fue luego de que la jueza nacional con competencia electoral María Servini derribara los argumentos de la Junta Electoral de la Asociación de Magistrados y le permitiera competir por su reelección, y que elevara -el sábado mismo- la apelación del también camarista Eduardo Machín de Compromiso Judicial que lo objetó. Será el paso previo, quizás, a que intervenga la Corte Suprema de Justicia. Todo antes del 18 de octubre, fecha de la elección pero si juegan con las fechas, el máximo tribunal actuaría expost. Un signo ineludible de la judicialización de la justicia que en estos comicios para definir la integración del Consejo de la Magistratura para los próximos 4 años dirime mucho más de lo que parece, en un estado de politización indisimulable.

La CNE puede actuar en acuerdo con dos de sus miembros Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera o si hay opiniones divergentes deberá integrarse con el presidente de la Cámara Contencioso Federal. El panorama puede sumar recusaciones por compartir cátedras. Según como se baraje hasta podría tener que precalentar Mariano Llorens, de la Cámara Federal uno de los animadores subterráneos de la lista Bordó que compite con la Celeste de Lugones. Daniel Bejas, el tercero de la CNE, es apoderado de la lista Celeste con Lugones. En la última semana, muchos de sus compañeros de ruta se preguntaron por qué Llorens sobreactuó un voto en minoría en el que solicitó no el desafuero sino directamente el juicio político de Cristina de Kirchner acompañado de su prisión preventiva, en una causa menor por el traslado de muebles al sur en aviones de la flota presidencial. Ese párrafo, inserto en una resolución en la que confirmaban un procesamiento no estaba destinado a tener ningún efecto práctico, sino a irritar. Una falla de timming cercana al mesiversario del atentado contra su vida, que algunos buscaron justificar en la tarea sencilla de hurgar votos antikirchneristas en las huestes de Comodoro Py de cara a la elección de jueces. No hacía falta. De hecho, Cristina en todas sus embestidas contra el juez jamás reveló el dato primordial que destrabó su concurso para la Cámara Federal durante el macrismo. Un misterio.

La otra cuestión a monitorear es el desarrollo de la elección de académicos para el Consejo. Un amparo de la UBA animado por un grupo de profesores de Derecho contra la estrategia de Diego Molea fue desactivado in situ por el fuero Contencioso Administrativo Federal. Esa elección es el 6-O. Si todo sigue con normalidad los nombres que giran para esa silla son los de Pamela Tolosa o Guillermo Tamarit. Con todo, el crecimiento de Molea como articulador de un bloque propio ahonda la desconfianza del kirchnerismo que cree que su lista de abogados divide votos y puede perjudicar el número final de la que encabeza el exabogado de Hugo Moyano, Héctor Recalde.

Hay otro conflicto que orbita en torno al Consejo y que ya arribó a instancias de la Corte: el procurador Eduardo Casal dictaminó que el fallo que confirmó la designación del kirchnerista Martín Doñate como consejero senador resultó arbitrario. Eso deja con vida la posición de los cambiemitas Luis Juez y el misionero Humberto Schiavoni. Pero va en contrario al precedente Tonelli. Como será, tarea para la Corte que puede o no acelerar el trámite para ponerle picante a la definición real que será en noviembre. Esta semana el Consejo deberá dirimir en su faceta disciplinaria si convoca por el artículo 20 al juez federal de Entre Ríos Edgardo Alonso al que la propia Corte, entre otros, denunció por haber intentado sabotear su fallo de puesta en vigencia del Consejo en formato de 20, en abril pasado. Pobre “Cachi” Martínez.

La semana pasada, la Corte hizo pasar por debajo del radar público dos definiciones en causas gravitantes pero cuya interpretación es expansiva. Tanto en la causa Telecom como Telecentro rechazaron la recusación del vicepresidente Carlos Rosenkrantz por haber fungido como abogado de empresas relacionadas a las litigantes, en el caso del DNU presidencial que había fijado topes al aumento de los servicios. Pero esta decisión tiene un impacto adicional que debería proyectarse al pleito por la Coparticipación que enfrenta a la Nación contra la Ciudad de Buenos Aires y que está a punto de cumplir dos años. El mensaje es que el revoleo de recusaciones puede traer contraindicaciones.

El discurso de Horacio Rosatti -de gira por La Rioja y Catamarca- fue otra pieza para el test de interpretaciones libres. Pero el corazón del enunciado fue directo al blanco de un problema que el oficialismo sufre en la práctica: las reformas judiciales que el gobierno de Alberto Fernández intentó en todo su mandato naufragaron por la ausencia de consensos políticos antes de ser fulminadas por fallos judiciales. Rosatti postuló que el Poder Judicial tenía voz para opinar de las reformas que le conciernan, en una apreciación que desató las críticas del kirchnerismo. Para el mundo judicial, el metamensaje fue otro: diálogo interpoderes sí; injerencia, no. Escuchar al Poder Judicial a la hora de implementar cambios que terminarán aplicando los mismos jueces. En la Argentina de hoy, un llamado al diálogo constituye una excentricidad que hay que explicar.

No todas son malas para el Gobierno: en las próximas horas, un fallo de la justicia federal de Mar del Plata puede destrabar definitivamente la exploración sísmica offshore en busca de petróleo que había sido objetada por ambientalistas y mantenía frenado un proyecto desde febrero, cuyo manantial de divisas es ambicionado. En representación del Estado, la fiscalía de Juan Manuel Pettigiani dictaminó que se encontraban cumplidos los requisitos por parte de Ambiente de Nación para dar luz verde al proyecto. En su escrito, remarcó la importancia estratégica para el país de su puesta en marcha. Poner en perspectiva su rol obligaría a repensar por qué el fiscal fue centro de duros cuestionamientos por parte del oficialismo en base a su intervención en otras causas de la agenda superficial. Analizar por qué la justicia siempre da una buena mano en los casos que son realmente gravitantes para la economía argentina dejaría demasiado atrás al panelismo que relata constantes desventuras en la guerra contra el “Partido Judicial” por ser una “máquina de impedir”.

 

 

* Para www.ambito.com

Te puede interesar