El tiempo - Tutiempo.net

Pullaro: “Se vienen tiempos duros, de mucha violencia”

POLÍTICA 14/12/2023 Agencia de Noticias del Interior Agencia de Noticias del Interior
XQMCJ7HK75BUDMYN73J4VXUXMM

Como había prometido en campaña y a las pocas horas de asumir el cargo, el gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, reinstaló en las cárceles de la provincia los denominados “pabellones de alto perfil”, que endureció las condiciones de detención de narcos y sicarios. La reacción no se hizo esperar: balaceras y amenazas de muerte contra el mandatario y su familia, que provocó el rechazo generalizado de dirigentes políticos opositores y oficialistas.

Oullaro habló después de la reacción violenta que tuvieron en las calles las bandas criminales que operan conducidas por peligrosos delincuentes que están alojados en las cárceles. El epicentro fue la unidad de Piñero, donde Pullaro decidió separar a los delincuentes más “pesados” del resto de la población penitenciaria. “Va a aumentar la violencia contra objetivos civiles, pero va a ser por un tiempo corto”, reconoció el gobernador de Santa Fe, al ser consultado sobre su mirada de los últimos episodios.

En concreto, lo que pasó fue que dos sicarios a bordo de una moto balearon uno de los accesos del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, donde se recibe a una gran cantidad de heridos de bala de la guerra narco local. “Pullaro hacé caso. El misterio (sic) no va a proteger a tu familia. La vamos a encontrar. Atte: la banda del 9, Pinolandia, ATR”, decía la nota.

Tras la balacera y la amenaza, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y los gobernadores Martín Llaryora (Córdoba) y Rogelio Frigerio (Entre Ríos) fueron algunos de los líderes políticos que reaccionaron ante las amenazas y el desafío a las instituciones de la violencia narco. “Lamentablemente, en la provincia de Santa Fe desde hace mucho tiempo, pero mucho tiempo, los delincuentes desde la cárcel cometían delitos graves como homicidios, balaceras, extorsiones. Desde allí seguían manejando sus organizaciones criminales y lo hacían con más violencia”, recordó Pullaro.

El gobernador recordó que cuando fue ministro de Seguridad, en la gestión del gobernador socialista Miguel Lifschitz, “recién después de balear en reiteradas oportunidades a edificios judiciales y casas de jueces y de fiscales” pudo crear los “pabellones de alto perfil”. “Antes tenía habeas corpus y la Justicia siempre me ordenaba sacarlos de esos lugares de detención diferencial. Los puse en celdas donde prácticamente no tenían contacto físico, ni con sus familiares directos. Los detenidos quedaban bajo un estricto régimen de vigilancia y visitas una vez cada 15 días. Hay inhibidores de señal de celular que funcionan las 24 horas. Están monitoreados los lugares públicos y se reduce la cantidad de personas que hay en esos pabellones”.

“Esto permitió que no tuvieran contacto con la población penal y tampoco con el afuera. Esta medida bajó de manera notable y considerable la violencia, el delito, el robo y la balacera que se provocaba fuera de las cárceles. Me tocó encarcelar a los principales grupos narcos, pero esos grupos narcos seguían con mucha más violencia, controlando lo que sucedía fuera de la cárcel. Entendimos que teníamos que tener un régimen diferencial que la Justicia en reiteradas oportunidades no nos lo permitió hasta que nos lo permite después de las balaceras al Poder Judicial”, agregó el gobernador.

Y recordó que, esas medidas que se aplicaron hasta el 2019, el ex gobernador Omar Perotti “la primera semana de gestión, a mi criterio, con un pacto con el delito -que no lo puedo probar, pero no tengo dudas- les levantó las condiciones de detención, las puso más laxas, los volvió a los jefes narcos a pabellones comunes y eso hizo que se entre en una espiral y en una escalada de violencia que el gobierno anterior no pudo controlar, de delitos muy pero muy altos, superior al 2013 y 2014, que fueron los años más violentos.

El gobernador Pullaro aseguró que, a su juicio, para frenar la violencia de las bandas criminales, “fue fundamental restituir los pabellones de alto perfil, que es lo que hicimos. Sabíamos que iba a tener consecuencias inmediatas”.

La amenaza narco
“La sociedad está pidiendo que la política y los que estamos en función pública pongamos el cuero para que pueda vivir mejor. Es un proceso muy duro el que vamos a vivir en los próximos días, porque las organizaciones criminales inicialmente siempre reaccionan de la misma manera, con mucha violencia, pero la verdad es que estábamos en una situación que había perdido todo tipo de control y de código”, aseguró Pullaro.

Y recordó que “hace 15 días mataron a un colectivero solamente para dejar un mensaje y eso es muy, pero muy grave. La sociedad está respaldando, la Policía se siente respaldada, el Servicio Penitenciario, que también la pasa mal con estos hechos, nos está respaldando y esperamos que también la Justicia nos respalde, porque cuando uno cambia las condiciones de detención hay muchas libertades que los detenidos pierden”.

Pullaro apuntó a “los detenidos que cometen delitos de gravedad, fundamentalmente narcos y sicarios, y que ingresan al Servicio Penitenciario, pero desde ese lugar no trabajan en la resocialización, sino que siguen controlando o intentando incidir en el mundo criminal afuera de la cárcel, hay que tenerlos con niveles de detención diferente”.

“Si fuese por mí, tendría mecanismos mucho, pero mucho más duros de los que he llevado adelante hasta el momento. Es lo que nuestras normas nos permiten. Estamos también nosotros presentando leyes para tener más herramientas y de esa manera poder controlar realmente a los detenidos. Vamos a utilizar todas las herramientas que nos permite la ley para restablecer el orden y mayores niveles de tranquilidad en la ciudad de Rosario”. consideró el mandatario de Santa Fe.

Y sobre esto -más aún después de los videos donde se trataba con rigor a los presos más peligrosos- habló del modelo de Nayib Bukele, el presidente de El Salvador, que logró frenar la violencia de las bandas criminales con una política de extrema dureza. Tanta que hay denuncias en su contra de organismos internacionales de derechos humanos. “Con respecto a lo de Bukele, de la misma manera, nosotros vamos a utilizar las facultades que nos da la ley y la emergencia que vamos a pedir para controlar la calle y la cárcel y que desde ahí no se cometan delitos”, manifestó.

Al ser consultado sobre las amenazas contra él y su familia, el gobernador de Santa Fe, respondió: “No es la primera vez que nos pasa. Ya hemos tenido algunas amenazas de que iban a atentar contra nuestra vida y la vida de mi familia, pero estamos todos convencidos de que es el camino que hay que llevar adelante”.

“Es una lucha que hay que dar y hay que darla con mucha autoridad. Autoridad moral, por un lado, para no quebrarse y nunca ceder ante estas presiones. Y autoridad colectiva, tienen que ser del conjunto de la sociedad, el acompañamiento. Y de las instituciones, fundamentalmente, porque si nosotros hacemos todo esto y mañana la Justicia les da a los detenidos un habeas corpus colectivo y hace que a los presos vuelven a los pabellones comunes, por más que la ciudadanía pueda repudiar eso, de nada van a haber valido las acciones y el riesgo que tomamos en llevarla adelante”, afirmó.

Y concluyó: “No me quiero poner ni en víctima ni en el centro. Son muchas personas las que se están comprometiendo para esto, principalmente policías que se juegan el cuero, agentes del Servicio Penitenciario y funcionarios del sistema y del servicio de seguridad”.

Con información de Infobae

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE