Patricia Bullrich apura un paquete de leyes con Petri, pero la Casa Rosada aún define cuándo habilitar el giro al Congreso

POLÍTICA 21/03/2024 Brenda Struminger*
33HYCMIKLH2UF2BPHARP3VLYFU

La principal exponente de PRO en el Gabinete, Patricia Bullrich, ultimaba en las últimas 48 horas los detalles de un paquete de leyes propio que se preparaba para presentar ante el Congreso, a más tardar, esta semana. Sin embargo, la Casa Rosada demora el visto bueno final por temor a que la superposición de proyectos del oficialismo embarre las negociaciones con la oposición dialoguista por la Ley Ómnibus y el DNU. En el bloque aliado hay consenso en torno al contenido, pero también dudan sobre el mejor momento político para avanzar. El anuncio, finalmente, se realizará este mediodía en la sala de prensa de la Casa de Gobierno.

Bullrich prepara su kit legislativo de seguridad prácticamente desde el inicio de la gestión. En la sede nacional vieron a la funcionaria ávida por concretar el giro al Parlamento el martes, en la reunión de Gabinete. Quería aprovechar la convulsión que genera en la agenda pública la escalada de violencia en Rosario. Con ambiciones políticas -dentro su partido, pero también en La Libertad Avanza-, un plan de acción con su firma le permitiría tomar fuerza y ocupar la primera plana de la discusión política, en sintonía con el perfil alto que le imprime a su cartera.

En Balcarce 50, sin embargo, le pidieron que pisara el freno, al menos, hasta que la discusión de la Ley Bases esté -de nuevo- en marcha, formalmente. Si bien el anuncio será hoy, el ministro del Interior, Guillermo Francos; el asesor Santiago Caputo; el presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, y el colaborador de Karina Milei, “Lule” Menem, están en plenas negociaciones con los gobernadores y diputados aliados, y en la sede nacional hay quienes temen que introducir una discusión parlamentaria sobre temas polémicos, aunque acuerden con ellos, pueda embarrar la cancha.

Bullrich tiene apoyo en su bloque, tanto de los legisladores que responden a su liderazgo como de las otras ramas. Pero hay quienes señalan, en sintonía con Balcarce 50, que no están dadas las condiciones para esa discusión. “Estamos adentro, con toda. Pero todavía no nos presentaron el texto de la nueva Ley Ómnibus. Quizá sería imprudente hablar de seguridad ahora. Tenemos dos prioridades; la primera es la Ley Ómnibus, la segunda es la lucha contra el narcotráfico”, señaló un diputado que, también con suspicacia, recordó que hay varios proyectos del espacio con ideas similares a las que busca impulsar la funcionaria.

“En Argentina no pudimos sancionar el Código Penal. Vamos para adelante, pero el Gobierno tiene una prioridad, que es la sustentabilidad económica de las medidas”, deslizaron en esa bancada.

El argumento que esgrimen cerca de Bullrich es que la discusión sobre el narcotráfico y la inseguridad interna está en su punto álgido, por lo que hay terreno fértil para avanzar. Además, creen que aportaría positivamente al Gobierno “mostrar resultados” en el segundo ámbito que más inquieta a la opinión pública después de la economía, en pleno ajuste.

Aunque con pies de plomo, atentos a no desafiar al poder central y descuidar la buena relación de Bullrich con Milei, en la sede ministerial de Gelly y Obes trabajan con ahínco en la batería de medidas. Según pudo reconstruir Infobae, constaría de varios proyectos, algunos en conjunto con Defensa.

El principal es la “ley antimafias”, inspirada en el Código Penal Italiano; pero incluye también una reforma del artículo 34 (uno de los que habían quedado afuera de la Ley Ómnibus) para incluir detalles en la descripción de la figura de “Legítima Defensa” para evitar que quede sujeta a la “libre interpretación” de los jueces; el cambio del artículo 27 de la ley de Seguridad Interior, principalmente para permitir la actuación de las Fuerzas Armadas en asuntos internos vinculados al terrorismo; y en la norma sobre la Resistencia a la Autoridad. En principio, no se incorporaría ningún artículo sobre manifestaciones.

“No es nada nuevo, son instrumentos con las que cuentan en el mundo. Y no sólo en Estados Unidos y en Canadá, también en Uruguay, en Chile. Atrasa mucho que no las tengamos disponibles acá”, argumentaron en Gobierno. “La idea es modernizar la Argentina, que los jueces y las fuerzas federales y de todo el país puedan investigar. Queremos que haya normas claras sobre cómo se debe obrar y dar herramientas clave a los jueces que hoy no tienen”, agregaron en Seguridad.

El anuncio se realizaría en tándem con el aliado de Bullrich en el Gabinete, Luis Petri, que se impuso como Ministro de Defensa en diciembre gracias a las gestiones con Milei de su ex compañera de fórmula presidencial. Y la propuesta, como ocurrió con el vapuleado protocolo antipiquetes, probablemente provoque reacciones de alarma organismos de la oposición kirchnerista y de izquierda, así como de organismos de Derechos Humanos que resisten el endurecimiento de las políticas de seguridad. En el Gobierno, sin embargo, creen que cuentan cada vez con mayor legitimidad para forzar un giro a la derecha, y ponen como ejemplo otros debates. “Con las pistolas Taser fue un escándalo y cada vez hay más aceptación. Estamos en otro momento ideológico”, deslizó un funcionario nacional.

Los libertarios no creen que la paciencia de la ministra vaya a durar mucho más. “Patricia casi fue presidenta. Tiene juego propio y nadie lo iba a evitar. Llama la atención que no haya avanzado antes”, acotó un importante referente mileísta.

 

 

* Para www.infobae.com

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE