Pullaro: Se equivoca el gobernador que no esté concentrado en su provincia”

POLÍTICA 01/07/2024 Agencia de Noticias del Interior Agencia de Noticias del Interior
letra-p-maximiliano-pullaro_-12jpg

¿Qué hay detrás del “hasta acá aguantamos” que el gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, le propinó al gobierno nacional con sus pares de la Región Centro a los costados? Sancionada la ley ómnibus, ¿hay un cambio en el vínculo del santafesino con el presidente Javier Milei? Alianza coyuntural, guerra o más pragmatismo son las opciones en el horizonte de la relación.

En esta época, al país se lo mira desde el AMBA o desde el interior. No hay muchas más alternativas. Un gobierno de neto corte centralista, como el de Milei, destrató y hasta procuró desfinanciar a las provincias desde el vamos. En ese escenario, no todas las regiones tienen elementos para evitar un sometimiento.

La Región Centro es, en efecto, la zona de mayor riqueza del país. Sus gobernadores, sobre todo Pullaro y el cordobés Martín Llaryora, disponen de herramientas para cubrir la falta de asistencia nacional con recursos propios.


La víbora de Maximiliano Pullaro a Javier Milei
Entresemana, junto al más moderado Rogelio Frigerio, Pullaro y Llaryora dieron un mensaje contundente: se unieron para hacer un reclamo de fondo. Mucha gestualidad y discursos categóricos. Con todo, Pullaro no irá más allá de ahí, como contó Letra P. Su figura se posicionó fuerte de entrada en el escenario nacional, pero no hay interés de cultivar ese perfil en su equipo. En algún momento va a llegar, pero no por ahora.
Pullaro tiene en sus manos dos encuestas nacionales que le dan altísimos niveles de conocimiento: 80 por ciento, según Zuban Córdoba y 87, según Management & Fit. ¿Razones? Su combate a la narcocriminalidad y un perfil firme, sin dudas y en parte por una asociación con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, según la mirada del gobierno santafesino. Suma también la saga de homicidios a inocentes que puso a Rosario en el centro del país.
No a Buenos Aires
Buenos Aires, el poder central, le echó el ojo al gobernador. Lo tiene ubicado en el lote de presidenciables a futuro. En la Casa Gris lo saben, pero todavía no quieren disputar dicho juego. En los últimos 15 días, Pullaro rechazó todos menos uno de los pedidos de entrevista que le formularon medios nacionales. Por el momento, la idea es no salir fuera del anclaje Santa Fe.

El apoyo que Pullaro le dio a la ley ómnibus fue luego de considerar que no afectaba los intereses de la provincia, sustentado en la mirada que le compartieron diversos sectores productivos y empresariales.

En ese esquema, Pullaro, como todo político, quiere manejar sus tiempos y formas. Someterse al esquema de poder que plantea Buenos Aires no es negocio en un contexto de incertidumbre. “C5N y Radio Con Vos te llaman después del discurso del Día de la Bandera y La Nación + cuando bancó la ley Bases. Todos para remarcar su propia mirada”, sintetiza un vocero del gobernador.

Maximiliano Pullaro y Martín Lousteau, dos leales
Para evitar su nacionalización, Pullaro también cuidó hasta el extremo la gestualidad del acto que compartió este sábado con el presidente de la UCR, su amigo fiel Martín Lousteau. Lo recibió con un asado en la ciudad capital y se quedó para dar un discurso de apertura y nada más. Ni siquiera llegaron juntos al encuentro correligionario. El senador, sin Pullaro en el salón del comité, lo mimó con un “Santa Fe es el ejemplo para tener un presidente radical”.

 
Más fuerte jugó el presidente de la UCR santafesina, Felipe Michlig, quien soltó: “los invito a trabajar para tener un presidente radical”. Pullaro tiene con el senador una suerte de amor tóxico. Lo reconoce como padre político y fundador de Unidos para Cambiar Santa Fe, y lo respeta como tal, pero en el gobierno hace ruido cuando el dirigente de San Cristóbal mueve con demasiada autonomía. A Pullaro no le gustó cuando ante la interministerial de 800 integrantes del funcionariado, Michlig lo ubicó como futuro presidente. Por convicción o estrategia, se vio incomodado.

Ante un gobierno nacional con dificultades para consolidarse, sería una irresponsabilidad que Pullaro jugara ahora a ser un presidenciable. Ese análisis es invariable en la Casa Gris. “Se equivoca el gobernador que no esté concentrado en su provincia”, acota un entornista del radical. Por ahora, no.

Con información de Letra P, sobre una nota de Pablo Fornero

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE