Alerta por las reservas: advierten por el talón de Aquiles del programa económico

ECONOMÍA 06/07/2024 Agencia de Noticias del Interior
bcra-dolar-reservas

En junio, el Banco Central (BCRA) terminó con una posición vendedora en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), con una merma de u$s47 millones. Este resultado puso fin a la racha de siete meses consecutivos de acumulación a través de esta vía y se complica la tan esperada salida del cepo, pues el segundo semestre es más complicado para el ingreso de dólares al central y las variables no son las mejores.

Tal como señala el último informe de la consultora de Miguel Kiguel, Econviews, si bien el Gobierno tiene tiempo para pensar distintas alternativas, escribir las (des) regulaciones y discutir impactos en inflación, tipo de cambio y actividad, "no debería demorarse mucho" en tomar la decisión de salir del cepo. "Esto no es ideológico, sino práctico", agrega.

Sucede que al no poder acumular reservas y con una brecha que puede bajar algo, "pero que no vemos volviendo al 20%, lo lógico sería salir", plantea Econviews, que adelanta lo que sería el plan del Gobierno para sumar dólares al Banco Central en la segunda parte del año: "El Gobierno va a esperar a ver si puede conseguir algo de reservas para garantizar una mínima flotación sucia. Organismos, programa nuevo con el FMI, algún repo con bancos, vuelta al BIS, lo que se pueda".

"Y si no tendrá que correr el riesgo. Nuestra visión es que el riesgo es menor de lo que el Gobierno y algunos en el mercado creen porque los pesos de los corporativos grandes no podrían salir si no se abre el canal de dividendos. Pero claramente entendemos la cautela del equipo económico. No es lo mismo estar en los zapatos del consultor que en los del policy maker", concluye al respecto.

El economista Fabio Rodríguez explica a Ámbito que el adelanto de Presupuesto que envió el Gobierno en las últimas horas ya da algunas luces sobre deuda en pesos y la tarea para su refinanciamiento, "pero nada respecto al talón de Aquiles del plan económico, que es cómo se acumulan reservas y cómo se enfrentan los vencimientos de deuda a partir de 2025".

Para el economista, y en definitiva, "lo productivo, la falta de reservas y la descoordinación entre la inflación, la devaluación y tasa de interés no tienen principio de respuesta en estos primeros lineamientos", lo que se traduce en más dudas e incertidumbre.

"El reto del Gobierno es que para el segundo semestre requiere sí o si acumular reservas, bajar el riesgo país con credibilidad y acordar con el FMI nuevo programa, de lo contrario tendrá que reestructurar la deuda y toda la estabilización precaria que ha conseguido se vendrá a pique", agrega Rodríguez.

Por su parte, el economista Federico Glustein añade en charla con este medio que tal como están las cosas hoy "no estamos en condiciones de afirmar que se levantará el cepo, hay una merma en la liquidación por varias cuestiones, pero se tendría que regularizar esto y recibir fondos del exterior para poder sumar reservas por eventuales embates en el mercado".

La mirada de los analistas coincide en que la dificultad que muestra el BCRA para acumular reservas ha ido desactivando la expectativa de que se puede mantener el crawling peg al 2% mensual. Pues los propios funcionarios, que deban a entender informalmente que mientras se acumulen reservas se mantiene el ritmo de devaluación diario al 2% hace unos meses, hoy sostienen que esa estrategia continúa aún a pesar de que esa acumulación ya desapareció en junio.

Junio: el mes que terminó con la racha del BCRA

Según un informe el último informe de Labour Capital & Growth (LCG) el tenue incremento de las reservas del BCRA se debió a los efectos del desembolso correspondiente a la octava revisión del programa del Fondo Monetario Internacional (FMI) y a los saldos en la cuenta de efectivo mínimo en moneda extranjera de los bancos en el Central, que sumaron +588 millones y +204 millones, respectivamente. "Sin embargo, estos aumentos fueron compensados por la compra de divisas que el Tesoro realizó con lo recaudado en las licitaciones de deuda, aproximadamente u$s255 millones".

LCG sostiene que las reservas netas aumentaron menos que las brutas debido a que no consideran el efecto de la mejora de los encajes, que sí cuentan para las reservas brutas. A pesar de la temporada alta de liquidaciones, "no se observó un incremento significativo en las reservas del BCRA", asegura. En efecto, el ritmo de liquidaciones, que había empezado a disminuir en mayo, se volvió negativo en junio y, en los primeros tres días de julio, no mostró un cambio significativo.

Los factores que explican la menor entrada de reservas

LCG analiza que entre los factores que impiden al Central hacerse de dólares se encuentran un mayor flujo de pagos para importaciones debido al cronograma estipulado, temperaturas más bajas que aumentan la demanda de energía, un tipo de cambio exportador que mantiene una dinámica de atraso, tasas bajas que fomentan la toma de créditos para postergar liquidaciones, y menores precios internacionales.

"El sector externo sigue siendo el talón de Aquiles del programa económico", indica. Y es que el propio Gobierno anticipa que en el tercer trimestre perderá u$s3 mil millones de los u$s17 mil millones acumulados desde su asunción.

Ante esta situación, plantea LCG, "es probable que se deba administrar el tipo de cambio de una manera diferente, posiblemente mediante una aceleración del "crawl" o la eliminación del dólar blend", lo que implicaría una dinámica desinflacionaria más errática de lo esperado.

Alternativamente, podría optarse por un control más estricto sobre las importaciones para frenar el drenaje, "aunque esto tendría consecuencias sobre los precios y la actividad económica, incluso en un contexto de recesión marcada", concluye.

 

 

Con información de www.ambito.com

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE