La feria judicial no va más, es hasta vergonzoso

MIRADAS Por Carlos ZIMERMAN
Llegó la hora de terminar con este insólito e injusto sistema laboral, favorecedor de la fiesta para algunos y la angustia y la incertidumbre para otros.
hoy

La provincia de Santa Fe atraviesa por una problemática en materia de seguridad muy sería que llevó a que el mismísimo Gobernador de la Provincia se queje de diversas cuestiones judiciales, entre ellas la inactividad de la justicia por más se un mes a raíz de la feria judicial de Enero.

En realidad está problemática la venimos denunciando desde hace mucho tiempo, ya que la cuestión penal no es la única y existen otras que involucran a la justicia y se ven postergadas por esta "mala costumbre" que ya no se soporta más y menos aún en una provincia signada por la inseguridad.

Es cierto que existen juzgados de turno y que las cuestiones urgentes son atendidas, pero Santa Fe particularmente necesita mayor celeridad en todas las áreas judiciales y no es lógico que todo esté parado por más de un mes y solamente se atiendan las cuestiones urgentes.

Es como si durante un mes entero cerrarán todas las farmacias y solamente estuviesen abiertas las de turno, el caos sería total y el abarrotamiento de gente originaría la imposibilidad de brindar las soluciones que la gente requiere.

A la cámara de supermercados no se le ocurría cerrar durante un mes y que solamente haya atenciones de urgencia, seguramente surgirían problemas de abastecimiento.

¿Se imaginan si durante un mes cierran todas las clínicas, sanatorios y hospitales y sólo hay un minúsculo número de establecimientos abiertos para atender las urgencias ?.El caos sería total.

Nadie pretende que los jueces y empleados de los Tribunales no se tomen vacaciones, las mismas son un derecho que hay que respetar, lo que es inconcebible es que quien literalmente se toma vacaciones es la Justicia en si, como institución.

Seguramente se tendrá que dar la reforma necesaria,seguramente se van a tener que incorporar más empleados, secretarios y jueces, no hay duda de ello, pero detener todo por más de un mes es ilógico, al menos en una provincia que necesita justicia para la resolución de muchos de los problemas que nos aquejan.

La feria judicial es de otra época, hay que adecuarse a los tiempos modernos y a las necesidades, no podemos quedarnos en el pasado.

Los funcionarios políticos, el Gobernador de la Provincia, sus ministros, los diputados y senadores, tienen la palabra, son los encargados de darnos soluciones. 

La lentitud de la justicia no permite la paralización de todo por un mes, es hora de decirle basta a la feria judicial.

Llegó la hora de terminar con este insólito e injusto sistema laboral, favorecedor de la fiesta para algunos y la angustia y la incertidumbre para otros.

Te puede interesar