Turismo en Córdoba: un negocio de 67 mil millones de pesos que la pandemia puso en jaque

ECONOMÍA Por Santiago BERIOLI
Las primeras estimaciones señalan que la temporada tendrá una actividad del 50% con respecto al año pasado. Los hoteles de menor categoría son los principales perjudicados y los festivales los grandes ausentes
TU2CO7M3DFH2LFEP6M7FCOFATI

Al finalizar la temporada 2020, el departamento de estadísticas de la Agencia Córdoba Turismo, el organismo gubernamental que rige la actividad en la provincia mediterránea, estimaba que habían pasado por la provincia durante esa temporada 5.330.000 turistas.

Ese número multiplicado por el promedio de consumo diario que logró medirse arrojaba una actividad comercial de 67 mil millones de pesos.

De ese número, no sólo dependen unas 165 mil familias que viven directamente del turismo en Córdoba, sino también unas 100 ciudades y comunas que viven directamente de esta actividad.

Diez meses después, con las restricciones, aislamientos y limitaciones que obligó en todo el mundo la pandemia de Covid-19, los operadores turísticos de la provincia luchan por mantenerse a flote y llegar a redondear una buena temporada.

Para Esteban Avilés -el presidente de la Agencia Córdoba Turismo-, el inicio de la temporada es auspicioso, teniendo en cuenta el contexto. “Nosotros siempre hemos sido muy cautos. Hace unos meses teníamos mucha incertidumbre. Por suerte los cordobeses hemos podido tener temporada y los números son positivos”.

Avilés señaló que Carlos Paz se sigue consolidando a nivel nacional a pesar de la pandemia: “En los últimos días, Villa Carlos Paz se convirtió en el destino con mayor pedido de certificados de Cuidar Verano en todo el país”.
“Vamos a promediar un trabajo 45% a 50% este año con respecto al año pasado. Si tenemos en cuenta que la actividad turística bajó en el mundo hasta el 30% con respecto al año anterior, estimamos redondear una buena temporada”, explicó Avilés al tiempo que señaló que las reservas se consolidaron tras el anuncio del gobernador Juan Schiaretti que Córdoba seguiría abierta al turismo.

Carlos Paz con una temporada “buena”

Para el secretario de turismo de Villa Carlos Paz, Sebastián Boldrini, los números en la principal ciudad turística de Córdoba son: “buenos”, dentro de lo que permite la pandemia.

La Asociación Hotelera de Villa Carlos Paz, aseguró que en la primera semana de enero, la ocupación hotelera en Carlos Paz había sido del 44% en promedio. La ciudad tiene unos 400 establecimientos hoteleros.

Contrastando con la primera semana de 2020, cuando la epidemia de covid-19 apenas era una noticia lejana que llegaba desde China, ese número se había elevado por encima del 70%. Estas primeras estimaciones indicarían que la temporada podría perder casi un 50% de su actividad con respecto al año anterior.


“La actividad es muy dispar, hay hoteles que han trabajado muy bien, otros no tanto”, precisó el titular de la entidad, Leonardo González.

Para Boldrini: “Los que más lo están sufriendo son los hoteles de menor categoría”.

Asimismo, funcionario de Villa Carlos Paz destacó que la gastronomía estaba teniendo una actividad muy importante: “A la gastronomía le está yendo bien. Evidentemente hay mucha gente que se ha quedado en la ciudad de Córdoba, que elije los fines de semana para venir a dar una vuelta, comer y consumir algo”.

El representante de FEHGRA en la región centro, Alejandro Moroni, no se mostró tan optimista. “Los números son todos muy relativos. Nuestra estimación es que hay unos 70 establecimientos que no han abierto sus puertas en Carlos Paz”, la estimación de Moroni implica al 20% del total de las plazas hoteleras de la ciudad. “Y hay algunos hoteles grandes que han abierto sólo una parte de su capacidad”, agregó Moroni.

“El grueso del alojamiento que uno ve, no están bajo control estadístico: son casas y departamentos. Es muy difícil saber cuánto es la ocupación real”, explicó.

Moroni señaló que es muy temprano para dar números, pero según una encuesta que encargó la entidad nacional en octubre: “De los consultados, el 60% respondió que no iba a salir de vacaciones. Pero de esos, la mitad no es por el COVID. El 49% de la gente que dijo que no se iba a mover, lo iba a hacer por cuestiones económicas”, detalló.


Para Moroni, la temporada va a estar por debajo de lo proyectado: “El problema es que creo que vamos a tener una temporada mucho más corta y anclada en los fines de semana”, aseguró.

Leonardo González en tanto, señaló que los hoteles que mejor estaban trabajando eran aquellos que habían adecuado sus tarifas. “Muchos han hecho descuentos de un 10%, 15% y hasta 20% y ahí empezaron a tener reservas. Hay que pelearla”, explicó.

 

Una situación inédita: Córdoba sin festivales

Si hay una situación de la que la provincia de Córdoba se jacta es de su gran cantidad de festivales y festividades que se celebran a lo largo del año. Según la Agencia Córdoba Turismo, hay 400 eventos al año en la provincia que se dividen entre grandes festivales y pequeñas celebraciones comunales que igualmente, general un turismo regional.

El acuerdo al que llegaron los intendentes y jefes comunales de la provincia con el gobernador Juan Schiaretti para cancelar este tipo de celebraciones dejó a Córdoba sin una de sus principales atracciones de verano. Entre las ausencias más notorias: Cosquín y Jesús María son los principales referentes.

En 2020, la comisión organizadora del Festival de Doma y Folclore de Jesús María calculó las utilidades de la 55ª edición en $18.600.000.

Ese dinero se reparte anualmente entre las 20 cooperadoras escolares de la zona. En 2021, no habrá apoyo para las cooperadoras.


En Cosquín, el festival genera un movimiento de 100 mil personas por noche, según señaló el intendente de esa localidad Gabriel Musso.

“Es una gran pérdida simbólica por un lado, porque es el festival mayor de América, el que todos quieren estar y un gran atractivo para toda la provincia en cada verano. Y en lo económico es un gran impacto en toda la región”, explicó el intendente.

En ese sentido, desde Cosquín apelaron a pequeños eventos para mitigar la situación. “Nos hemos adaptado. Estamos haciendo el Ciclo “Cosquín de lunas musicales” que es un circuito de artistas en los locales gastronómicos de la ciudad. Lo único que es que es sin danza por los protocolos”.

La feria de artesanías que se desenvuelve de manera satélite al festival cada temporada, comenzará a realizarse el próximo fin de semana. Aunque en lugar de tener más de 100 expositores de todo el país, habrá unos 40 expositores con stand de venta.

A pesar de las dificultades, Musso se mostró conforme: “Viene bastante bien dentro de lo que se espera”, y explicó que trabajan bajo una situación inédita: “Es difícil trabajar para que venga la cantidad justa de gente. Siempre promocionamos para que venga mucha gente, para genera las aglomeraciones. Hoy es al revés, les decimos: “Vengan, pero de a poco”, explicó con una cuota de humor.

Fuente: Infobae

Te puede interesar