El consumo masivo no repunta y arrastra varios años en caída: ¿podrá ser 2021 el año de la recuperación?

ECONOMÍA Por Ximena CASAS
Históricamente, en los años electorales repunta la demanda agregada de las familias y empresas. El primer bimestre cerró con una baja generalizada, más acentuada en febrero que en enero. Las dudas que prevalecen
AJ2DXW2SBBBXVKDTBYHOZT6DCE

¿Podrá ser 2021 el año de la recuperación del consumo masivo? El sector arrastra varios años de caída y, según los analistas, es difícil que la baja pueda revertirse durante este año. Sin embargo, históricamente, en los años electorales, el consumo tiene un rebote. Hasta ahora, en los primeros meses, las ventas de alimentos, bebidas y productos de higiene personal y limpieza del hogar en supermercados y autoservicios arrojaron números menores a los del año anterior.

Según un informe de la consultora Scentia, que mide las ventas en volumen en más de 2.800 supermercados y 19.000 autoservicios, en los dos primeros meses del 2021, la caída en ventas de consumo masivo fue de 4,5%. Si se toma febrero, la baja fue de 8,4% en comparación con el mismo mes del año anterior, pero no fue pareja para todos: mientras las grandes cadenas tuvieron un mínimo repunte de 0,3%, los autoservicios -comercios de cercanía y super de origen asiático- sufrieron una fuerte caída de 15 por ciento.


“Esperamos que marzo y abril sean también meses muy negativos porque se va a estar comparando con un período de 2020 que fue de stockeo al comienzo de la pandemia. En los meses siguientes no se va a comparar con una base tan alta, pero la perspectiva es que el primer semestre sea también negativo. La pregunta es cuánto tenés que crecer el resto del año para poder terminar con crecimiento”, señaló Osvaldo del Río, director de la consultora Scentia.

“Hay expectativas de que los cambios en el Impuesto a las Ganancias se vuelquen al consumo y que el Gobierno haga algún otro esfuerzo por el año electoral, pero no hay muchos elementos más para que el segundo semestre mejore”, agregó el especialista.


Este año, además, se ensanchó la brecha de precios entre las grandes cadenas y los autoservicios más pequeños o comercios de cercanía, que no participan de los programas de precios del Gobierno, como Precios Máximos o Precios Cuidados. Según Del Río, la diferencia habitual es que los productos sean entre 5% y 6% más baratos en las grandes cadenas. Pero en 2021 esa diferencia se ubica en 16%, si se compara una canasta de productos similares.

“En 2020 vimos un consumo creciente dentro del hogar por el confinamiento. A partir de ahí, lo que vemos es que si hay una apertura, como está habiendo, hay un traslado de ocasiones de compra dentro del hogar hacia afuera fuera del hogar con un caída consecuente de entre 4% y 5% puntos agregados de consumo masivo en el hogar “, explicó Daniel Mamone, director de clientes de la consultora Kantar Worldpanel, que releva niveles de consumo de productos dentro del hogar.


Las proyecciones de la consultora junto a Ecolatina muestran que en el primer y segundo trimestre del año, el consumo masivo tendría caídas cercanas a los 8 puntos porcentuales. En tanto, para el tercer y cuatro trimestre del año, estiman cierta recuperación como consecuencia de posibles medidas del Gobierno cerca de las elecciones para contener la inflación y recuperar salario real; y también por la comparación con los meses más bajos del año anterior.

Para Javier González, líder de retail para la zona sur en la consultora Nielsen, los grandes ganadores del año pasado fueron supermercados y plataformas de comercio electrónico, mientas que otros canales -muy golpeados, como el canal tradicional y mayorista- recién comenzaron a recuperarse a fines de 2020. “Este año, después de un 2020 tan atípico, la base de comparación es bastante baja. No sabemos qué medidas pueden venir por el covid-19 pero debería ser un año al menos flat (estable) para el consumo, lo que va depender de cuánto de la inflación puede recuperar el poder adquisitivo”, agregó.


Desde las consultoras destacan varios cambios de hábitos en los consumidores que comenzaron en 2020, como consecuencia de la pandemia, y permanecerán también durante este año. Uno de ellos es el crecimiento de las plataformas de comercio electrónico y otros la reducción de la frecuencia de compra en las grandes cadenas, dos tendencias que se prevé que se perduren en 2021.

“El 2020 fue un año de disrupción, principalmente en los canales de compra. En los sectores más altos, con más acceso al e-commerce es algo que va a perdurar. Y en la población en general con un mejor aprovechamiento de las compras. Se fue menos veces a comprar y se aprovechó mejor”, destacó Daniel Mamone.

El e-commerce tiene una participación de un 5% en el canal supermercados, de acuerdo a los datos de Nielsen. “Es un canal que muy probablemente siga teniendo valores por encima de la variación general del consumo, mucho margen para desarrollarse. La incógnita es ver cómo reaccionan los consumidores en su viaje de compra. Las compras se descentralizaron ¿Qué va a hacer el consumidor en esta continuación de la pandemia? Elegir superficies más grandes con distanciamiento o más chicas para hacer una compra más rápida. El que tiene más chances de aprovechar esas oportunidades es el canal supermercados, que tiene múltiples formatos”, agregó Javier González.

Fuente: Infobae

Te puede interesar