Encuesta clave: cómo impacta el shock inflacionario en la clase media

ECONOMÍA 20 de mayo de 2022 Por Claudio Zlotnik*
504863

Por más que la situación con los precios luce muy preocupante, el resultado final sorprende: nueve de cada diez personas admite que se vio obligada a hacer recortes en sus gastos para llegar a fin de mes. Un ajuste de hecho por culpa de la aceleración inflacionaria, que golpea especialmente sobre la autopercibida "clase media".

Los resultados están contenidos en una encuesta que acaba de cerrar y fue realizada por la consultora Trespuntocero, que dirige Shila Vilker, en sociedad con Grupo de Opinión Pública. La encuesta lleva por título "Termómetro de la clase media". Para ser concretos, allí figura que el 89,3% de los encuestados manifestó que se vio obligado a recortar gastos. Contra apenas el 10,7% que dijo que no.

El golpe es frontal para todos los clase media. Para el 92% de los que integran el escalón "clase media baja" y para el 91,1% de los "clase media" a secas.

Cuando se les pregunta a quién habían votado en las elecciones presidenciales de 2019, el 94,3% dice que a Mauricio Macri. Y el 86,1% admite que lo había hecho por el actual Presidente, Alberto Fernández.

El ajuste

Los dos rubros más mencionados por los "ajustadores" fueron "entretenimiento" y "ropa". Sobre todo el segundo ítem, que directamente es considerado como un bien de lujo.

Distinto parece ser el caso del entretenimiento, donde en varios nichos existe un verdadero boom de consumo tras los dos años de encierro de la pandemia. Allí están, a la vista, los restaurantes llenos y los tickets agotados para los festivales y los shows en vivo, que regresaron tras los años de aislamiento por los contagios.

De hecho, el empresario teatral Carlos Rottemberg reveló recientemente que la actividad teatral recuperó el nivel prepandemia.

El ajuste llega a la comida. En especial a la carne. El 60,6% de los encuestados dijo que "come sólo la cantidad de carne que puede". Y no la carne que quiere. En ese sentido, apenas el 10,9% contestó que "come toda la carne que quiere".

Un 22,9% (casi una de cada cuatro encuestados) dijo directamente que dejó de comer carne. Y no porque se haya convertido en un consumidor vegano o vegetariano.

La grieta del consumo

El último informe de la consultora Scentia, especializada en consumo masivo y con mediciones en todo el país, revela un dato clave para comprender el actual escenario: mientras las ventas en autoservicios y almacenes de barrio en el área metropolitana -CABA y conurbano bonaerense- muestran una sensible caída, en el interior del país sucede todo lo contrario. Allí, los números son positivos. Como si convivieran dos argentinas, al menos a la hora de hablar de consumo de alimentos, bebidas y productos de higiene y limpieza.

El último reporte de Scentia da indicios de lo que está sucediendo con el consumo: marca una caída de las ventas en autoservicios y almacenes de barrio en el área metropolitana, del 4,4% en abril respecto del mismo mes del año pasado.

Son datos que tienen una potencia tal que se derraman en el sistema político. Algo que se percibirá, seguramente, en los próximos meses.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar