Hubo una fuerte salida de capitales de emergentes en julio por u$s9.800 millones

ECONOMÍA 18 de agosto de 2022 Por Jorge Herrera*
fuga-capitales-nuevo-tamanojpg

Julio encadenó el quinto mes consecutivo de salida de capitales desde mercados emergentes con un flujo negativo de u$s9.800 millones. De esta manera el acumulado entre marzo y julio arroja ya una salida neta de capitales de no residentes de activos de mercados emergentes de u$s32.500 millones. Según el monitoreo del IIF, el resultado de julio implica un flujo de salidas sin precedentes que estuvo compuesto por u$s1.000 millones de renta variable y u$s8.800 millones de renta fija.

Para los analistas del IIF sin duda el riesgo de recesión global, la geopolítica y la inflación pesaron sobre los flujos, pero ahora consideran que una Fed menos agresiva mejora significativamente el panorama. Al respecto señalan que los flujos diarios a fines de julio insinúan este cambio positivo.

A diferencia de los meses precedentes, julio mostró que las salidas de renta variable se trasladaron a los flujos de deuda. “La característica particular de este mes fue la importante salida de capital de la deuda emergente, excluyendo a China, por u$s6.000 millones”, explica el IIF. Aunque China tampoco salió airosa ya que la deuda china también mostró salidas de alrededor de u$s3.000 millones. En cuanto a la renta variable, en julio las acciones de mercados emergentes, excluyendo a China, mostraron entradas marginales de u$s2.500 millones. Entre los factores a los que se atribuye mayor influencia en la reciente dinámica de los flujos el IIF destaca a la trayectoria del dólar. Es que en los primeros meses después de que Vladímir Putin decidiera la invasión de Ucrania, el dólar se apreció sustancialmente frente a otras divisas de economías avanzadas, pero se mantuvo dentro del rango frente a la de los mercados emergentes.

La razón por la que el dólar no logró subir frente a los mercados emergentes es que los precios más altos de las materias primas impulsaron a los exportadores de materias primas pero pesaron sobre los importadores de materias primas. Pero eso cambió en junio cuando sobrevino un cambio radical de la Fed que aceleró su ciclo de alzas de tasas. Así los mercados emergentes sufrieron en general debido a que las condiciones financieras globales más estrictas pesaron sobre los activos de “beta alta” (más volátiles/riesgosos).

“Nuestro seguimiento de alta frecuencia de flujos de no residentes a mercados emergentes refleja esto, con flujos fuera de China ahora tan negativos como durante la rabieta de 2013 (taper tantrum) y el susto de la devaluación del yuan en 2015. Estos flujos de salida no son triviales, pero no se acercan a la gravedad de los flujos de salida durante la primera ola de covid-19”, señala el IIF.

En cuanto a lo que viene, los analistas del IIF estiman que en los próximos meses varios factores influirán en la dinámica de los flujos, entre ellos, el momento del pico de inflación y las perspectivas de la economía china. Otro elemento importante para las perspectivas será el apetito del mercado por nuevas emisiones de deuda externa. Vale señalar que la emisión neta también se ha volvió negativa en los últimos meses y, al observar las regiones, sigue siendo positiva solo para los grandes exportadores de petróleo en el Medio Oriente.

“Creemos que esta reducción en los flujos, tanto en el mercado secundario como en la emisión primaria, se deriva del cambio de línea dura de la Fed en junio, que ahora prepara el escenario para el alivio en los mercados emergentes a medida que la Fed se acerca a “neutral”, reduciendo un poco la urgencia de subir más las tasas.

Dicho esto, aclara la entidad, obviamente hay puntos débiles en los mercados emergentes, donde las tasas de interés reales son profundamente negativas, y los riesgos aumentan rápidamente. O sea, con cierto sesgo optimista, los expertos del IIF si bien culpan a la Fed de Jerome Powell por impulsar la liquidación en los mercados emergentes ahora sugieren que con una Fed casi neutral, los mercados emergentes ahora pueden estabilizarse. Es decir, lo peor de la liquidación de los mercados emergentes puede haber quedado atrás. Veremos.

 

 

* Para www.ambito.com

Te puede interesar